domingo, 24 de junio de 2012

"Trinxat" light de calabaza

Algunos sabéis lo que me encanta la calabaza. Muchas veces la uso para sustituir la patata, ya que la calabaza tiene menos calorías y menos hidratos de carbono. Además, su sabor más dulzón a mí me tiene enamorá! Esta vez probé a hacer una versión del trinxat tradicional, y para quitarle más calorías eliminé el bacon. Vamos, que de trinxat ya tiene poco, pero igualmente, como está todo chafado, el nombre le sigue yendo igual de bien...



INGREDIENTES
-Col o repollo
-Calabaza, en vez de bacon
-Bacon, panceta o jamón (aunque yo no le puse)
-Ajopere
-Pimentón ahumado de la Vera (yo de La Chinata)
-Sal

PREPARACIÓN
-Poner en la olla rápida 2 dedos de agua, y el cesto para cocinar al vapor.
-Añadir la calabaza a trozos y la col limpia con un pellizco de sal por encima (yo hago la calabaza a dados, y la col cortada en juliana, para que tarde menos en cocinarse)
-Cerrar la olla y contar unos 3 minutos desde que pite (o un par más, dependiendo de la olla y de lo grandes que sean los trozos de las verduras).
-Cuando se pueda abrir la olla, sacar el cesto y dejar que escurra (aunque se haya cocinado al vapor soltará algo de agua)
-En una sartén aparte, o en la misma olla sin el agua, si no queremos ensuciar más cacharros, echar unas cucharadas de ajopere, el pimentón y sofreír removiendo, unos segundos. Si quisiéramos añadir bacon, panceta o jamón se lo añadiríamos ahora
-Enseguida que veamos que el pimentón oscurece su color y desprende su aroma, añadir la col y la calabaza, e ir chafando todo el conjunto con un batidor de varillas o con tenedor. Bajar el fuego e ir removiendo y chafando hasta que quede como en las fotos.
-Rectificar de sal si fuera necesario.

Podemos acompañarlo con unas rodajitas de queso de cabra (yo lo espolvoreé con pimentón) y lechuga cortadita en juliana...

viernes, 22 de junio de 2012

Arroz con leche, chocolate y toffee Riz

Recuerdo que antes no me gustaba el arroz con leche. Nunca lo había tomado casero, y el comprado no me gustaba, porque el arroz estaba duro. Pero eso cambió cuando probé el arroz con leche de mi suegra. Y desde entonces soy una fan incondicional. Eso sí, no llego a los extremos del resto de mi familia política, que de postre se comen un platazo entero de los hondos de sopa, noooooooooooo! yo en pequeñas cantidades.
A la novia de mi cuñado, recién incorporada a la familia, tampoco le gusta el arroz con leche, pero ya la he avisado: "¡una vez lo pruebes cambiarás de opinión y al final te acabará gustando mucho!". Y si no... tiempo al tiempo, ya os lo diré!



Y cuando Uxía me ofreció probar este preparado para hacer arroz con leche al chocolate y caramelo de Quai Sud os podéis imaginar el babeo que monté, que parecía un bebé al que le están saliendo los dientes... jejeje.
No me decepcionó, ¡en absoluto! estuvo buenísimo y hasta he comprado caramelos del estilo para hacer mi versión de éste, pero completamente casero.

Ahí va el paso a paso sencillísimo:

Mirad qué mona la caja, con una imagen así de estilo viejuna... jejeje.



Y aquí veis el contenido: el arroz, el chocolate y el resto de ingredientes mezclados.



Pues bien, sólo necesitamos 750 ml. de leche fría (yo usé Jalea Vital de Central Lechera Asturiana), el preparado Quai Sud y una cazuelita.



Echaremos el contenido del bote en la cazuela.



La vaina de vainilla la partiremos a lo largo, con un cuchillo, para que suelte toda su sustancia...



Y los caramelos, que venían envueltos en plástico, los desenvolveremos y echaremos en la cazuela.



Ya lo tenemos todo listo para echarle la leche fría.



Calculamos los 750 ml. de leche, y a la cazuela.




Cocinamos a fuego lento, durante unos 20-30 minutos (hasta que el arroz esté a nuestro gusto)



A mí me gusta más bien liquidillo que no sequito.



Y ahora sólo quedará ponerlo en boles, tazas, platos, o lo que os apetezca. Yo lo adorné con unos fideos de chocolate negro por encima.



Y sólo queda lo más difícil de todo... esperar a que se entibie, para meterlo luego en la nevera y tomarlo frío. Yo casi no pude esperar!! jajaja...




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Central Lechera Asturiana y Cestigalia me han proporcionado gratuitamente las muestras para probarlas).

miércoles, 20 de junio de 2012

Arroz rápido en bolsitas

Ya hacía tiempo que no ponía una recetilla de arroz, así que ya va tocando. Además, ahora vendrán dos seguidas... jejejeje.

Todavía tengo algunas variedades del lotazo que recibí de Nomen que no he empezado, pero vamos, sé que este lote me va a durar hasta el año que viene por lo menos! jejejeje.

