martes, 21 de octubre de 2014

Tónica cooler

Me pirra el tomate, de cualquier manera. Llevo toda la vida queriendo probar un bloody mary, fíjate tú, pero todavía no lo he tomado nunca.
Aprovechando la tónica de Me Tonic que recibí con el Degustabox de septiembre, quise hacer algo similar, y sin alcohol, porque nuestro "mueble bar" tiene muy poquita cosa, y está claro que no iba a comprar vodka a propósito para marcarme el primer bloody mary de mi vida, porque eso lo tiene que hacer un profesional. :-) 

Buscando por la red, encontré este cóctel Tónica cooler que no está nada mal... ¿Alguien se apunta?



INGREDIENTES 
-1 tomate cherry (yo no tenía, así que lo eliminé)
-½ limón en zumo
-½ cucharadita de café de mostaza de Dijon
-½ cucharadita de café de mostaza a la antigua (yo puse otra de Dijon, porque a la antigua no tenía)
-3 toques de pimienta
-3 toques de sal
-6 golpes de salsa Perrins
-tabasco a elección (yo no puse)
-75 ml. de zumo de tomate (yo puse el doble, pa qué mentir...)
-Tónica hasta acabar de llenar el vaso 
-3 hielos (no lo ponía en la receta original)
PREPARACIÓN 
-Vaso Highball (yo aquí me tronchaba... ¡yo qué sé qué es eso! y da la casualidad que es el tipo de vaso en el que yo tenía pensado desde el principio presentar el cóctel: es un vaso similar a los de tubo pero es más ancho y algo más bajo. En la foto lo podéis ver comparándolo con la botella de tónica).
-Remover los ingredientes en el vaso mezclador (yo lo mezclé todo excepto la tónica en este vaso, lo eché en el vaso Highball y luego rellené con tónica).
-Decorar con 2 láminas de pepino y una rodaja de limón (yo ésta me la salté)

NOTAS
-Como ya os he dicho, yo le puse el doble de zumo de tomate, porque considero la tónica muy amarga, y había que compensar... jejeje
-Para tomar de aperitivo con unas aceitunitas en una terracita al sol (sí... este sol de octubre que nos tiene a todos en manga corta todavía...)
-No le hace falta alcohol para ser un combinado ideal



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de Me Tonic para probarla y reseñarla).

jueves, 16 de octubre de 2014

Degustabox septiembre

Hoy tenemos nueva caja de Degustabox, la de septiembre.
Una caja cargada de bebidas... ¡y muy ricas!, aunque también más cosas, ¿eh? jejeje. Esta vez ha habido productos que me han gustado mucho, mucho.

Si todavía no sois fans de su página egrasas.book os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Ya sabéis, porque os lo digo siempre, que cada caja tiene un precio de 14,99 € (gastos de envío incluidos), pero podéis adquirir la primera caja por 9,99 € si ponéis como código promocional 98RNA.
Y además, hasta finales de este mes, ¡sortean una caja Degustabox en Facebook! vamos... si no participáis es porque no queréis, ¿eh?


Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

Y aquí tenemos el lote al completo de este mes:



Y ahora uno a uno, todos los productos:

Pringles jamón (1,91 €)


Hacía mucho que no comía Pringles. No son de mis snacks preferidos, me gustan más las patatas fritas comunes porque están menos procesadas, pero es verdad que con las Pringles no se puede tomar sólo una. Tienen un muy buen sabor, me han gustado mucho, así que las considero una buena alternativa a las de sabor original.


Evidentemente, no he llegado a hacer ninguna receta con ellas, porque entre pitos y flautas se acabó el paquete en un periquete... jejejeje

-----



Unos panecillos de pan tostado con sabor a brioche... pero, pero....... ¡qué inventazo! había probado algunos biscotes con frutas, que eran algo dulces, pero como éstos no había probado NADA. 
Abrir el paquete era ya toda una experiencia: ¡qué aroma! Me recordó a una temporada en que comprábamos medias lunas (panecillos del estilo brioche) y los tomábamos para desayunar, a vecesp pasándolos vuelta y vuelta por la sartén... ¡ummmm!
Y a mí me encanta combinarlos con salado también, esas combinaciones me encantan.

Abrí el paquete y desayunamos dos días con ellos... casi sin darnos cuenta se nos estaba acabando el paquete sin haberle hecho algunas fotitos. Éstos de las fotos son los últimos que quedaban:


Combinaciones con salado: jamón dulce y tomate cherry, queso, jamón serrano...
Combinaciones con dulce: queso crema con mermelada de limón, margarina con mermelada de fresa, queso crema con Nocilla de avellanas (combinación fantástica)...

Están crujientes, pero no duros, tienen el nivel de tostado fantástico, su sabor es muy rico y el aroma es embriagador.


