lunes, 23 de febrero de 2015

"Chuletas" de pavo marinadas

Hay veces que una se aburre de comer carne blanca. Yo a temporadas directamente repelo la pechuga de pollo. Así que de vez en cuando buscamos otro tipo de corte de carne blanca, por variar. Vi unas "chuletas" de pavo en el súper, y las compramos. Yo no sé por qué las llaman chuletas, porque no lo son. Yo vería más acertado llamarlas ossobuco de pavo, pero quizá no es el mismo corte tampoco, no sé. Lo que sí sé es que tanto ossobuco como chuletas de pavo son cortes del muslo, con un trozo de hueso.
Está mucho más jugoso que la pechuga, pero los huesos de las aves no son tan duros como los de animales más grandes, y se astillan. Eso supone un problema porque de vez en cuando te encuentras algún trozo pequeñito de hueso en la boca, y eso resulta incómodo.
Aparte de este inconveniente, me parece un corte ideal y así están riquísimas. 

La receta del marinado la cogí de Ya estamos en casita, y en casa nos ha gustado muuuuuuucho.


INGREDIENTES
-600 gr. "chuletas" de pavo
-2 cucharadas de ajopere
-1 cucharadita de romero (yo puse seco porque no tenía fresco)
-Pimienta negra
-Sal
-100 ml. de vino blanco


PREPARACIÓN
-En un bol, mezclar todos los ingredientes del macerado, sin la carne.
-Meter las chuletas en el adobo (se puede hacer en una bolsa de congelación con cierre hermético) y dejar macerar en la nevera mínimo 3 horas (yo las dejé casi 24 horas).
-Sacar las chuletas de la nevera al menos 1 hora antes de cocinarlas.
-Calentar una parrilla, sacar las chuletas de la bolsa, y cocinarlas 4 minutos por cada lado.


NOTAS
-Me encantó la idea de Layla de meter el macerado en una bolsa de congelación de esas gorditas con cierre hermético, añadir ahí mismo la carne y cerrarla bien. Así se necesita mucha menos cantidad de adobo... ¡GENIAL! 
-No hay que echar aceite en la sartén o parrilla, ya que las chuletas ya llevan su aceitito del adobo.
-Quedan muy jugosas, se pueden llevar al día siguiente en el tupper y calentarlas en el micro.
-Como ya he comentado más arriba, el problema de este corte de carne es que nos podemos encontrar alguna astilla del hueso, hay que ir con cuidado.

domingo, 15 de febrero de 2015

Degustabox enero

Hoy toca entrada de nuevos productos con Degustabox. Me encanta recibir las cajas cada mes, y ver qué nuevos productos iba a probar. Este mes la caja pesaba mucho, así que sabía que no me defraudaría, y la verdad es que venía bien cargadita. Aunque el precio de la caja sea siempre el mismo hay veces que da la sensación de venir más productos, y eso está bastante relacionado con el peso.
Además, venían guarrerías de esas que también nos gusta comer de vez en cuando, en especial unos bombones para San Valentín, así que tenemos de todo para comentar este mes.

Si todavía no sois fans de su página en Facebook os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Ya sabéis que cada caja tiene un precio de 14,99 € (gastos de envío incluidos), pero podéis adquirir la primera caja por 9,99 € si ponéis como código promocional 4LCIT.


Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

Aquí tenemos el lote al completo de este mes:


Y ahora mi opinión de cada producto, uno a uno.


Patatas fritas ecológicas Soria Natural (0,81 €)


Hace años yo relacionaba Soria Natural con una empresa de complementos alimenticios a base de hierbas, ahora se ve que han ampliado mercado y hacen productos ecológicos procesados.
Atención porque las patatas y el aceite son ecológicos, pero no todos los productos ecológicos son sanos, que a veces se confunden los conceptos.
Estas patatas tienen las mismas grasas que otras que no sean ecológicas (si se han frito con aceite de oliva virgen, como éstas).


Sobre la cata, al haberse realizado la fritura con aceite de oliva virgen, tienen un sabor más fuerte, que las hace parecer más grasosas al paladar, aunque realmente no lo sean. 

Hay muchas otras patatas fritas que me han gustado más que éstas, pero si eres de esas personas que le da una importancia especial al origen de los productos, estás de enhorabuena con estas patatas de Soria Natural.

Yo no creo que las vaya a comprar, ya que hay otras muchas marcas que me gustan mucho más.


-----

Hélices extrafinas Gallo ensaladas (1,39 €)


Anteriormente ya habíamos recibido las hélices extrafinas de Gallo con Degustabox. Esta vez, al ser hélices de colores, y como ya indica el paquete, lo ideal era hacer una ensalada de pasta. Ya había puesto alguna otra en el blog, pero haré una entrada especial para ella, así veréis unas cuantas fotos.

La pasta extrafina de Gallo tiene la ventaja de que se cocina en solo 3 minutos, aunque no acabo de ver en qué situación esta pasta me sacará de un apuro en relación a cualquier otra pasta seca que se cocine en el triple de tiempo. Y es que, al menos en mi caso, si realmente no tengo tiempo o no tengo ganas de liarme, preferiría no tener que ponerme a cocinar nada al fuego, y éstas, aunque se cocinen pronto, requieren ensuciar o "liarse" lo mismo que la pasta tradicional.

Nos encontramos con una pasta más fina, y por tanto más ligera. Este paquete abulta lo mismo que uno de pasta tradicional, pero en este el contenido pesa 400 gr. y en los normales el peso es de 500 gr., pero la composición nutricional por 100 gr. es completamente la misma.
Es decir, puedes llenar un plato, ingiriendo en realidad menos hidratos que si estuvieras comiendo un plato de pasta tradicional, en concreto 1/5 parte menos de peso. Quizá ahí sí que encontramos una ventaja. Lo que en los anuncios de este producto recalcan que la pasta tiene más sabor (yo no sé si me atrevería a decirlo) y se cocina sólo en 3 minutos. La podrían haber vendido como más "ligera" y creo que tendría más éxito y, en realidad, creo que es su característica principal.

También quiero destacar que realmente la pasta Gallo es de más calidad que otras del mercado, y aunque la cocines con antelación y la vayas a dejar seca (sin salsas) no se pega como lo hacen otras marcas, en las que te obliga a añadir aceite para que ésta no se pegue. Aquí también te lo puedes ahorrar casi todo, así que te ahorras alguna caloría más, si eso te preocupa.

