viernes, 19 de septiembre de 2014

Degustabox agosto

¡Hola! ¿Qué tal va el inicio de curso? yo, aunque ya no soy estudiante, trabajo en una universidad, así que vivo el inicio de curso muuuuuy intensamente, ¡quizá hasta demasiado!
Y la vuelta a los tuppers cuesta, la verdad, pero bueno, poco a poco nos tenemos que ir acostumbrando de nuevo a ir con el tiempo justo y todas esas cosas... y a disfrutar de los días de fiesta al máximo, aunque de aquí a finales de año, por si no os habíais dado cuenta, de fiestas... ¡como que pocas!
Hoy vengo a explicaros los productos que he recibido con la Degustabox de agosto, especial Vuelta al cole.

Si todavía no sois fans de su página en Facebook os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Ya sabéis, porque os lo digo siempre, que cada caja tiene un precio de 14,99 € (gastos de envío incluidos), pero podéis adquirir la primera caja por 9,99 € si ponéis como código promocional 69C3L.


Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

Y aquí tenemos el lote al completo:




Y ahora los productos... uno a uno:



Las Tokyo style son onduladas y tienen salsa teriyaki, y las París Style lisas y tienen crema de setas (en la foto de abajo están al revés, no las confundáis).

La verdad es que ambas están muy buenas, aunque ya sabéis que tengo predilección por las onduladas. También destaco que en las París Style (lisas) sí que se distingue un sabor a setas, muy bueno, por cierto, pero en las Tokyo style no fui capaz de diferenciar el sabor, y aunque sí son diferentes a unas patatas onduladas tradicionales (sin sabor) no hubiera sido capaz de diferenciar de qué se trata.


A veces no sé hasta dónde va a llegar la fiebre de saborizar las patatas fritas, y hasta da un poco de yu-yu, porque realmente estamos hablando de más "potingues" que le añaden a las ya poco saludables patatas fritas, pero por comerlas de vez en cuando no vamos a sufrir.
La verdad es que la cata ha sido muy buena, y las de crema de setas nos han sorprendido gratamente. Las recomendaría para aquellos a los que les guste probar nuevos sabores y sean fans de las patatas fritas.

-----



Poco hay que decir de estas galletas, porque creo que todo el mundo las conoce. Ya hace años que están en el mercado, y si siguen teniendo el mismo tirón por algo será. Están muy buenas, satisfacen más que una galleta tipo maría aunque para mi gusto no son apropiadas para mojarlas en la leche. Bueno... yo de hecho no mojo demasiadas cosas en la leche, pero entre las pocas cosas que me gusta tomar así no están éstas.


Junto con las galletas venía un folleto en el que explican su Compromiso Harmony, basado en 4 puntos: trabajar con proveedores cercanos, mejorar la calidad del trigo, preservar la biodiversidad local y garantizar la trazabilidad. Se trata de una manera más responsable y ecológica de producir, y eso siempre es bueno, aunque seguro que algún punto podrían mejorar, porque los proveedores locales podrían estar aún más cerca de las plantas de producción (tengo una planta de producción al lado de mi casa, pero los proveedores más cercanos están en otra comunidad autónoma...)

Si todavía no habéis probado estas galletas, no sé a qué esperáis, porque la verdad es que están bien ricas, y en cierta manera estamos ayudando a proveedores locales, con lo cual, un punto extra.


-----



Ya había recibido esta variedad en la caja de noviembre, y antes de eso también la había podido probar, y aunque tenía intención de usarla en alguna receta, no conseguí encontrar dónde ni cómo. Ahora sigo igual, y la verdad es que esta variedad es la peor de las que ha sacado Vichy. La de limón tiene un pase, pero con esta no me llevo nada bien, ni dándole esta tercera oportunidad... No creo que vaya a durar mucho en el mercado, y creo que ha sido un desacierto de la marca.


-----

Cruzcampo Radler (0,58 €/ud.)