Ayer en el súper de al lado de casa vi que tenían algunas variedades de esta marca. Es un Sorli Discau, y muchos productos delicatessen o de importación que he probado en las cajas Degustabox los tienen allí. Desgraciadamente, de entre las variedades de Krisprolls no están estos de brioche. ¡Por favor, pido encarecidamente a la marca que los lleve a todos los supermercados!

Sencillamente, fantásticos.

-----



El sabor Citrus Punch (de la botella pequeña) ya lo habíamos probado, no nos había gustado demasiado aquella vez, pero ahora nos ha gustado más. No sé si ha cambiado algo de la receta, o nuestro paladar... jejeje. 

Ahora tocaba probar el sabor Island Punch (con piña, plátano y naranja). Igual que el otro, un 9% de zumo, pero me llamó la atención que en la etiqueta ponía "sin azúcar" pero ésto aparecía tachado, porque realmente sí que tiene azúcar añadido. Me ha parecido poco serio, la verdad, y el sabor tampoco me ha terminado de convencer, y eso que yo soy una fan empedernida del plátano.

-----

Fideos instantáneos de pollo Maruchan (distribución por Veldis) (1,10 €) 


Este tipo de platos están bien para una urgencia, o un día extremadamente vago en el que no tenemos nada preparado y no queremos complicarnos en la cocina. Lo malo, como pasa con muchos productos del estilo, es que lleva grasas hidrogenadas, de esas que tanta tirria les tengo…

Se prepara como otros productos similares del mercado, calentando agua en el microondas (no te dice cuánta cantidad), y cuando ésta hierve echarla en el envase hasta llegar a la marca y dejar reposar 3 minutos.
Si se come directamente del envase (que imagino que es lo más común, porque si estamos vagos para cocinar también lo estamos para fregar cacharros…) cabe decir que este envase de porexpán no me ha gustado demasiado. Aceptamos que es más difícil quemarse con este envase pero cuando metes el tenedor para “pinchar” los fideos puedes hacer microagujeros, que podrían llegar a romperlo y que se derramase todo encima del comensal, que se lo está comiendo tan ricamente sentado en el sofá. ¿Quizá está hecho para comerlo con palillos? Así es verdad que no se pincharía el envase, pero yo con ellos no me apaño... :-)

Sobre el sabor, está bueno, pero como pega (aparte de las grasas de palma que ya he dicho) decir que al ser tan largos los noodles y quedar con líquido, los tropezones (maíz, guisantes, zanahoria…) se escurren y se van quedando al fondo del envase, así que te los acabas comiendo al final de todo. También, al final del envase, quedan algunos restos de "polvos" que no se han deshecho bien durante la preparación, pese a haber removido bien el producto antes y mientras lo comía.




Y mi pregunta, en este caso (como en tantos otros) es: ¿tan difícil es conseguir un producto de estas características con aceites y grasas saludables? Aparte de abaratar el precio de producción, ¿la grasa de palma aporta algún beneficio organoléptico al producto?
Recomendaría el producto, si no fuera por este tipo de grasas.

Por último, como detalle, la “curiosa” traducción que aparece en el envase:



-----

Nocilla almendras (1,90 €)


Cuánto tiempo hacía que no tomaba nocilla... La verdad es que no me gusta comprarla porque sabiendo que tengo en casa no soy capaz de no tomarla, y pienso en comenzar la dieta cuando acabe el bote, y por tanto quiero acabarlo pronto, y así entramos en bucle nocillero... En fin, seguro que a muchos os suena. El bote ya nos lo hemos pulido, así que mañana empiezo la dieta... Jajaja.

A mi marido no le ha gustado demasiado, a mí me ha gustado más. Igualmente, nos gusta más la versión original, de avellanas. 
Quería hacer alguna receta, pero cuando me quise dar cuenta ya sólo quedaban un par de cucharadas. (Que no se me molesten las marcas, porque eso es muy buena señal, ¿eh?)

Con eso llegué a hacer una especie de crumble, que vi en un recetario de Nocilla, pero hecho a mi manera, es decir, a lo loco, sin medidas. Casi que me da vergüenza enseñar foto, pero haré el esfuerzo... :-)


Galletas maría chafadas en el fondo del vaso de Nocilla, unas castañas en almíbar encima y una crema hecha con Nocilla de almendras, queso crema y un poquito de leche. Yo dejé la crema de Nocilla demasiado líquida, pero quedó de vicio.


¡Y me encanta este vaso de Nocillaaaaaaaaa!
Compraría la Nocilla original antes que ésta, pero no le haría el feo si estuviera de oferta más barata que la original.