Me parece un buen producto, por marca, calidad y sabor, y buena opción si estamos cuidando la línea, aunque no la vendan con esa como característica principal.


-----



Lo primero que pensé es que no podría probarlo, ya que no me llevo bien con la lactosa... pero en cuanto leí un poco el envase vi que no tiene lactosa... yupiiiiiiiiii!! bueno, en realidad sí tiene lactosa, pero le añaden lactasa (lo que no fabrica mi cuerpo como debería) para que ésta se descomponga en azúcares simples... Así que, en esencia, es apto para intolerantes a la lactosa.
Lleva miel y chocolate, y se trata de una bebida recuperante tras la práctica deportiva: aporta proteínas y azúcares, hidrata y es de fácil digestión.



Yo debo reconocer que no lo he ingerido después de hacer deporte... pero está muy rico. Para mi gusto demasiado dulce (últimamente en seguida noto todo excesivamente dulce), pero a Alberto le ha resultado fantástico. 

Lo que no podemos valorar es si realmente ayuda a la recuperación tras la práctica deportiva mejor que otros productos destinados a lo mismo, pero nos ha gustado mucho. Es una golosonería, apta para intolerantes a la lactosa, y de muy buena calidad, como todos los productos de Central Lechera Asturiana.


-----



Recuerdo cuando me pusieron la ortodoncia, hace muchos años, que el dentista me dijo que nada de chicles, ni palotes. Estuve muchos años sin comerlos, ni recuerdo cuándo fue la última vez y cuando los recibí en esta caja me hizo mucha ilusión. Llevan un pequeño porcentaje de zumo de frutas, así que pasan a ser una golosina mejor que otras que son más artificiales, aunque llevan grasas de coco que no son de las buenas.


Hemos recibido los Palotes de toda la vida, en una bolsa que combina éstos con otros sabores (naranja, melocotón y manzana), aunque en mi bolsa no venía ninguno de manzana.
Por supuesto el mejor sabor para nosotros es el original de fresa.


Más me ha llamado la atención la segunda bolsa, que lleva el mismo tipo de caramelo que los palotes pero en formato cuadrado para meterlo en la boca de una vez. Similar a una marca más famosa que seguro que todos tendréis en mente, pero a éstos los llaman Bites. De nuevo, se trata de una bolsa de sabores variados, pero muy mal repartidos. El sabor menos atractivo para mí, el de naranja, es el que predomina, y de fresa hay sólo uno. Al menos hay varios de cola, que es de mis sabores preferidos y, por cierto , no había ningún palote de los alargados de cola, y yo diría que los hay, ¿verdad?
Por cierto, lo más interesante de estos caramelos blandos de bocado es que no llevan azúcar, sino edulcorantes, así que nos los podemos permitir de vez en cuando sin remordimientos, un buen punto a favor.


En definitiva, los Palotes son fantásticos, pero en su sabor original, los otros no son lo mismo, ni siquiera tienen la misma textura.
La idea de los caramelos blandos de bocado sin azúcar me parece genial, porque los caramelos sin azúcar duros para mí no son muy atractivos. Estos me parecen más interesantes. Los sabores de fresa y cola son los mejores.

Eso sí, destaco que el sistema de envasado no me parece apropiado, ya que no se ven representados todos los sabores. En la bolsa de palotes había muchos más de la variedad original, cosa que ya me parece bien, pero creo que al menos 2 unidades de cada uno de los otros sabores deberían estar representadas.
En la variedad Bites pasa más de lo mismo: hay muchos de naranja y de otros sabores más atractivos como el de fresa, el original de palote, sólo había uno. Sé que quedará alguno de naranja por ahí pululando durante tiempo, desgraciadamente.

-----



Hace tiempo que recibimos algún otro producto precocinado de la gamma Abrir y listo de Isabel con Degustabox. La otra vez fue un filete de atún encebollado, y esta vez unas hamburguesas de atún.
La verdad es que hace ya un tiempo que estos productos están en el mercado. Hubo una temporada en la que recibí algunos vales de descuento y andaba loca por encontrar estos productos para probarlos, pero no los encontré, así que todavía tenía esa espinita.

Lo primero, miré la composición, y me gustó bastante (imaginaba que tendría más potingues y/o cosas malas): atún (52%), aceite de girasol, huevo, pan rallado, harina de trigo, cebolla, azúcar, ajo, espesante (goma garrofín) y perejil (no indica como ingrediente la sal).

La composición nutricional es correcta, aunque te la indica sólo por cada 100 gramos de producto, y luego en pequeñito te indica kcal, azúcares, grasas, ácidos grasos y sal por cada unidad de 75 gr.
Quizá lo único a destacar en este caso es que una hamburguesa de atún te proporciona el 15% de la CDR de sal (6 gr.), y a mí eso me parece mucho. Por 100 gramos de producto, el contenido en sal es de 1,2 gr. NOTA: se considera un alimento bajo en sodio si contiene menos de 0,12 gramos de sodio (=0,3 gr. de sal) por cada 100 gramos de producto, así que este producto no es nada bajo en sal. 
Y yo me pregunto... ¿sin añadirle nada de sal al preparado llegamos a este porcentaje?

El envasado: en una caja de cartón y dentro en sobres/bolsas de aluminio, cada hamburguesa envasada individualmente, ideal para usar una y conservar la otra perfectamente cerrada.

Sobre la cata, os mostraré la receta en breve, pero os resumo mi impresión:
De sabor, buenas, aunque yo las comí con más aderezos. No las cociné a la sartén sino al horno, y envueltas, así que me resultaron jugosas, aunque para mi gusto les falta algo más de consistencia. Cocinadas a la sartén no sé si me gustarían.
El sabor a atún es intenso y predominante, así que las consideramos una buena opción para comer atún de una manera diferente. Como tiene larga fecha de caducidad, nos puede sacar de un apuro.


-----



Soy fan de los refrescos de lima y limón, así que estaba segura de que me gustaría. Al probarlo, tal cual, simplemente refrigerado, el sabor de la menta es tan intenso que resulta cargante.

