jueves, 17 de abril de 2014

Degustabox marzo

Hay quien dice que ser bibliotecaria debe ser un trabajo tranquilo, pero no... En el momento en el que hay sistemas informáticos por medio, las cosas se complican, ya no en el uso del día a día, en que resultan de lo más cómodo, sino más bien en la parametrización previa antes de implantarlos. Y en eso estamos, así que he estado (y estaré después de esta semanita de vacaciones) muy ajetreada con varios proyectos que se implantarán antes del verano, y otros que verán la luz pocos meses después :-)
Por eso, cuando llegaba a casa, no tenía ganas ni de cocinar apenas, ni de fotografiar lo cocinado, ni de ponerme de nuevo delante del ordenador... 

Espero esta semana coger fuerzas de nuevo, desestresarme y dejar en estos días al menos un par de recetas programadas para darme tregua un poquito.

Hoy de nuevo toca presentaros más productos que he recibido con el pack Degustabox del mes de marzo. La verdad es que me va de perlas cuando vienen productos ya preparados, de estos de calentar y listo, porque así, al llegar a casa, he podido descansar más. 
Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

La verdad es que dudo que a estas alturas no los conozcáis. Acaban de cumplir un añito pero han sabido darse a conocer y estoy segura que tendrán muchos años de éxitos por delante, porque hacen las cosas muy bien, y eso ¡se nota!. Si todavía no sois fans de su página en Facebook os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Además, si al registraros ponéis el código promocional  J9G3U, obtendréis la caja por el precio final de 9,99€ (envío incluido), en vez de 14,99€. ¡Una oferta fantástica!

Estos son los productos que venían en la caja de este mes y, como siempre, hemos quedado muy satisfechos. Me ha encantado ese toque "light" que tenían los productos en su conjunto, comparado con otros meses en que nos iban a salir las grasas y calorías por las orejas... jejeje... ¡si es que piensan en nuestra operación bikini y todo!:



Y aquí los productos... uno a uno:

Tortas de aceite Inés Rosales sin azúcar (2 €)


En casa nos apasionan las tortas de aceite. Normalmente no somos capaces de parar de comerlas hasta acabar con el paquete. Son tan ligeras, nada empalagosas y con ese sabor tannnnn rico que nos resulta imposible.
Las de Inés Rosales son las originales de toda la vida, y no dudábamos que nos gustaría mucho esta variedad sin azúcar, y con harina integral. La verdad es que no nos equivocamos en absoluto, nos han gustado mucho (aunque las originales con azúcar están aún mejor). La receta está muy conseguida y cuidada, como las originales.
Las recomiendo 100% a aquellas personas diabéticas o que deben limitar su consumo de azúcar, aunque ya sabemos que la harina también son hidratos que nos pueden hacer subir los niveles de glucosa en la sangre.
La harina integral las hace más sanotas y una buena fuente de fibra, así que nos podemos tomar un par (o 3, o 4, jejeje) sin tener demasiados remordimientos.


-----

Endulsana Susarón (3,25 €)

Me recordó inmediatamente al sirope de ágave, al cual me aficioné cuando me enviaron una muestra para valorarla en el blog.



Si queremos un buen sustituto del azúcar, sin llegar al uso de edulcorantes artificiales, que son demasiado químicos y por tanto no son lo más recomendable para la salud, podemos echar mano de endulzantes naturales como éste, que está hecho a base de frutas (algarroba, manzana y uva). En su folleto indica que es mejor que el sirope de ágave porque su proceso de elaboración es más natural, y las propiedades son bastante similares, principalmente un índice glucémico muy bajo y un uso ilimitado, tanto en frío como en caliente, como para cocinar.


Tiene un 25% menos de calorías que el azúcar común, bastante similar al sirope de ágave. Al probarlo también me ha resultado parecido, aunque es de color más claro.
Tiene un dulzor muy agradable, sin ese toque amargo del final que tienen los edulcorantes artificiales, y su formato en sirope es ideal para tomarlo en frío, para mi gusto: endulzar un yogur, echar por encima a una tostada o bizcocho...
Muy recomendable.