-----



Me llamó la atención el producto por varias cosas, principalmente por el logo de "Oliving". Vaya plagio de Creta Granjas, pensé, hasta que miré en la web y me di cuenta que Creta Granjas es de Argal, así que ya descansé tranquila... jejeje. 
También me llamó la atención que no necesitase frío. Así pues, me metí el envase en el bolso y me lo comí en el trabajo como tentempié. Para abrirlo tuve un poco de problemilla (básicamente porque no me leí las instrucciones), y el primero de los dos bocaditos lo saqué a presión, y la cosa asustaba, era un poco fálica... jajaja. Con el segundo ya no tuve problema. El sabor no me terminó de convencer porque todos los fiambres me gustan en lonchas finitas, y al comerlos a bocados el sabor cambia sustancialmente, y también me resultó raro tomarlo a temperatura ambiente, creo que me hubiera gustado más refrigerado.


Pese a esto, la idea es francamente buena. Hasta ahora habíamos visto algunos snacks protéicos (fuets, chorizos...), que aunque fueran en versión light no eran demasiado propios para una dieta baja en grasas. Este snack tiene un 2,5% de grasas (de las cuales un 1,7 son grasas saturadas), y menos de 60kcal por paquete, así que me parece una muy buena opción, que volveré a probar, en su versión de jamón cocido, que generalmente me gusta más.

-----



Me encantan los refrescos en botella de cristal, y tomarlos de la botella directamente, por supuesto. Nada de vasos ni cañitas... Ummmmmmmmmmmmmm!!!
Con éstos, aunque en los folletos proponían algunos cócteles para mezclarlos, yo he querido tomarlos solos.

Me Orange y Me Citrus me gustaron mucho. Ambos sabores tienen una burbuja muy fina y agradable al paladar. Me Orange tiene un sabor fascinante, no es demasiado dulce, y me ha gustado mucho más que otros refrescos de naranja del mercado.
Me Citrus tiene un sabor ácido bastante natural, no como otros refrescos del mercado que saben demasiado azucarado y artificial.

De entre los dos, me quedo con Me Orange, pero ambos para tomarlos solos y así paladearlos sin enmascaramientos... :-)


Con Me Tonic os mostraré un cóctel sin alcohol, de los "saladitos" como a mí me gustan, porque la tónica no es santo de mi devoción, y sola sabía que no la iba a tomar...

-----



Nunca había probado las bolsitas de fruta, y la verdad que tenía ganas.
No están mal, pero prefiero las compotas. Lo que más me gusta es el envase, tan cómodo de llevar a todos lados. En especial, me ha gustado esa boquilla para tomarlo, que para mí es tan agradable a la boca como los palos de las piruletas o los huesos de las cerezas, que me los puedo dejar largos ratos en la boca después de haberme tomado la parte comestible... jejejejeje. 
De sabor me ha gustado algo más el de plátano, aunque no hay demasiada diferencia entre ambos. No entiendo por qué en la parte delantera del envase pone con dibujos y letras de mayor tamaño plátano o fresa, si cuando miramos los ingredientes vemos que el de plátano lleva un 77,9% de manzana (plátano "sólo" 20,4%), y el de fresa un 72,3% manzana y "sólo" un 21,6% de fresa. La manzana es la auténtica protagonista, y enmascara demasiado el sabor de fresa o plátano respectivamente, que para mí deberían ser el sabor principal.
Tampoco me ha gustado que lleven azúcar. Aunque el 90% sea fruta, he comparado con varios otros similares del mercado y no he encontrado que ningún otro lo añada. 

Por el azúcar y porque considero que el embalaje proporciona información engañosa no creo que lo compre en un futuro.

-----

Agua de coco Zico (1,79 €)


Hace unas semanas vi en una serie que tomaban agua de coco. En aquel momento recordé haberla visto en algún supermercado pero no volví a pensar en ellos hasta que recibí el agua de coco Zico. No me resistí y la probé directamente, al natural, sin meterla en la nevera antes. Qué recuerdos... Como cuando en casa se compraban los cocos enteros y mi padre cogía el martillo para abrirlo... El agua del coco la colábamos para que no tuviera impurezas y nos la tomábamos... ¡qué rica!

Ahora que he leído sobre las propiedades que tiene (baja en calorías, sin azúcares añadidos, rico en potasio y magnesio, ideal como reconstituyente después del ejercicio), sin duda me paso al agua de coco, y me olvido de bebidas reconstituyentes, que generalmente vienen cargadas de azúcares, y eso pa la dieta (sí... esa dieta que empiezo mañana, después del atracón de Nocilla...) no va bien. 

Lo que no puedo es comparar con otras marcas, para valorar si la marca Zico es mejor o no que otras, pero sin duda, profundizaré en el tema. 

¡Me ha enamorao!

-----



Recibí la caja en el trabajo, pasó el día a temperatura ambiente, llegué tarde a casa y sólo vi los productos por encima. Me senté en el sofá después de cenar y me puse a revisar la hoja que viene siempre en la caja en la que te explica todos los productos ¡y ahí me di cuenta que este gofre debía guardarse en la nevera! 
Creo que debería haber estado informado del producto fresco en el mail en el que se avisa que ya han enviado la caja, y también en la propia caja podría haber venido alguna pegatina que lo advirtiera.