Hace años veía impensable tomarme una cerveza, pero cada vez me gusta más. No para tomar muchas, ni para tomarla en cualquier situación, pero una, con la edad, le va cogiendo el gustillo.
Las cervezas con limón son muy refrescantes, y con la cantidad de alcohol reducido, así que resultan ideales, y de éstas he probado unas cuantas.

Hace poco probé la Amstel Radler y ahora la Cruzcampo Radler. Las dos del mismo grupo, y las dos muy buenas, recomendables.


-----



Las cookies me gustan mucho. Hubo una temporada que teníamos en casa bastante a menudo, pero ya hacía tiempo que no las comíamos. Éstas están muy buenas. La galleta tiene una textura y sabor ideal, el chocolate es fantástico, y aún me gustan más los trocitos de nueces de macadamia.

Además, en el propio paquete viene un "truquillo", que no pude dejar de probar: meter la galleta 15 segundos en el micro, para que el chocolate se deshaga un poquito y la galleta se temple. Lo probé muy ilusionada, pero la galleta perdió ese punto crujiente, y no me compensó.


Lo que yo no entiendo es por qué viene el paquete medio vacío. Las galletas en bandejas de plástico en dos pisos, pero las bandejas venían medio vacías, y aunque el peso indicado en el paquete no mienta respecto al peso real del contenido, me da una rabia enorme encontrarme con los paquetes así, a medias, que parece que alguien lo haya abierto y se haya comido ya la mitad, así que para mí el envoltorio/packaging es un punto negativo.

Por el precio que tienen no creo que las compre, las considero demasiado caras para mi bolsillo, aunque en la cata les pongo muy buena nota.


-----

Kit Kat cookies and cream (0,40€/ud.)


El Kit Kat es un snack fantástico. No es excesivamente empalagoso, el chocolate Nestlé no tiene igual, y al llevar una buena cantidad de galleta (más bien, barquillo) te sacian más, y quizá son más sanos que otros similares.
Esta variedad lleva chocolate blanco (la supuesta crema) y el sabor del barquillo puede recordar a las cookies. Está muy bueno, sobre todo después de mucho tiempo sin probarlos, aunque prefiero más el sabor original... y eso que soy muy fan del chocolate blanco, pero éste lo convierte en algo empalagoso.



Si estuviera en el súper y tuviera que elegir, me quedaba con la versión original. Además... estos mini son demasiado minis... a mí me gustan los grandes... jejejeje.


-----



En la caja de noviembre recibí unas variedades de Trident 40 min., y yo, que no estoy muy puesta en las variedades de chicles, pensé que todos los Trident pasarían a ser de 40 min. de frescor, pero no. Lo he comprobado con estas variedades. El sabor no perdura tanto como en las variedades 40 min., y lo noto más duro al mascar, no es tan agradable como otras variedades Trident.
El sabor de melón-sandía no me ha gustado demasiado, el de eucalipto sí, sólo quedaría valorar si despeja al estar resfriado, tal como lo hacen los caramelos de eucalipto habituales.

Prefiero los Trident 40 min., pero me ha gustado mucho el sabor de la variedad eucalipto.
-----

Salsas Hellmann's Curry-Mango y Hellmann's Patatas Deluxe (1,54 €/ud.)


Hace algún tiempo que no encontrábamos en el súper la salsa de patatas deluxe que usábamos para hacer las bacon and cheese fries, y me he alegrado mucho de que Hellmann's haya sacado esta variedad.

Con ella hemos hecho unas patatas deluxe, siguiendo la misma receta que usamos hace tiempo, y ¡está buenísima! Y como la receta original (publicada el 21/2/2012) tenía una única foto, no muy buena, voy a reeditar la receta en una entrada aparte, y así veréis las fotos.