-----

Tampico Citrus Punch (1,59 €/botella de 1,5 l.)


Bebida sin gas ni azúcar con un 9% de zumo (naranja, mandarina y lima limón). Similar a otras del estilo que hay en el mercado, que se venden refrigeradas, aunque éstas sí llevan azúcar. Tiene una textura consistente (un poco más espesa que el agua o que los refrescos habituales con gas). Hay que tomarlo bien frío.
Lo probamos recién llegados de una caminata a paso vigoroso al sol, y nos gustó mucho en el primer momento, pero los siguientes sorbos dejaban un regusto que no nos gustó, como de químico, o medicamento. Por eso no lo recomendaríamos.


-----

Té verde con jengibre y naranja Pompadour (2,15 €)


Soy gran aficionada a las infusiones, aunque hace tiempo que no las tomo, porque cuando estuve resfriada tomé tantas que les cogí un poquito de manía.
Probé ésta una tarde que no me había sentado demasiado bien la comida, me sentía como empachada/asqueada, y dicen que el jengibre va bien para las malas digestiones y las náuseas, así que era el momento ideal, aunque lo de la naranja no me hacía demasiada ilusión...
Me gustó mucho su sabor. La endulcé poquito, pero aún así creo que con menos dulzor habría estado mejor, imagino que la naranja ya le da el toque dulce necesario. Además, me calmó la barriga, que era lo que en aquel momento más me interesaba.
Un acierto esta infusión, y eso que no pensaba que me fuera a gustar.

-----

Garbanzos con espinacas Litoral y Lentejas con verduras (1,49 €/ud.)


No puedo mostrar foto, porque me los llevé al trabajo, y allí no pude hacer foto. Claro está que para calentarlos en el microondas hay que echarlos en un recipiente apto para micro, así que yo los puse en un tupper de cristal, como los que acostumbro a llevar a diario.

Primero probé las lentejas con verduras. Me resultó un poco raro que las lentejas llevasen tantas verduras, ya que algunas no son las típicas que se suelen echar, por ejemplo los guisantes (que había, para mi gusto, demasiados), la berenjena o el calabacín. También me resultó raro que el olor de la lata al abrirla era muy similar a las típicas ensaladas de verduras con atún para consumir así tal cual, directamente de la lata. Es decir, el olor y textura de las verduras era el "típico" de las verduras enlatadas, así que el sabor a casero se perdía.

Los garbanzos me gustaron más. Quizá por tener menos ingredientes, el sabor era más similar al casero, aunque los encontré un pelín insípidos. Parecía que les faltaba un poco de pimentón o algo así y también un poco menos de caldo. Los garbanzos no soltaban la piel ni quedaron duros (eso sí, después de calentarlos 4 minutos y luego dejarlos atemperar un poco para poderlos consumir).

En ambos casos el sabor era bueno, los garbanzos un sabor más cercano a lo casero que las lentejas, pero ambos con demasiado líquido que, si lo llego a saber, les quito una buena cantidad antes de calentarlos. 
La composición nutricional es bastante buena, porque no llevan grasas animales añadidas, así que no están mal como opción si seguimos una dieta equilibrada y queremos vigilar el consumo de grasas.
Para tener en la despensa para cubrir la ración de legumbres semanal sin esfuerzo puede ser una buena opción los garbanzos. 

-----

Mayonesa Ligera Ybarra y Mayonesa Ligeroliva Ybarra (2,98 €/ud.)


Reconozco que la mayonesa en bote me encanta. Procuro no tener en casa porque sé lo que pasa, que una empieza a tirar de ella y no se acuerda de las calorías... jejeje. Automáticamente, al ver los botes, pensé en probarla con unos espárragos y además, cuando fui a la compra, me traje unos langostinos cocidos de esos grandotes, que tanto me gusta también comerlos con mayonesa o salsa rosa. 