Por suerte no hemos tenido problema y el gofre ha aguantado las horas fuera de la nevera.
Lo hemos calentado en la tostadora y nos lo hemos comido divinamente, con nata montada, una cereza en almíbar y unos pegotes de nocilla...


¡Estaba bueníiiiiiiiiisimo!

-----

Aceite de oliva ByPepa

El envase me resultó muy cuco, lo metí en la bolsa del tupper para llevarlo a trabajar. Usé una parte para aliñar una ensalada, el resto lo guardé. Parece que el tapón no cierra bien y se me derramó el resto por la bolsa. ¡Un show!


El sabor del aceite es bueno, aunque querría haber usado el resto del envase para poder valorar más sus matices de sabor...


Esta caja me ha gustado mucho, hay muchos productos que me han convencido y que seguro que compraré en alguna ocasión. Los que más me han gustado y sorprendido, en este orden: panecillos tostados Krisprolls brioché y agua de coco Zico, seguidos de cerca del gofre Manneken Pis y los Bocaditos Argal Oliving. Los que menos me han gustado, o me han resultado indiferentes: Refresco Tampico Island Punch, Gogo Squeez y Me Tonic, porque la tónica no me llama en absoluto...



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).

miércoles, 8 de octubre de 2014

Pizzetas de calabacín

El otro día nos dieron una bolsa llena de calabacines, y ya me imaginaba yo haciendo crema de calabacín durante un mes, pero casualmente vi este recetón de pizza-calabacín en el blog de La cocina de mi abuelo, y decidí copiarlo... gracias por compartirlo, guapa, y mil felicidades por tus 4 años de blog... ¡eres casi de mi quinta! 


INGREDIENTES
-Calabacín (dará menos trabajo cuanto más grande sea)
-Salsa de tomate / Tomate concentrado
-Orégano
-Queso rallado / rulo de cabra
-Jamón
-Mermelada de cebolla con pasas (un bote que me habían regalado...), también se puede hacer con cebolla caramelizada
-Sal
-Un chorrito de aceite

PREPARACIÓN

-Lavar muy bien los calacabines y hacer rodajas de un dedo de grosor. Saltear en una plancha con un chorro de aceite, a fuego vivo. Reservar sobre papel absorbente y salar.


-Forrar una bandeja de horno con papel sulfurizado/vegetal para horno. Colocar las rodajas de calabacín sobre él.
-Echar la salsa de tomate y el orégano por encima.


-Añadir el resto de ingredientes al gusto, yo hice 2 variedades:


-Las primeras de jamón serrano con mozzarella rallada:


-Las segundas de rulo de cabra con mermelada de cebolla y pasas que me habían regalado:


-Meter unos minutos a gratinar en el horno y listo:



NOTAS
-Si las hacemos de jamón, cuidado al salar el calabacín, con poca sal ya quedarán bien.
-Muy ricas aunque el calabacín suelta mucha agua, pese a haberlo pasado por la plancha a temperatura alta, por lo tanto no quedan crujientes.
-Una buena forma de comer verduras, de manera divertida y muy rica.

jueves, 2 de octubre de 2014

Huevos rotos

Seamos sinceros... podemos innovar en la cocina y hacer platos fantásticos y muy vistosos, pero al final las cosas sencillas de toda la vida son las mejores.

Hacía mucho que no comía unos huevos fritos, y en vacaciones, por el valle de Broto (Huesca) hemos comido un par de veces huevos rotos, con jamón y con foie.

Al volver a casa, había que rememorar esos momentos, tanto los de la infancia cuando comíamos huevos fritos con patatas sin preocuparnos por el colesterol, como los de estas vacaciones, de hace tan poco tiempo pero que las sentimos tan lejanas ya...


INGREDIENTES
-Patatas para freír
-Huevos (mejor si son huevos del número 0 o 1... los nuestros eran del pueblo, o sea, un cero bien grandote... jejeje)
-Bacon o jamón al gusto
-Sal
-Aceite de oliva para freír



PREPARACIÓN
-Pelar, lavar y cortar las patatas en bastones.
-Freír en aceite de oliva suave. Reservar sobre paper absorbente para que suelten el exceso de aceite. Salar.
-En la misma sartén que cocinamos las patatas, freír los huevos, uno a uno. Salarlos ligeramente.
-En una sartén aparte, sin aceite, saltear el bacon y reservar.
-Montar el plato: patatas abajo, huevos y bacon encima del todo. Servir inmediatamente, y romper los huevos para que se mezcle todo y la yema empape las patatas...


