lunes, 3 de agosto de 2015

Solomillo a la sal

No me llevo del todo bien con la cocina a la sal, y es que no le suelo encontrar el punto a la carne y me suele quedar excesivamente hecha y por tanto algo seca. Esta vez la hice muy al punto, y la verdad es que queda fantásticamente jugosa. Yo... que hace pocos años no quería ver nada de carne roja, ahora acepto y me gusta más la carne un pelín poco hecha, siempre que hablemos de carne roja o de cerdo, ya que las otras cosas (aves, pescados -excepto algunas excepciones-) me dan bastante asquete si no están bien hechos).

Y aprovecho para enseñaros en esta receta la Sal Costa Alta Cocina que recibí con la caja Degustabox de noviembre, y estaba aquí la receta esperando que llegase su turno para ver la luz...


INGREDIENTES
-Solomillos de cerdo (1 cada 2 personas)
-Sal gorda para cocinar (yo usé Sal Costa Alta Cocina)

Para la salsa
-Aceite de oliva virgen extra
-Cebolla
-Vino dulce Pedro Ximénez
-Uvas pasas
-Piñones



PREPARACIÓN
-Precalentar el horno a 220°C, calor arriba y abajo.
-En una fuente apta para horno, colocar una capa de sal para cocinar, colocar encima los solomillos de cerdo limpios de grasa y partes blancas que lo puedan afear y espolvoreados con hierbas a nuestro gusto, cubrir completamente con sal, y mojarla salpicándola de un buen vino blanco.
-Meter la bandeja en el horno durante 15 minutos. Sacar del horno y romper la capa de sal, para dejar los solomillos limpios.
-Reservar el solomillo cortado en trozos de 1-2 dedos de grosor.


Para la salsa
-En una sartén, echar aceite de oliva, y saltear unas pasas y piñones.
-Añádir cebolla muuuuuy picadita en la sartén y pocharla.
-Cuando esté transparente, añadir un vasito de Pedro Ximénez y seguir pochando hasta que se evapore el alcohol.
-Rectificar de sal ligeramente, teniendo en cuenta que el solomillo puede tener restos de sal y es atractivo el contraste dulce-salado.
-Dejar que reduzca hasta que tenga el espesor deseado.

-Servir el solomillo acompañado de la salsa y una ensalada, arroz o patatas asadas al gusto.


NOTAS
-Si no rompemos la capa de sal después de sacar la bandeja del horno, el solomillo se continuará cocinando con el calor residual de la sal y podría cocinarse en exceso y quedar seco.
-Hay quien pasa primero los solomillos por la sartén a fuego fuerte, con el fin de sellarlo y que no se escapen los jugos, yo no lo he hecho así, pero probaré a la próxima, no me parece mala idea.
-Mejor quedarnos cortos con el horneado que no pasarnos, si luego lo consideramos demasiado crudo, podemos pasarlo por la sartén o calentarlo en el microondas para que se cocine un poco más. Si ya está pasado no tendrá solución.



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de sal Costa Alta Cocina para probarla y reseñarla).

1 comentario:

  1. Se ve muy apetitoso y rico, los asados a la sal me encantan! Soy muy sanos y sabrosos

    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en mi blog. Leo todos los comentarios pero por falta de tiempo sólo contesto aquellos en los que se me hace una pregunta o sugerencia explícitamente.
Comentarios de Anónimos no están permitidos para evitar el spam. Disculpad las molestias.