sábado, 25 de julio de 2015

Ensaladilla

Un día en el trabajo nos explicó una compañera sobre una chica que trabajó hace años en la empresa. La chica era rara, y llegó a dejarse de hablar con varias personas por una discusión sobre la ensaladilla. Hablando de cómo la hacía cada una, ella dijo que NO VALÍA la ensaladilla congelada, sino que había que picarlo todo a mano, y hacerlo con productos frescos... jajajaja.

El caso es que yo ensaladilla como tal la hago pocas veces. Sí que hago la verdura pequeña, en plan ensaladilla, y la tomo con aceite y un poquito de vinagre (vinagre forever!!!!), y si acaso algo de atún, pero generalmente no la hago pringada de mahonesa.

Hoy os explicaré cómo la hago yo, cuando la hago casera (con las verduras frescas), sobre todo por lo que respecta a la cocción al vapor de las verduras, y luego ya el resto será lo que queráis añadir a vuestro gusto.

 

 INGREDIENTES
-Judía verde plana (lo más tierna posible, preferiblemente variedad perona)
-Zanahoria
-Patata

Para acompañarla:
-Huevo cocido
-Variado de aceitunas y pepinillos
 

PREPARACIÓN
-Lavar la judía verde, quitarle las puntas y los laterales, para evitar encontrarnos hilillos. Yo lo hago con el pelador de patatas, que se hace mucho más rápido que si lo hacemos con cuchillo y se desperdicia menos producto. Luego, picarla pequeñita.
-Poner la olla rápida con el accesorio para el vapor, y colocar allí la judía verde. Cerrar la olla, y cuando coja presión, bajar el fuego un poco y contar unos 4-5 minutos. Dejar que despresurice sola.
-Mientras se cocina la judía verde, pelar y picar en cuadraditos la zanahoria y la patata. Como la zanahoria es más dura que la patata y le cuesta más cocinarla, recomiendo cortar la zanahoria más pequeña que la patata.
-Cuando la olla haya despresurizado, abrimos la tapa, y veremos que la judía verde todavía está un poco al dente, y así es como debe estar, ya que se acabará de hacer en el siguiente paso. Añadimos encima la patata y la zanahoria. 
-Volvemos a cerrar la olla y la ponemos al fuego. Cuando coja presión, bajar el fuego un poco y contar 2-3 minutos. Cuando acabe, dejar que despresurice sola.

-Ahora ya podemos salar la verdura y mezclarla con cuidado con el resto de ingredientes de nuestro agrado, o guardarla en la nevera para hacer la mezcla una vez esté fría... eso depende de cómo la queramos consumir.


 NOTAS
-Cocinar las verduras al vapor hace que se pierdan menos vitaminas, y además se cocinan más rápido.
-Los tiempos son aproximados, y se deben comprobar con nuestra propia olla. Lo importante aquí es la idea de que las verduras se cocinan en tiempos distintos, y si lo metemos todo a la vez la patata puede acabar deshaciéndose.
-Lo que más se tarda en hacer es la judía, seguido de la zanahoria y por último la patata. La diferencia entre la zanahoria y la patata no se aprecia tanto, así que las podemos cocinar a la vez si cortamos los dados de zanahoria más pequeños que los de patata.
-Si añadimos guisantes, generalmente congelados, que no es tan fácil encontrarlos frescos como el resto de ingredientes, si son grandes los añadiremos con las judías, y si son especialmente tiernos y pequeños los añadiremos cuando pongamos la patata y la zanahoria.
-El poco caldo que queda del agua de cocción en el fondo de la olla se puede salar ligeramente, añadir un chorrito de limón y beberlo calentito. Está riquísimo.
-Si añadimos también un chorrito de limón a la judía antes de cocinarla, también mantendrá más su color verde, si os gusta podéis probar.
-Salando la verdura al final del cocinado, podemos apartar una parte para quien no pueda comer con sal, o para dársela a un niño pequeño. Habrá quien no necesite añadirle sal si luego le pone mahonesa, o atún o aceitunas.
-Si nos lo vamos a llevar a la playa, recordemos no añadirle una mahonesa casera que tenga huevo (sí podremos ponerle lactonesa casera, si queremos). Yo prefiero añadirle salsa industrial. En este caso, la mahonesa Ligeresa con yogur (caja Degustabox de junio) tiene un sabor fantástico y le va muy bien.
-Si además de mahonesa ligera, le añadimos atún al natural, como éste de Naturfresh 0% MG (caja Degustabox de junio), que está la mar de gustoso pese a no llevar aceite, nos damos un capricho sin que realmente tengamos por qué sentirnos demasiado culpables por el exceso de calorías.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras de Ligeresa y Naturfresh para probarlas y reseñarlas).

2 comentarios:

  1. Que rica se ve con las verduras cocidas por ti, mejor que las que se compran ya preparadas. La verdad que el mundo de la ensaladilla rusa es infinito y cada uno la hace a su manera. Tu manera se ve estupenda!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la ensaladilla rusa, y en verano comería cada día. De hecho el sábado con mi padre comimos, ya que ni a mi santo ni al speedy les gusta.
    La tuya la verdad es que tiene buena pinta.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en mi blog. Leo todos los comentarios pero por falta de tiempo sólo contesto aquellos en los que se me hace una pregunta o sugerencia explícitamente.
Comentarios de Anónimos no están permitidos para evitar el spam. Disculpad las molestias.