NOTAS
-No hacen falta comentarios... simplemente ¡impresionante!

domingo, 28 de septiembre de 2014

Patatas deluxe (bis)

Como ya os avancé, tenía que hacer unas patatas deluxe para poder usar la salsa Hellmann's patatas Deluxe que he recibido en la caja Degustabox de agosto

Ya había hecho esta receta, pero sin acompañarlas de su salsa, y las fotos habían sido bastante malas. Esta vez, aunque sé que las fotos no son lo mío, considero que están bastante mejor, así que vuelvo a poner la receta.



INGREDIENTES
-500 gr. de patatas pequeñas-medianas con forma lo más regular posible
-Agua para cocer las patatas
-50 gr de harina de trigo
-1 cucharada de pan rallado (no estaba en la receta original, lo añadí yo)
-1/2 cucharadita de pimentón dulce (yo le suelo echar un poquito más, que me encanta el pimentón)
-5 gr de ajo en polvo
-1 cucharadita de orégano seco
-1 cucharadita de tomillo seco (lo cambié por romero)
-1 cucharadita de estragón seco
-1 cucharadita de sal
-aceite de oliva suave para freír



PREPARACIÓN
-Lavar muy bien las patatas, pues las consumiremos con piel.
-Cortar en gajos y dejarlas en un bol con agua durante 10 minutos para que pierdan el almidón.
-Poner en una olla el agua a hervir, con una pizca de sal. Verter las patatas y dejar durante unos 5 minutos a fuego medio. Retirar, escurrir y reservar en un colador.
-En un bol mezclar la harina (también el pan rallado que le añadí yo), el pimentón, el orégano, el tomillo (yo, romero), el estragón y la sal. Remover para que estén todas bien mezcladas.
-Rebozar las patatas en la mezcla, que queden bien impregnadas.
-Freír las patatas en abundante aceite a fuego medio hasta que estén doradas.
-Escurrir sobre papel absorbente.


NOTAS
-También se puede usar esta mezcla de especias para hacer unas patatas al horno. Para ello, lavaremos las patatas y las trocearemos con la piel, pero las colocaremos en una fuente de horno y espolvorearemos la mezcla de especias por encima, junto con un buen chorro de aceite de oliva y las removeremos bien para que todas se impregnen de especias. Cocinaremos las patatas con calor arriba  y abajo a unos 220 ºC y tapadas con papel de aluminio aproximadamente media hora. Después las destaparemos y terminaremos la cocción destapadas, hasta que estén bien hechas (apriximadamente otra media hora). El gusto que les da también es fantástico y nos ahorramos la fritura.
-Algunos tipos de patatas son más resistentes al hervido, así que podemos necesitar un par de minutos más. Igualmente, cuidado de no pasarnos, porque las patatas se desharían.
-Es mejor que los gajos sean finitos, ya que si son demasiado gordos el centro de la patata no llegará a hervir, y luego costará más que se frían.
-Si por el motivo que fuera tardamos mucho en rebozar las patatas puede ser que la mezcla de especias no se adhiera bien a ellas. Podemos sumergirlas un instante en agua, y de nuevo volverlas a escurrir. De este modo tendrán de nuevo la humedad suficiente para que el rebozado se pegue bien.
-Si sobra mezcla de especias, se puede guardar en un bote de cristal bien cerrado, para utilizarla la próxima vez que vayamos a cocinarlas.
-El sabor mejora aún más con un pimentón ahumado de la Vera.
-El añadido del pan rallado les da un poco de rugosidad al rebozado, les queda genial.
-El resultado del romero me ha gustado mucho, así que las seguiré haciendo así, no echo en falta el tomillo de la receta original.
-Si sospechamos que las patatas pueden haber quedado un poco duras al sacarlas del aceite, podemos reservarlas tapadas. El vapor terminará de cocinar el interior, aunque perderemos el toque crujiente. A mí, aunque no estén crujientes por fuera, me encantan igualmente.
-La salsa queda fantástica con las patatas, ya sean fritas o al horno.



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de salsa patatas deluxe de Hellmann's para probarla y reseñarla).

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Huevos rellenos con bechamel

Cuando era pequeña, en el colegio, nos hicieron inventar una receta. Yo era una fan incondicional de la bechamel, así que sabía que la receta debía llevarla. Además, los huevos rellenos eran mi perdición...

Mi madre hizo la receta tal cual yo se lo dije: huevos cocidos rellenos de atún, jamón dulce y la yema, y remojados en bechamel, servidos en el plato sobre una cama de bechamel. Y nos gustó tanto que se convirtió en un clásico de casa.

Seguro que esta receta hay mucha gente que la hace en su casa, pero os puedo asegurar que con mis 8-9 años la idea fue mía na más... :-)

Hacía mucho que no lo hacía en casa, y tenía ganas, así que decidí reversionar la receta, cambiando el atún y jamón dulce por la pechuga de pollo al natural de Casa Matachín que recibí en este último Degustabox. El resultado no pudo ser mejor...