Creo que para hacer combinados resultará atractivo, o hasta para hacer una guarrería que seguro que vosotros habéis hecho alguna vez, al menos de pequeños: cola con limonada o, en este caso, cola con lima-limón a la menta.
En casa no hemos sido capaces de tomarlo solo, así que este es el producto que me ha decepcionado de la caja de este mes.
Una pena, porque si el sabor a menta fuera menos intenso, seguro que sería atractivo.


-----



Snacks ideales para tomar el finde, en el sofá, mientras vemos una peli.
Abrimos los dos envases a la vez, para poder comparar bien los sabores de una y otra variedad, aunque yo ya sabía cuál me iba a gustar más. Y es que recuerdo en mis tiempos de instituto, en los que estaba delgadísima y parecía una top model (jajajaja) me encantaba comer a la hora del patio una bolsa de palomitas. No palomitas de maíz de las de los granos que explotan, sino esta clase de palomitas, que son un snack parecido a los "gusanitos" pero con forma que recuerdan a las palomitas de maíz.
Qué cantidad de grasas llegué a ingerir en mis años de instituto, por dios, por dios... y en el último año comenzaron a quedarse dentro de mí las grasas y a verse surgir en mi cuerpo por aquí y por allá... igualmente, siempre que recuerdo estas palomitas me vuelvo loca y salivo, salivo, salivo... jajajaja.

Y mirando la composición (no mucho, que sabemos que esto es lo que es, y si miramos mucho nos vamos a deprimir) vemos que la variedad de palomitas tiene más kcal, grasas y sal. No hablemos de grasas malas, que sabemos que todas estas cosas las tienen.
También añadir que TIENEN LACTOSA, por el chocolate, así que cuidado con los intolerantes.


Yo tengo la suerte de que mi intolerancia no es demasiada, o dependerá de la cantidad que ingiera, y un vaso de leche tiene más lactosa que un snack u otros productos que contengan o sean derivados de la leche, así que lo comí y no tuve efectos secundarios.

La variedad de palomitas está mucho más rica para nuestro gusto, aunque ambas son fantásticas, el chocolate está muy rico y al menos ahora en invierno no se te deshace en la mano cuando lo coges.

Un snack muy goloso y muy rico, pero cuidado con ofrecérselos a los niños de manera habitual, deben ser consumidos con mucha moderación (1 bolsa >500 kcal!!!), tanto por las grasas malas como por los azúcares. Un bizcocho o dulce casero siempre será más sano.


-----



¿Por qué las cosas más ricas son las que tienen las grasas más guarris? ¿No estarían igual de buenos los bombones si llevasen aceites vegetales de los buenos? Posiblemente no, y es por eso que debemos tomarnos estos alimentos como algo excepcional para celebrar una ocasión especial como, en este caso, San Valentín. Lo malo es si eres tan positivo que crees que siempre hay algo que celebrar, ¿no? jejejeje.

Confieso que estos bombones no llegaron al día de San Valentín, y confieso que Alberto ponía una cara de vicio indescriptible cuando los comía. Me reí un montón. Generalmente no os transcribo la descripción de los productos, pero esta vez creo que sí vale la pena: "Déjate seducir por Lindor, un bombón de chocolate con leche con un relleno cremoso que se funde en el paladar. Cuando rompes la delicada cobertura de chcolate de Lindor, su corazón irresistiblemente cremoso se funde lentamente. Una receta única que esconde una doble textura que te hará fundirte de placer."

... Pues es verdad. El relleno cremoso parece hasta más frío que la cobertura del bombón. Tiene un sabor extremadamente suave y está tan rico que me olvidé por completo de hacer una foto a medio bombón para que lo pudiérais ver.


Ya habíamos recibido bombones Lindor-Lindt en otra caja de Degustabox, pero esta variedad creo que es la que más nos ha gustado.


-----



Sufrimos un boom con este tipo de vasitos de fideos, y aunque te sacan de un apuro sé de gente que los toma demasiado a menudo. Como siempre, qué os voy a decir, que tienen muchas grasas de las malas. En este tipo de recetas creo que se podrían obviar las grasas hidrogenadas, y usar grasas más saludables. 

Tienen un sabor medianamente decente (recuerdo haber probado una marca que no me gustó nada, pero éstos los he podido comer enteros, incluido el caldito), la variedad que más me ha gustado es la de pollo, y las de ternera y curry más o menos, aunque la de curry no me gusta al primer bocado, y deben pasar unos cuantos bocados para habituarme al sabor y cogerle el gustillo.
Igualmente, en todos quedan algunos restos de polvos en el fondo del envase.

Un punto que me gusta: las hierbas y verduras deshidratadas vienen en un sobre aparte, y la verdad es que dan un sabor ciertamente especialito, así que podemos elegir no echarlas o echar solo una parte. En la primera variedad que probé eché el sobre entero, pero en las otras eché menos, y me gustó más.

Un punto que no me gusta: Es fácil de hacer pero a la vez debes ensuciar otro recipiente para calentar el agua. Me gustaría que se pudiera hacer hervir el agua en el mismo recipiente, aunque creo que no debe ser demasiado fácil, ya que si no ya lo habrían hecho así. Eso sí: podrían indicar en el envase qué cantidad de agua se necesita hervir, para no pasarte calentándola, que la sobrante la acabas tirando y el agua es agua y tampoco se debe desperdiciar. Para quien lo quiera saber, son aproximadamente 200 ml. de agua los que se necesitan para cada envase.

Para sacar de un apuro me parece buena opción, aunque hay algunas otras variedades de fideos que son menos calóricos y tienen menos grasas de las malas.
Por favor: hacednos un favor y comenzad a hacer comidas preparadas con menos grasas hidrogenadas y algo menos de sal, ¡seguro que ganáis aún más adeptos!


-----


Foto de Anyol blog (olvidé hacer la foto de los dos sobres)

Costillas a la barbacoa (horno)


Compramos 1 kg de costillas de cerdo ya troceadas, y las cocinamos tal como indica en el envase: meterlas en la bolsa para horno, echar el sobre con el condimento y cocinar en el horno a 200ºC durante 1 hora. 