Al contrario, la salsa de curry y mango no me ha gustado nada... Siempre pruebo la salsa tal cual, una pizca en el dedo, y así decido cómo la voy a usar... pero no la he sabido usar. He probado con pollo, con arroz, con pescado blanco... y no me gusta nada el sabor que le da a ningún alimento, así que en absoluto la compraré. 
EDITO: Después de unos días, y de seguir buscando combinaciones, la he encontrado bastante bien en ensalada tipo cesar (lechuga, tomate, pollo...). Por su gusto, creo que me gustará más en platos fríos, tipo ensaladas de lechuga, de arroz o de pasta. ¡Seguiré informando!


-----



Tuve la ocasión de descubrir la pechuga de pollo enlatada de Casa Matachín en la Degustabox de enero, y creo que es de los productos que realmente me han gustado y he comprado varias veces desde entonces. 

La primera ocasión probé la pechuga de pollo en aceite de girasol, y esa era la variedad que he comprado ya dos o tres veces. Esta vez le ha tocado el turno a la versión al natural, y he quedado encantada igual que con la versión en aceite.

Es una idea genial poder tener proteína enlatada que no sea pescado (atún, sardinas, etc.). Se puede añadir a infinidad de platos, no sólo a ensaladas. Yo he hecho una receta a la que le tengo mucho cariño desde siempre y que todavía no he mostrado en el blog. Aunque generalmente la hacíamos en casa con atún, esta reversión con pollo ha quedado fantástica. Y... ¡hasta aquí puedo leer! porque ya la veréis en la próxima entrada... :-)


-----



Estos platos van fantásticos para un día que tienes que llevarte tupper al trabajo pero no tienes ganas de cocinar. Lo habría guardado en la despensa para gastarlo cuando realmente lo hubiera necesitado, pero lo probé para daros mi opinión.


Se trata de una ración, con un trozo de atún entero (más grande que la cantidad que viene en una lata normal de atún) con cebolla y salsita.

Se calienta en el microondas (1 minuto) o al fuego (2 minutos). Al abrir el envase ya notamos el olor a cebolla, pero también a plato precocinado. 
Al probarlo, la textura y sabor del atún no es la que tiene el atún fresco cocinado. La textura se parece mucho al atún enlatado, y el sabor me resultó muy similar al del atún en escabeche. La textura de la cebolla sí que es correcta, pero la salsa no invita a tomarla mojando pan, por ejemplo.


En definitiva, no me ha parecido un sabor demasiado natural, dudo que lo comprase. He probado otros platos precocinados de atún de otras marcas que me han gustado más que éste.


-----

Muestras gratuitas de Serum facial antiedad y crema hidratante para la cara (FPS 20), de Crea-m


No conocía la marca Crea-m, que se trata de una marca española que no hace mucho que existe, aunque todo su packaging venga en inglés (¿será para que parezca más fashion y así vender más?).
Con una muestra que da para 2 días no soy capaz de valorar demasiado si me gusta una crema, aunque sí podría valorar que no me gustase. Ése no ha sido el caso. Me ha gustado, tanto el serum, que deja la piel resplandeciente, como la crema hidratante, que tiene FPS 20, aunque en el sobrecito no vi que pusiera que lleva protección solar (!!!!!), y la usé con un poco de recelo. No ha sido hasta que no he visitado la página web que no lo he visto. 

El precio es similar al de otras cremas, y podemos colaborar con ellos para dar a conocer la marca. Hay que ayudar a las marcas españolas, así que os invito a que compréis sus productos.

Me he quedado con las ganas de probar el producto durante más tiempo y también de probar otras variedades de su gamma... ¡por pedir que no quede!





Como resumen, los productos que más nos han gustado son la pechuga de pollo al natural de Casa Matachín, la salsa deluxe de Hellmann's y KitKat, seguidos de cerca por Cruzcampo Radler, las cookies de Pepperidge Farm y las patatas fritas Vidal. Los que menos, Vichy Catalán y la salsa de curry y mango de Hellmann's.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en mi blog. Leo todos los comentarios pero por falta de tiempo sólo contesto aquellos en los que se me hace una pregunta o sugerencia explícitamente.
Comentarios de Anónimos no están permitidos para evitar el spam. Disculpad las molestias.