INGREDIENTES
-3 huevos
-1 lata de pechuga de pollo al natural de Casa Matachín
-40 gr. de harina
-40 gr. de mantequilla
-1/2 litro de leche
-Sal
-Nuez moscada
-Pimentón ahumado de La Vera y eneldo para adornar



PREPARACIÓN
-Sumergir los huevos en un cazo con agua fría y cocerlos durante 8 minutos
-Pelarlos, cortarlos en horizontal y sacar la yema.
-Mezclar las yemas con la pechuga de pollo al natural bien escurrida. Chafar con el tenedor para desmigarlo todo.

-Para la bechamel:
·Calentar la leche
·Hacer el roux: Deshacer la mantequilla en una cazuela o sartén honda. Añadir la harina y cocinar, para que la harina no sepa a cruda.
·Ir añadiendo leche poco a poco (hay quien la agrega toda de una vez), e ir removiendo para que ligue y no se hagan grumos. Así, ir añadiendo leche y remover suavemente con un batidor de varillas, a fuego medio-bajo.
·Rectificar de sal y nuez moscada.

-Añadir algunas cucharadas de bechamel al relleno de yemas+pechuga.
-Poner el resto de bechamel en el fondo del plato, los huevos encima con el relleno, y espolvorear con eneldo y pimentón ahumado de La Vera por encima.
-Servir inmediatamente.



NOTAS
-Me ha fascinado el invento de la pechuga de pollo en lata. Desde que la probé se ha convertido en una básica de mi despensa. Te saca de varios apuros, sin tener que recurrir al habitual atún/bonito.
-Los huevos quedan 
-Servir el plato inmediatamente, pues lo único que queda caliente del plato es la propia bechamel. Los huevos y el relleno quizá estén a temperatura ambiente.
-También se podría espolvorear queso rallado y gratinar.
-Como he explicado en la intro, se puede hacer con atún y jamón dulce, en vez del pollo, aunque el pollo pega aún más con la bechamel, y casi que está mejor así.
-Con estas cantidades el relleno os quedará casi justo para 3 huevos, si lo hacéis con otros ingredientes quizá debáis modificar cantidades, aunque si os sobra relleno, está fantástico encima de unas tostadas o en un sandwich.
-Si preferís la bechamel más espesa, aumentad las cantidades de harina y mantequilla en la misma proporción.
-Si os gusta mucho la bechamel, podéis hacer más cantidad y comérosla a cucharadas... bueno... eso hago yo... jeje
-Podéis añadir unos pimientos asados o unas cucharadas de tomate a la bechamel, para darle otro gustito.




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de Casa Matachín para probarla y reseñarla).

viernes, 19 de septiembre de 2014

Degustabox agosto

¡Hola! ¿Qué tal va el inicio de curso? yo, aunque ya no soy estudiante, trabajo en una universidad, así que vivo el inicio de curso muuuuuy intensamente, ¡quizá hasta demasiado!
Y la vuelta a los tuppers cuesta, la verdad, pero bueno, poco a poco nos tenemos que ir acostumbrando de nuevo a ir con el tiempo justo y todas esas cosas... y a disfrutar de los días de fiesta al máximo, aunque de aquí a finales de año, por si no os habíais dado cuenta, de fiestas... ¡como que pocas!
Hoy vengo a explicaros los productos que he recibido con la Degustabox de agosto, especial Vuelta al cole.

Si todavía no sois fans de su página en Facebook os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Ya sabéis, porque os lo digo siempre, que cada caja tiene un precio de 14,99 € (gastos de envío incluidos), pero podéis adquirir la primera caja por 9,99 € si ponéis como código promocional 69C3L.


Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

Y aquí tenemos el lote al completo:




Y ahora los productos... uno a uno:



Las Tokyo style son onduladas y tienen salsa teriyaki, y las París Style lisas y tienen crema de setas (en la foto de abajo están al revés, no las confundáis).

La verdad es que ambas están muy buenas, aunque ya sabéis que tengo predilección por las onduladas. También destaco que en las París Style (lisas) sí que se distingue un sabor a setas, muy bueno, por cierto, pero en las Tokyo style no fui capaz de diferenciar el sabor, y aunque sí son diferentes a unas patatas onduladas tradicionales (sin sabor) no hubiera sido capaz de diferenciar de qué se trata.


A veces no sé hasta dónde va a llegar la fiebre de saborizar las patatas fritas, y hasta da un poco de yu-yu, porque realmente estamos hablando de más "potingues" que le añaden a las ya poco saludables patatas fritas, pero por comerlas de vez en cuando no vamos a sufrir.
La verdad es que la cata ha sido muy buena, y las de crema de setas nos han sorprendido gratamente. Las recomendaría para aquellos a los que les guste probar nuevos sabores y sean fans de las patatas fritas.