Salen con mucha salsa, que invita a mojar pan... pero la salsa es muy aceitosa y acaba resultando pesada, así que al final de la comida queda salsa en el plato que acabaremos tirando. Mirando los ingredientes, veo que las grasas añadidas (grasa de palma y aceite de girasol) están de los últimos ingredientes de la lista, así que llevan poca cantidad. Imagino que parte de la grasa de la salsa, pues, es la que sueltan las propias costillas, así que quizá cabría preguntarse si realmente hace falta añadirle algo de grasa al propio preparado (se podría experimentar probando a cocinar con el mismo preparado una carne que fuera muy magra, a ver qué tal saldría la salsa). 


Las costillas tienen buen sabor, aunque me las imaginaba con un aliño más pegajoso y no tan líquido (más similar a los costillares que cocinan en restaurantes de comida americana).

Están buenas, y te das un gustito. Su composición es medianamente decente, aunque al añadirle las costillas incrementamos mucho el contenido de grasa, y el contenido en sal sí que es bastante alto.


Pechugas de pollo con tomate a la provenzal (sartén)


Ya he probado otras variedades de Jugoso a la sartén en otras cajas de Degustabox. Igual que indiqué en su momento, el resultado es muy bueno, ya que el pollo queda muy jugoso y especiado, aunque no me gusta que lleve grasas hidrogenadas. Me sirvió de idea para cocinar mis propias pechugas jugosas y ligeras (sin grasas malas), y la verdad es que las hago muchas veces así, con las especias que me apetezcan en cada momento.


Entiendo que quizá sea complicado poder "pegar" las especias al papel utilizando un aceite habitual en formato líquido, pero desconozco si hay posibilidad de usar un aceite que no se licúe sin tratarse de las temidas que tan odiadas por mí grasas hidrogenadas. Espero que Nestlé esté trabajando en ello y pronto nos traiga ideas tan fantásticas como ésta y que a la vez cuiden de nuestra salud. Seguro que lo conseguiréis, no lo pongo en duda.


Me gusta más la variedad a las finas hierbas, aunque ésta también está bien, pero para mi gusto todas pecan de quedar demasiado saladas, pese a que, como veis, cocino una pechuga bastante gordita para que no quede tan salada. A Alberto le ha gustado menos y también prefiere la variedad a las finas hierbas.


-----



Hubo una temporada hace años en la que me aficioné a los Chocapic, y además tenían que ser Chocapic y no valían de ninguna otra marca (y no hablo de marcas blancas únicamente, sino de otras marcas conocidas, con cereales similares). No... es que si no son Chocapic no son lo mismo.

Además, los Chocapic son de esos cereales que te los puedes comer en seco, como snack, sin tomarlos con la leche (cosa que otros tipos de cereales de desayuno no te dan ese pie). Eso es malo, sí, porque te los tomas como postre o picoteo mientras ves la tele y acabas consumiendo más de los que deberías, pero por otra parte te da más juego saber que tienes algo dulce que picar en casa.


Estas bolsitas nos las comimos así, de picoteo en seco. El sabor a chocolate es fantástico, cómo no, es de Nestlé, y el gusto a avellana es muy rico también.

Cabe decir que cada bolsita de 30 gr. equivale a una ración de cereales (en los envases de todas las variedades de cereales indica que esos 30 gr. son los que debemos comer cada día), y yo, la verdad, si como "sólo" esta cantidad con la leche por la mañana, tengo hambre antes de salir de casa... jijijiji...

Puede que compre algún día de nuevo Chocapic, de esta variedad con avellana o de la variedad normal, que hacía mucho que no los tomaba y ahora me apetecen después de haberlos probado.



Y aquí está la reseña de todos los productos de este mes. Si tengo que elegir el producto que más me ha gustado, esta vez han sido los bombones. También las espirales de Gallo y Maggi jugoso a la sartén, aunque las hamburguesas de atún Isabel también me han sorprendido para bien. Los que menos, el refresco Laimon Fresh y las patatas de Soria natural, que me las esperaba mucho mejores.
La verdad es que ha sido una caja muy completa y con muchas cosas a comentar. Me encantan las cajas así de completitas y que me dan para soltaros el rollo!! Por cierto... ¿alguien me lee de cabo a rabo? jajajaja...



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).

martes, 10 de febrero de 2015

Receta exprés: Lemon curd

Me encanta el limón, y desde que empecé a interesarme por el mundo de la cocina y chafardear en internet tenía ganas de hacer lemon curd. Nunca me había puesto con ello, pero hoy he pasado por el blog de Cristina, Kanela y limón, que por cierto, ha sido mamá hace poquito y desde aquí le mando muuuuuuuuchas felicidades, y al ver esta receta tan rápida, no podía dejar de hacerla...

Tardo más en redactar la entrada que lo que he tardado en hacerla, ya que además me he ahorrado el paso de exprimir los limones, Solimón me ha ayudado en esa tarea... jejejeje.


INGREDIENTES
-80 ml. de zumo de limón (yo Solimón)
-125 gr. de azúcar
-15 gr. de maizena
-3 huevos tamaño M
-30 g. de mantequilla
-1 pizca de sal

 
La cantidad que sale es mayor, pero he utilizado una parte para
hacer yogures. Esto será aprox. 1/4 parte del total

PREPARACIÓN
-Batir los huevos en un bol apto para microondas.
-Aparte, diluir la maizena tamizada en el zumo de limón y agregar a los huevos, junto con el resto de ingredientes (excepto la mantequilla).
-Llevar al microondas durante 2 minutos. Remover y comprobar el espesor de la crema.
-Llevar al microondas por otro minuto y remover de nuevo. Si todavía no se ha convertido todo ello en crema, llevar al microondas otro minuto más (a mí no me hizo falta).
-Añadir la mantequilla, remover hasta que se disuelva y se integre. Dejar enfriar y servir.


NOTAS
-Ideal para rellenar un bizcocho, añadir al yogur, en una tostada como si fuera mermelada, o sola a cucharadas....... ¡es fantástica!
-Aguanta una semana en la nevera, mejor en envase de cristal con tapa que cierre bien.
-Si vuestro microondas es muy potente, mejor que reduzcáis los tiempos para ir comprobando poco a poco, no pasa nada por interrumpir la cocción varias veces, y si os pasáis quedará dura en vez de textura de crema.
-Si queréis hacer menos cantidad, recordad que también hará falta reducir el tiempo de microondas.



Y aquí se están haciendo los yogures, ¡os los enseñaré próximamente!