Cuando tuve peladas las gambas y los espárragos bien escurridos de su jugo, hice la cata con ambas variedades de mayonesa, para ver con cuál me decidía a tomarlo. Me gustó más la variedad con aceite de oliva, pues tiene un sabor más casero. La otra, como la gran mayoría de mayonesas de bote, tiene ese toque ácido como a limón o vinagre.
Igualmente, el sabor de ambas es muy bueno, son muy consistentes y van divinamente con cualquier plato frío... o también para acompañar alguna carne de esas a las que les queremos añadir un poco de gracia. 
También para hacer salsas tipo salsa rosa (mezclando a saco mayonesa con ketchup) o una que me gusta aún más, que es mezclando mayonesa con mostaza... ummmmmm!!!!


Para tener en la despensa, ya que el precio es el mismo para las dos, y las calorías son bastante similares, elijo sin duda la variedad Ligeroliva.

-----

Cañitas de fuet y de chorizo Espuña (1,29 €/ud.)


Están proliferando mucho este tipo de snacks en formato "mini" para la merienda o como tentempié. Yo que soy más de salado que de dulce las considero una buena opción, ya que para los que preferimos los snacks salados como yo la única opción que había hasta hace poco eran las patatas fritas y demás aperitivos similares...
Aunque sea un embutido del que no debemos abusar casi prefiero que un hijo mío me pidiera esto a la salida del cole que no cualquier alternativa de bollería industrial. Si el crío sale comilón, se le añade un bollito de pan y listos... 
De las dos variedades, esta vez prefiero el fuet, aunque de otras marcas que he probado me han gustado más las cañitas de chorizo, quizá porque esta vez las cañitas estaban poco curadas, y el chorizo pierde parte de su gracia si está demasiado blandito.
No me ha gustado que a medida que los iba comiendo se me quedaban trozos duros entre los dientes, en ambas variedades, y eso resulta un poco incómodo.

-----

Galletas Fibretten (2,95 €)


No había oído hablar de estas galletas nunca. Me encantó el formato y la presentación, en 2 bandejitas envueltas individualmente, aunque también estaría bien si estuvieran separadas en más paquetitos, ya que al ser unas galletas duras, con mucho salvado y fibras, no te comes un paquete de una sola vez, y puedes correr el riesgo de que las que te sobren se acaben reblandeciendo.


En la cata, el primer bocado no es demasiado fantástico, pero el sabor residual que te deja en la boca te invita a seguir comiendo, y a medida que vas comiendo una y otra galleta van gustando más.
Yo no soy muy amiga de las pasas en las galletas, pero en este caso están bastante troceadas y se dejan comer bastante bien. Con 4 o 5 ya estás bien satisfecho, pues llenan bastante.
Cada 2 galletitas son casi 100 kcal., así que si queremos tomar un tentempié controlando las calorías, con 2 o 3 ya podemos decir basta.
Al no llevar azúcar (en su lugar llevan maltitol) nos ahorramos algunas calorías, y como llevan varios copos de cereales y salvados tenemos un buen aporte de fibra para nuestra dieta.


Han sido un buen descubrimiento, me gustan este tipo de galletas porque nos ayudan a cuidarnos.

-----

Paté de ibérico al pimentón con aceite de oliva virgen extra La Chinata (2,50 €)


Es el único producto que todavía no he probado. Estoy esperando a tener invitados en casa, para combinarlo en algún canapé o tostadita con una cebollita caramelizada o similar.
Soy una fan incondicional de los pimentones La Chinata (la verdad es que no he probado ningún pimentón ahumado como el suyo), así que no me cabe duda: este paté me gustará sí o sí.



Mis productos preferidos de este mes son las tortas de aceite de Inés Rosales, el endulzante Endulsana de Susaron y la mayonesa Ligeroliva, a falta de probar el paté de La Chinata, que seguro que también estará entre mis favoritos.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en mi blog. Leo todos los comentarios pero por falta de tiempo sólo contesto aquellos en los que se me hace una pregunta o sugerencia explícitamente.
Comentarios de Anónimos no están permitidos para evitar el spam. Disculpad las molestias.