-----



Poco hay que decir de estas galletas, porque creo que todo el mundo las conoce. Ya hace años que están en el mercado, y si siguen teniendo el mismo tirón por algo será. Están muy buenas, satisfacen más que una galleta tipo maría aunque para mi gusto no son apropiadas para mojarlas en la leche. Bueno... yo de hecho no mojo demasiadas cosas en la leche, pero entre las pocas cosas que me gusta tomar así no están éstas.


Junto con las galletas venía un folleto en el que explican su Compromiso Harmony, basado en 4 puntos: trabajar con proveedores cercanos, mejorar la calidad del trigo, preservar la biodiversidad local y garantizar la trazabilidad. Se trata de una manera más responsable y ecológica de producir, y eso siempre es bueno, aunque seguro que algún punto podrían mejorar, porque los proveedores locales podrían estar aún más cerca de las plantas de producción (tengo una planta de producción al lado de mi casa, pero los proveedores más cercanos están en otra comunidad autónoma...)

Si todavía no habéis probado estas galletas, no sé a qué esperáis, porque la verdad es que están bien ricas, y en cierta manera estamos ayudando a proveedores locales, con lo cual, un punto extra.


-----



Ya había recibido esta variedad en la caja de noviembre, y antes de eso también la había podido probar, y aunque tenía intención de usarla en alguna receta, no conseguí encontrar dónde ni cómo. Ahora sigo igual, y la verdad es que esta variedad es la peor de las que ha sacado Vichy. La de limón tiene un pase, pero con esta no me llevo nada bien, ni dándole esta tercera oportunidad... No creo que vaya a durar mucho en el mercado, y creo que ha sido un desacierto de la marca.


-----

Cruzcampo Radler (0,58 €/ud.)


Hace años veía impensable tomarme una cerveza, pero cada vez me gusta más. No para tomar muchas, ni para tomarla en cualquier situación, pero una, con la edad, le va cogiendo el gustillo.
Las cervezas con limón son muy refrescantes, y con la cantidad de alcohol reducido, así que resultan ideales, y de éstas he probado unas cuantas.

Hace poco probé la Amstel Radler y ahora la Cruzcampo Radler. Las dos del mismo grupo, y las dos muy buenas, recomendables.


-----



Las cookies me gustan mucho. Hubo una temporada que teníamos en casa bastante a menudo, pero ya hacía tiempo que no las comíamos. Éstas están muy buenas. La galleta tiene una textura y sabor ideal, el chocolate es fantástico, y aún me gustan más los trocitos de nueces de macadamia.

Además, en el propio paquete viene un "truquillo", que no pude dejar de probar: meter la galleta 15 segundos en el micro, para que el chocolate se deshaga un poquito y la galleta se temple. Lo probé muy ilusionada, pero la galleta perdió ese punto crujiente, y no me compensó.


Lo que yo no entiendo es por qué viene el paquete medio vacío. Las galletas en bandejas de plástico en dos pisos, pero las bandejas venían medio vacías, y aunque el peso indicado en el paquete no mienta respecto al peso real del contenido, me da una rabia enorme encontrarme con los paquetes así, a medias, que parece que alguien lo haya abierto y se haya comido ya la mitad, así que para mí el envoltorio/packaging es un punto negativo.

Por el precio que tienen no creo que las compre, las considero demasiado caras para mi bolsillo, aunque en la cata les pongo muy buena nota.


-----

Kit Kat cookies and cream (0,40€/ud.)


El Kit Kat es un snack fantástico. No es excesivamente empalagoso, el chocolate Nestlé no tiene igual, y al llevar una buena cantidad de galleta (más bien, barquillo) te sacian más, y quizá son más sanos que otros similares.
Esta variedad lleva chocolate blanco (la supuesta crema) y el sabor del barquillo puede recordar a las cookies. Está muy bueno, sobre todo después de mucho tiempo sin probarlos, aunque prefiero más el sabor original... y eso que soy muy fan del chocolate blanco, pero éste lo convierte en algo empalagoso.



Si estuviera en el súper y tuviera que elegir, me quedaba con la versión original. Además... estos mini son demasiado minis... a mí me gustan los grandes... jejejeje.


-----



En la caja de noviembre recibí unas variedades de Trident 40 min., y yo, que no estoy muy puesta en las variedades de chicles, pensé que todos los Trident pasarían a ser de 40 min. de frescor, pero no. Lo he comprobado con estas variedades. El sabor no perdura tanto como en las variedades 40 min., y lo noto más duro al mascar, no es tan agradable como otras variedades Trident.
El sabor de melón-sandía no me ha gustado demasiado, el de eucalipto sí, sólo quedaría valorar si despeja al estar resfriado, tal como lo hacen los caramelos de eucalipto habituales.