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de Solimón para probarlo y reseñarlo).

martes, 3 de febrero de 2015

Ajopere 2.0

Desde el día que descubrí el ajopere (hace unos 5 años) casi siempre tengo en casa. Ya puse la receta por aquel entonces, pero de tantas veces que lo he hecho, lo he ido modificando y ahora la preparación es ligeramente diferente a la de entonces. Para los usos que le doy me gusta infinitamente más ahora, además que aguanta mucho más tiempo sin estropearse.

Espero que os guste el paso a paso, y que os animéis a tenerlo en casa. Lo usaréis mucho más de lo que os podéis llegar a imaginar.


INGREDIENTES
-Ajos
-Perejil fresco (yo lo compro fresco y lo congelo para irlo usando a conveniencia).
-Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN

-Pelar los ajos y quitarles el gérmen interior. Así no repetirá.


-Echarlos en el vaso de nuestra picadora.


-Picar al gusto (podemos dejarlo más o menos grandes, dependiendo de cómo prefiramos usarlo).


-Echar el ajo picado en un bote de cristal.


-Añadir el perejil fresco, también picado (no recomiendo pasarlo por la picadora, no hace falta y queda menos deshecho picado a mano).


-Rellenar el bote con un buen aceite de oliva virgen extra, cerrar y guardar en el frigorífico.


NOTAS
-El aceite se solidificará en la nevera, con los elementos sólidos en la parte de abajo del bote. Así, cuando lo queramos usar, tendremos que meter la cuchara hasta el fondo del envase, y así recoger también ajo y perejil, aunque también podemos optar por coger sólo aceite de la capa superior, y éste tendrá el gusto del ajo pero no tendrá tropezones.
-Picando el ajo en vez de batiendo el ajo y el perejil junto al aceite, el ajopere durará mucho más sin estropearse. De hecho, a mí así nunca se me ha estropeado (siempre guardado en la nevera, claro está).
-Es posible que a algunos de vosotros se os estropeen las cabezas de ajo y cuando queráis usar alguno os encontréis que no tenéis o que lo tenéis que tirar. Con el ajopere, podéis comprar en la frutería sólo una cabeza de ajo, picarla entera en el ajopere, y no volver a comprar hasta que se os gaste. Es que el ajo generalmente se usa junto al aceite, así que es como hacer una "semiconserva" de ajo, para usar al gusto.
-Se acabó la pereza de pelar y picar un ajo cada vez que la receta lo requiera, así sólo tendremos que meter la cuchara en el bote.
-Se recomienda meter una cuchara completamente limpia en el bote. Si seguimos usando esa cuchara para cocinar y queremos añadir algo más de ajopere, cogeremos una cuchara nueva, para no contaminarlo.
-Si queremos usar el ajopere para adornar un plato, sí que necesitaremos usar la primera versión de ajopere, en el que todo va batido, pero al ajopere 2.0 le doy muchos más usos que al otro.

USOS
-Para hacer allioli.
-Convertir mahonesa industrial en allioli (añadiendo ajopere a la mahonesa, y remover bien para integrar los ingredientes).
-Para cualquier sofrito que pida algún diente de ajo.
-Para saltear o rehogar unas verduritas, después de cocidas. Genial si se añade también pimentón ahumado de La Vera.
-Para conservar en aceite los boquerones en vinagre.
-Para aliñar una ensalada de tomates o escarola.
-Para darle un toque a la carne o pescados a la plancha. (echar un poco por encima cuando esté casi hecha, y darle vuelta y vuelta en la sartén, ya que si la añadimos en el momento que empezamos a hacer la carne, el ajo se nos requemará demasiado).
-Para hacer una salsa picante (añadiendo guindilla y sofriendo). Ideal para pasta al agliolio.
-Una cucharada encima de una rebanada de pan medio duro, y al horno, para hacer un delicioso pan de ajo.
-Saltear champiñones.
-Para patatas asadas al horno o al micro.

sábado, 31 de enero de 2015

Brochetas de pollo y piña con arroz basmati

Hace un tiempo que hice esta receta. Me apetecía una comida ligera y fácil de preparar. La verdad es que acerté y desde entonces hacemos varias veces el arroz así. Con un ligero toque lo podemos convertir en especial... a ver si os gusta.


Además, aproveché para darle una segunda oportunidad a la salsa Hellmann's de curry y mango que recibí con este pack de Degustabox, y que en un principio no me había gustado.
Con el arroz y el pollo sí que me va, aunque se puede tomar tal cual, solo, o con una salsa rosa o alguna suavita, que no sea muy pesada, y preferentemente fresquita.



INGREDIENTES
-Pechuga de pollo
-Tomates cherry
-Piña natural (la enlatada creo que tiene poca consistencia como para aguantar hacerla brochetas)
-Arroz basmati
-Zumo de piña
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal
-Eneldo



PREPARACIÓN
-Lavar la cantidad de arroz que vayamos a cocinar (80-100 gr. por persona), para quitar el exceso de almidón. Poner a escurrir mientras montamos las brochetas.
-Trocear la pechuga de pollo en dados grandecitos que se puedan ensartar en palos de brocheta. Salar al gusto.
-Trocear de tamaño similar la piña. Lavar los tomates cherry.
-Montar las brochetas alternando cada uno de los tres ingredientes: piña, pollo, cherry, unas 3 veces cada uno (como en la foto).
-Colocar las brochetas en una plancha con un chorrito de aceite para que empiecen a cocinarse. Como el pollo está cortado grueso y hay poca superficie en contacto con la plancha, necesitará un buen rato para hacerse, mientras cocinamos el arroz. Les iremos dando la vuelta para que se cocinen por todos lados por igual.
-En la cazuelita donde vayamos a cocinar el arroz, echar una cucharada de aceite de oliva virgen extra, calentar brevemente y echar la cantidad de arroz que vayamos a cocinar, según el número de comensales (80-100 gr. por persona). Saltear el arroz hasta que se dore suavemente, y así sellarlo más para que no suelte almidón.
-Añadir a continuación la cantidad de líquido para cocción que indique el paquete pero sustituyendo la mitad de este líquido por zumo de piña. Salar al gusto, teniendo en cuenta que el zumo le dará un gusto dulzón.
-Cocinar a fuego medio procurando no remover, ya que al remover el arroz éste no queda suelto.
-Cuando el arroz se haya hecho, las brochetas también estarán listas.
-Servir una cama de arroz, encima las brochetas, unos chorros de salsa Hellmann's de curry y mango y espolvorear un poco de eneldo por encima.



NOTAS
-Sustituir parte del agua de cocción del arroz por algún zumo, o agua de coco le da un aroma y sabor especial, así que es una manera fácil de darle un toque diferente cada día.
-Hay que asegurarse que los trozos de piña y pollo tienen la forma más cuadrada posible, y del tamaño similar a los tomates que le añadiremos, para que haya el máximo de superficie en contacto con la plancha y así se cocine mejor.
-Yo no suelo lavar el arroz. Sofreírlo también ayuda al sellado del grano, suelta menos almidón y así queda sueltecito.
-Si tienes un invitado sorpresa y apenas nada en la nevera, le puedes sorprender presentando un arroz blanco con pollo de esta manera. ¡Seguro que a todos les encanta!


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de Casa Matachín para probarla y reseñarla).


He presentado mi tarta de queso salada al concurso de El especialista. Si te gusta, puedes votarme a diario AQUÍ, ¡si consigo el premio haré un sorteo en el blog!

jueves, 22 de enero de 2015

Receta exprés: Pochas con borraja y choricito

A veces he tenido ganas de poner recetas de esas rápidas que hago simplemente dándole un toque a algo que ya viene en bote, muchas veces de cositas de Degustabox, pero generalmente las he ido poniendo en la entrada en la que presento todos los productos que vienen en la caja.

Pero hoy me he acordado del fantástico Falsarius Chef, que hacía tiempo que no visitaba su web, y he pensado que esta receta exprés le podía ser de utilidad a alguien, porque son del estilo de las de Falsarius, así que me he animado a crear un apartado para este tipo de recetas exprés... ¡espero ir poniendo entradas exprés a menudo y que os gusten!


El resultado ha sido muy bueno, ¡como hecho en casa de principio a fin!


INGREDIENTES
-1 bote de pochas de Navarra con borraja Gvtarra (560 gr. peso neto)
-1 cebolla
-1 cucharada de ajopere
-1/2 vasito de vino blanco
-1 trozo de chorizo sarta curado (yo de Guijuelo)
-1 cucharadita de pimentón ahumado
-Agua
-Sal



PREPARACIÓN
-Picar la cebolla finamente y pocharla en una cazuela con la cucharada de ajopere (si no tenemos ajopere, saltearemos un diente de ajo bien picadito en una cucharada de aceite de oliva y seguidamente añadimos la cebolla picada).
-Cuando la cebolla esté casi hecha, añadir la cucharadita de pimentón ahumado, sal al  gusto y 1/2 vasito de vino blanco. Subir el fuego para que evapore el alcohol.
-Mientras evapora el alcohol, trocear el chorizo en rodajas, meterlas en un bol apto para el microondas y cubrir con agua. Meter en el microondas 2-3 minutos.
-Una vez evaporado el alcohol y cocinado el chorizo, añadir el chorizo escurrido en la cazuela y el contenido del bote de pochas con borraja (no hace falta escurrir).
-Dejar que haga chup-chup mínimo 10 minutos a fuego lento, destapado para que sigan evaporando líquidos, y servir. Si lo dejamos más rato, el resultado será mejor, pues los sabores se mezclarán más.


NOTAS
-Hacemos el chorizo en el microondas para que no suelte toda su grasa en el guiso. Dependiendo del tipo de chorizo harán falta más o menos minutos de cocción. Si se trata de un chorizo fresco, necesitará más cocción y también soltará más grasa. Es importante escurrir el chorizo antes de echarlo al guiso. Si echamos el agua de cocción estaremos en las mismas, porque en este agua es donde está la grasa que queremos evitar añadir.
-Si no tenemos pimentón no pasa nada, pues el chorizo ya lleva y le aportará color.
-En la foto está todo lo cocinado, pero realmente este plato es muy grande, así que se puede repartir en 2 raciones, y acompañarlo de una ensalada verde completa, para estirar el menú para 2 comensales.



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de pochas con borrada de Gvtarra para probarla y reseñarla).

domingo, 18 de enero de 2015

Degustabox diciembre

¡Cómo me está costando la vuelta a la rutina! ¡Es bárbaro lo pronto que pierdes la costumbre de algo que llevas meses haciendo! Y es que esta vez ni siquiera echaba de menos la rutina por empezar a comer bien, porque he estado con un resfriado importante y los días que no han sido fiesta me he portado bastante bien (o eso creo, aunque la báscula, por si acaso, la guardé... jejejeje).

Cuando recibí la caja de diciembre de Degustabox recordé que el año pasado por estas fechas también venía miel en el paquete. "Jolín - pensé-... ¡parece que me espían por un agujerito y ven cuándo estoy resfriada para enviarme un botecito de miel!". ¡Y además zumo de limón! Pues ideal, porque así puedo tomar agua calentita con miel y limón, sin tener que exprimirlos.
Y bueno... también vienen muchos otros productos, que ahora los veréis, a ver qué os parecen.


Si todavía no sois fans de su página en Facebook os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Ya sabéis que cada caja tiene un precio de 14,99 € (gastos de envío incluidos), pero podéis adquirir la primera caja por 9,99 € si ponéis como código promocional 4U4NC.


Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

Aquí tenemos el lote al completo de este mes:


Y comenzamos, veréis que hay productos muy interesantes:



¡Qué chulada de envase! Sobrecitos monodosis de 12 ml. variados: 6 de aceite de oliva virgen extra, 2 de vinagre balsámico de Módena y 2 de vinagreta (AOVE+vinagre balsámico).
Ideales para llevar. El sobrecito es duro por la parte de atrás, y lo debes doblar, de manera que rompes la unión central que lleva y el producto cae por enmedio sin ensuciarte nunca las manos. Además, con sólo 2 dedos puedes rebañar todo el producto del envase:


El producto es de muy buena calidad, y el envasado es perfecto. Me parece ideal para llevarlo al trabajo o de excursión. Me ha parecido genial, aunque si sueles comer ensaladas muy a menudo en el trabajo, usarlo a diario saldría demasiado caro. Si ese es tu caso, mejor guardarlo para situaciones concretas en las que no quieras ir cargado con botellitas o sepas que no tendrás demasiadas comodidades y temas la posibilidad de mancharte.