Prefiero los Trident 40 min., pero me ha gustado mucho el sabor de la variedad eucalipto.
-----

Salsas Hellmann's Curry-Mango y Hellmann's Patatas Deluxe (1,54 €/ud.)


Hace algún tiempo que no encontrábamos en el súper la salsa de patatas deluxe que usábamos para hacer las bacon and cheese fries, y me he alegrado mucho de que Hellmann's haya sacado esta variedad.

Con ella hemos hecho unas patatas deluxe, siguiendo la misma receta que usamos hace tiempo, y ¡está buenísima! Y como la receta original (publicada el 21/2/2012) tenía una única foto, no muy buena, voy a reeditar la receta en una entrada aparte, y así veréis las fotos.


Al contrario, la salsa de curry y mango no me ha gustado nada... Siempre pruebo la salsa tal cual, una pizca en el dedo, y así decido cómo la voy a usar... pero no la he sabido usar. He probado con pollo, con arroz, con pescado blanco... y no me gusta nada el sabor que le da a ningún alimento, así que en absoluto la compraré. 
EDITO: Después de unos días, y de seguir buscando combinaciones, la he encontrado bastante bien en ensalada tipo cesar (lechuga, tomate, pollo...). Por su gusto, creo que me gustará más en platos fríos, tipo ensaladas de lechuga, de arroz o de pasta. ¡Seguiré informando!


-----



Tuve la ocasión de descubrir la pechuga de pollo enlatada de Casa Matachín en la Degustabox de enero, y creo que es de los productos que realmente me han gustado y he comprado varias veces desde entonces. 

La primera ocasión probé la pechuga de pollo en aceite de girasol, y esa era la variedad que he comprado ya dos o tres veces. Esta vez le ha tocado el turno a la versión al natural, y he quedado encantada igual que con la versión en aceite.

Es una idea genial poder tener proteína enlatada que no sea pescado (atún, sardinas, etc.). Se puede añadir a infinidad de platos, no sólo a ensaladas. Yo he hecho una receta a la que le tengo mucho cariño desde siempre y que todavía no he mostrado en el blog. Aunque generalmente la hacíamos en casa con atún, esta reversión con pollo ha quedado fantástica. Y... ¡hasta aquí puedo leer! porque ya la veréis en la próxima entrada... :-)


-----



Estos platos van fantásticos para un día que tienes que llevarte tupper al trabajo pero no tienes ganas de cocinar. Lo habría guardado en la despensa para gastarlo cuando realmente lo hubiera necesitado, pero lo probé para daros mi opinión.


Se trata de una ración, con un trozo de atún entero (más grande que la cantidad que viene en una lata normal de atún) con cebolla y salsita.

Se calienta en el microondas (1 minuto) o al fuego (2 minutos). Al abrir el envase ya notamos el olor a cebolla, pero también a plato precocinado. 
Al probarlo, la textura y sabor del atún no es la que tiene el atún fresco cocinado. La textura se parece mucho al atún enlatado, y el sabor me resultó muy similar al del atún en escabeche. La textura de la cebolla sí que es correcta, pero la salsa no invita a tomarla mojando pan, por ejemplo.


En definitiva, no me ha parecido un sabor demasiado natural, dudo que lo comprase. He probado otros platos precocinados de atún de otras marcas que me han gustado más que éste.


-----

Muestras gratuitas de Serum facial antiedad y crema hidratante para la cara (FPS 20), de Crea-m


No conocía la marca Crea-m, que se trata de una marca española que no hace mucho que existe, aunque todo su packaging venga en inglés (¿será para que parezca más fashion y así vender más?).
Con una muestra que da para 2 días no soy capaz de valorar demasiado si me gusta una crema, aunque sí podría valorar que no me gustase. Ése no ha sido el caso. Me ha gustado, tanto el serum, que deja la piel resplandeciente, como la crema hidratante, que tiene FPS 20, aunque en el sobrecito no vi que pusiera que lleva protección solar (!!!!!), y la usé con un poco de recelo. No ha sido hasta que no he visitado la página web que no lo he visto. 

El precio es similar al de otras cremas, y podemos colaborar con ellos para dar a conocer la marca. Hay que ayudar a las marcas españolas, así que os invito a que compréis sus productos.

Me he quedado con las ganas de probar el producto durante más tiempo y también de probar otras variedades de su gamma... ¡por pedir que no quede!





Como resumen, los productos que más nos han gustado son la pechuga de pollo al natural de Casa Matachín, la salsa deluxe de Hellmann's y KitKat, seguidos de cerca por Cruzcampo Radler, las cookies de Pepperidge Farm y las patatas fritas Vidal. Los que menos, Vichy Catalán y la salsa de curry y mango de Hellmann's.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).