Producto muy recomendable.

-----



Me han gustado mucho: buen sabor, pochas de buena calidad muy enteras y borraja muy tierna, sin hilos ni partes duras que debas sacarte de la boca.

Hay mucha gente a la que le cuesta mucho comer legumbres, no tanto porque no le gusten sino más bien porque les cuesta cocinarlas. Hay muchas legumbres ya cocidas, pero si viene la legumbre sola también requiere alguna preparación extra, con lo que siguen siendo poco atractivas para algunos consumidores. Para ellos son ideales estas mezclas de legumbre+verdura, que se pueden tomar tal cual. Yo igualmente, las adorné un poco para hacerlas más gustosas y atractivas. Pronto las veréis, a modo de receta exprés, inaugurando una nueva versión del blog de recetas rápidas que espero que os guste.

Si las tomas sin añadirles nada más, serán 1 ración muy completa. Si les añadimos alguna cosa sirven para 2 raciones de plato no muy grande, y podemos acompañarlas de una ensalada variada para tener el menú completo. 
Producto muy recomendable para tener en la despensa. 

-----

Solimón (1,05 €)


Yo soy muy limonera, me encanta para el pescado, y a veces le pongo muuuuuucho limón. Para ensalada por ejemplo, no, porque soy más vinagrera que limonera. 
Cuando me hago zumos de naranja o mandarina, también le suelo agregar el de medio limón, que también tiene mucha vitamina C y es ideal para evitar infecciones. 
Varias veces había comprado otros productos similares, para usarlos principalmente cuando me entra el pavor de que necesito limones y no tengo, pero su sabor no se parecía al de un limón recién exprimido. Nunca había comprado Solimón.

Lo primero que hice fue echarme unas gotas en una cuchara y probarlo tal cual. Es lo más parecido al limón exprimido que he probado, aunque sigue sin ser completamente igual. Esta vez sí que me servirá para sustituir el limón en casos que me haga falta, aunque no en todas las situaciones, ya que para echar por encima al pescado el limón natural sigue siendo infinitamente mejor. Para lo demás sí que lo usaré y sé que me resultará divino:
-Añadir a un zumo de naranja
-Hacer limonadas o simplemente saborizar el agua
-Tomarlo en agua con miel para la garganta
-Añadirlo a bizcochos
-Para macerar y adobar carnes o pescados
-Limpiar otros vegetales o hacer que éstos no se oscurezcan en la cocción


Aquí aliñé unas alcachofas y unos mejillones al natural con una mezcla de líquido de las alcachofas con Solimón, pimienta, pimentón, ketchup y un chorrito de miel Luna de Miel. ¡Muy rico!

Un buen producto, sobre todo para aquella gente que usa poco el limón y si los tiene naturales en casa se le acaban secando o estropeando.

-----



Unos fideos bajos en grasas y en calorías con miso, gambas y ajo. 
Hay que añadir agua hirviendo hasta la marca (pero por dios, ¡con estos envases siempre dudo dónde está la dichosa marca!), colocar la tapa encima para que repose 3-4 minutos, luego destapar y reposar otro minuto más antes de consumir. 
Otras veces que hemos recibido alimentos de fuera llevaban la etiqueta encima con toda la información en castellano. Esta vez no y eso no me ha gustado (puede haber quien tenga dificultades para entender las instrucciones y creo que legalmente debería llevar la etiqueta traducida).

Los cociné en el trabajo, así que no hice foto. Los fideos están buenos pero el condimento está demasiado fuerte para mi gusto. No le encontré sabor a gambas y el ajo y los picantes estaban demasiado presentes. Y por el nombre pensaba que llevaría miso, pero entre los ingredientes no lo he visto... qué raro...
Sinceramente, me comí los fideos pero intentando no "cazar" ninguna pizca de condimento. El líquido lo tiré.

No me ha gustado esta variedad. No dudo que alguna otra variedad sería de mi agrado, pero ésta me ha decepcionado. 
De todas formas, el tipo de envase está muy bien, quizá mejor que otros envases de cartón. Además, la tapa cierra perfectamente después de preparados, así que puedes prepararlo completamente en casa y llevártelo por ahí ya listo para abrir y comer (aunque los consumas a temperatura ambiente).

-----



Alguna vez ya os he explicado que antes no me gustaba la miel. Recuerdo las infusiones de tila con miel incorporada que tomaba mi hermana en épocas de exámenes, para controlar los nervios, y no soportaba el olor.
Tampoco soportaba tomar leche con miel, pero eso, después de muchos años, he descubierto que era por el pavor que le tenía a la leche (siempre que la tomaba me sentaba mal, hasta que decidí probar con la leche sin lactosa y se me abrió el cielo).
Así que la miel... ni olerla.
Luego llegó mi marido a mi vida, y en su casa son muy mieleros. Empecé a introducir la miel en mi alimentación, y le pillé el tranquillo. Sobre todo, después de eso, descubrí que las mieles suaves sí que me gustan, aunque no llegaré al extremo de tomarme un crêpe relleno de miel, pero sí es mi gran aliada sobre todo en situaciones como ahora, que estoy resfriada.


Ya he probado otras mieles y productos de Luna de Miel, y me parecen estupendos. Lo innovador esta vez es el pequeño envase de 100 gr., ideal para llevar y echarle un chorrito al café de la cafetería del trabajo, para endulzar un yogur o para gente que consume poca miel y no quiere comprar un envase grande que acabe estropeándose (aunque la miel tiene una caducidad bastante larga) o que le ocupe mucho en la despensa. El antigoteo es ideal para no ensuciar nada y dosificar la cantidad que queremos, ni más ni menos.

-----



Patatas muy ricas, con sabor a churrería. Muy crujientes, aunque no hemos llegado a notar excesiva diferencia entre las Supreme extra crujientes y las Caseras. Generalmente no tenemos un interés especial en las extra crujientes, pero como entre éstas no había tanta diferencia, nos han resultado perfectas las dos.


Un precio asequible, otras veces hemos recibido patatas de precios superiores que no eran necesariamente más buenas, aunque hemos encontrado algunas con los bordes un poco verdes o negruzcos. Calidad-precio muy bueno. Recomendables.

-----



Hace unos meses también recibimos otros sabores de Zumosol. Esta vez tocaba zumo de uva y el archiconocido melocotón y uva. Zumos 100% exprimidos, y nada más. No llevan ningún añadido ni son zumos concentrados a los que les han quitado el agua para luego añadírsela.

Por eso estos zumos había que tomarlos tal cual, para apreciar su sabor sin nada que los enmascarase. El de uva estaba divino y el de melocotón también, que lo tomó mi marido porque yo soy alérgica. Sobre todo él suele consumir zumos para el almuerzo en el trabajo, y éstos están mucho más buenos que los que compramos habitualmente de marca blanca.

Perfectos y recomendables, aunque a un precio muy superior a otros también de marcas. El envasado en botella es mucho más atractivo y fácil de tomar, pero no es tan fácil de almacenar como los bricks que tienen forma más regular.

-----



Sin duda el producto más sorprendente de la caja de este mes. ¿Agua de mar? pero...... ¿eso se puede consumir? Pues se ve que sí, y yo ni sabía que existía. Luego he visto que muchos profesionales y blogs ya habían hecho reseñas del producto, y le han otorgado ya varios premios gastronómicos.
Se trata de agua de mar, sometida a un proceso de filtración y esterilización para ser apta para el consumo. Indica que aporta todos los minerales y oligoelementos presentes en el mar y que nuestro cuerpo necesita y además realza el sabor de los alimentos con los que se usa.

¿Y cómo se usa? en la imagen de debajo te indican algunos de los usos, pero no todos, ya que en la página web te da muchas más ideas.
Depende del uso que se le quiera dar, se usará una u otra proporción de agua de mar mezclada o no con agua dulce:


Y viene en una bolsa que incorpora un grifo que podemos sacar por un lateral de la caja, tal como veis en la imagen.


Yo la he usado para lavar lechuga y cocinar patata hervida, por el momento. 
En la lechuga no encontré que absorbiera el sabor, y tuve que añadirle algo de sal después, aunque es verdad que sólo la limpié con la proporción 1mar+2dulce, y luego la centrifugué tanto que creo que no quedaron restos. Debería haber pulverizado un poco de agua de mar o haberla dejado un poco mojada. 
Las patatas quedaron fantásticas. La proporción no la seguí al pie de la letra 1mar+2dulce como decía en el papel, sino que eché un cuarto más de agua de mar. 
Lo usaré para otros alimentos, como pasta o arroz, y me parece muy buena idea usarla para preparar bebidas isotónicas, aunque no creo que vaya a llegar a darle este uso. Si me sigue resultando como con estas dos pruebas, quizá la gastaré antes de que me dé tiempo a experimentar con otras cosas más especiales.

No sé si después de gastarla la volveré a comprar, aunque me dé buenos resultados. 
He hecho un cálculo muy a groso modo, teniendo en cuenta las cantidades diarias recomendadas (CDR) de algunos minerales en relación a la cantidad que podría ser ingerida usando el agua de mar de manera habitual en la cocina, y considero que son unas cantidades mínimas, excepto en algunos en concreto como el magnesio. Quedaría saber si las CDR de estos minerales son fácilmente asimiladas a través de otros productos en la alimentación o si realmente el consumo de agua de mar es de gran ayuda para el consumo de algunos de ellos, a los que no llegásemos por la ingesta de otros alimentos, así que le he preguntado a un experto en biotecnología y alimentación si los minerales que nos pueda proporcionar serían destacables y se podría considerar que realmente nos está aportando un beneficio a la dieta:



J. M. Mulet (próximamente os explicaré por qué se me ocurrió preguntarle a él) primero me indicó que el agua de mar -sin tratar- no era apta para su consumo en crudo, pero luego especificó, como yo ya pensaba, que el aporte de minerales que nos proporcionaba el agua de mar tratada no sería destacable si ya seguimos una dieta completa y equilibrada, excepto si acaso, en el aporte de yodo.

Así pues, considero que los valores más destacables de este agua son:
-Intensificación de aromas y sabores de los alimentos
-Sustitución de la sal común por ésta, aportando un sabor más intenso con menos sodio
-En el caso de su uso para preparación de bebidas isotónicas se me ha ocurrido comparar con otras bebidas isotónicas del mercado, y tiene un buen aporte en relación a otras, aunque con muchísimo más sodio que en las bebidas preparadas (consumir un litro de bebida preparada con agua de mar aportaría 2,89 gr. de sodio, algo más de los 2,4 gr. de CDR recomendados) y magnesio (consumir un litro de bebida preparada con agua de mar aportaría 320 mg. de magnesio, algo más de los 300 mg. de CDR recomendados).

Para el uso en cocción, descongelación o aliño entiendo que sólo debemos valorar el matiz organoléptico que aporte a los platos, no el aporte de minerales.

Y hasta aquí mi humilde opinión, que en absoluto es de una experta ni en temas de nutrición ni de gastronomía, pero me encanta ir un poquito más allá...

-----



Barquillos ligeros, sin azúcares añadidos, rellenos de crema de vainilla. No se nota que no lleven azúcar, ni fructosa ni sacarosa, están muy logrados. A mí me gustan mucho los barquillos rellenos de nata o vainilla, mucho más que rellenos de chocolate, así que he disfrutado con ellos.
Lo que sí he encontrado que el paquete es algo grande (8 barquillos, 70 gramos en total) si se trata de 1 ración (consumes 143 kcal.). Deberían venir 6, creo yo, para tomarlos de una vez sin pasarte demasiado.

Buena opción para comprar de vez en cuando si quieres reducir tu consumo de azúcar.

-----



No soy muy amiga de las pasas, pero tengo que reconocer que han sido toda una sorpresa. El chocolate negro está muy bueno, y el interior blandito con uvas pasas sin hueso. Ideal para una sobremesa, o para acompañar el café.



Esta caja ha venido llena de productos innovadores, ya sea por el producto en sí o por el envasado. Los que más me han gustado han sido los sobrecitos monodosis de Maeva y el envase de Luna de miel. También las pochas Gvtarra me han sorprendido gratamente. El producto más polémico, sin duda, el agua de mar, que todavía me queda experimentar mucho con ella. El que menos me ha gustado, los noodles de Kent's Kitchen, porque me resultaban muy picantes.

¿Os vais a animar a probar alguno de estos productos?


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).