El otro día hice verduras asadas, y con ellas iba a acompañar yo una butifarra que teníamos para comer, pero Alberto no se lleva muy bien con los pimientos asados, así que decidimos que él acompañaría su carne con arroz blanco. Para estas ocasiones solemos recurrir al arroz que viene en vasitos y sólo calientas 1 minuto al micro, pero como tenía las bolsitas de arroz rápido todavía por probar, y éstas requieren 5 minutos de cocción (más 2 minutos aprox. para que hierva el agua) decidimos que era un tiempo asumible, y vamos... más tardé en hacer las fotos del proceso, que con ésto si que me metía prisas Alberto... jajaja.




INGREDIENTES
-1 bolsita de arroz rápido Nomen
-Sal
-Aceite de oliva virgen extra al ajo Mallafré
-Perejil o hierbecitas secas al gusto

PREPARACIÓN
-Poner en una cazuela agua a hervir, con sal.



-Cuando rompa a hervir, echar una bolsita de arroz (sin abrir ni nada), y mantener a fuego fuerte durante 5 minutos.



-Apagar el fuego, sacar la bolsa con cuidado y esperar a que entibie para poderlo abrir sin quemarnos.



-Servir espolvoreando unas hierbecitas por encima y un buen chorrito de aceite de oliva al ajo.




Yo, en cambio, aromaticé mis verduras con cristales de sal Carmencita y aceite de oliva virgen al tomillo Mallafré:




NOTAS
-El arroz fantástico, ideal para aquellos que valoran la comodidad y/o no saben calcular las cantidades de ración. Su punto de cocción perfecto, el problema viene para sacarlo de la bolsa, pues tienes que esperar un poco a que no queme, y ese momento suele hacerse eterno. Los vasitos sí que podemos servirlos en el plato al instante, sin quemarnos, pues el plástico del envase es más grueso...
-Los aceites fantásticos, con un aroma muy intenso a ajo y a tomillo respectivamente. Alberto decía que le parecía estar comiendo un arroz con allioli... le encantó.

Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Nomen, Mallafré y Carmencita me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

lunes, 18 de junio de 2012

Cabello de ángel

Hace mucho que no visito apenas ningún blog. Antes, a ratitos, al menos devolvía las visitas a todos los que me comentáis pero ahora hace mucho que ni eso!! algún comentario devuelvo directamente en la entrada, y si el comentario requiere alguna respuesta más elaborada suelo escribir un e-mail.

Igualmente, tengo apuntadas muchísimas recetas para hacer, porque al menos en mi caso el resto de blogs sois los máximos inspiradores para nuevas recetas!



Otras veces, como ésta, simplemente pasó por mi lado en el momento más adecuado.

Julia, de Recetas fáciles y rápidas, publicó esta receta. Yo la leí y me pareció interesante, pero en absoluto pensaba hacerla hasta que, por arte de magia, me dieron una y media! Así que nada, a por ella que me fui, que tenía que ponerla en práctica pero ya!



No dejéis de pasar por su blog, porque sus recetas son realmente fáciles y rápidas. Bueno, ésta no tanto, pero porque necesita tiempos de reposo, porque lo que es al fuego se está poco rato. :-)

Y ahora que se acerca San Juan, y a muchos nos gusta la coca de cabello de ángel, la receta resulta la mar de apropiada...

INGREDIENTES
-Calabaza de cidra o confitera.
-Azúcar ( la cantidad de azúcar será la mitad del peso de la pulpa de la calabaza cocida y bien escurrida).
-Piel de un limón (para un 1½ kg. de pulpa de calabaza, la piel de un limón).
-Canela en rama (para un 1½ kg. de pulpa de calabaza, 2 ramas de canela).

PREPARACIÓN
-Lavar bien la piel de la calabaza y trocear la calabaza con cuidado de no cortarse, ya que la piel es muy dura y tendremos que hacer fuerza.
-Colocar los trozos en una olla grandota, cubrir con agua y dejar que cueza durante una hora.
-Colar y reservar parte del caldo.
-Quitarle la piel, las pipas, separar los filamentos y dejarla reposar en un recipiente cubierta de agua fría durante 12 horas a temperatura ambiente.

-Transcurrido ese tiempo, escurrir la pulpa (chafándola con una cuchara o con las mismas manos). Debe quedar lo más seca posible.
-Una vez escurrida, pesarla.
Preparar la cantidad del resto de ingredientes a razón del peso de la calabaza, siguiendo las proporciones dadas arriba.
-Colocar la pulpa en una olla y añadir el azúcar, la piel del limón, la canela y un poco del caldo reservado (aunque seguiremos guardando el resto, pues al día siguiente podemos necesitar un poco más).
-Ponerlo a fuego alto, y mantenerlo así durante unos 10 o 15 minutos, removiendo continuamente para que no se pegue.
-Retirar del fuego, dejar que se enfríe y guardar en el frigorífico hasta el día siguiente, que repetiremos la misma operación.

-Repetir la misma operación (15 min. a fuego alto), retirar del fuego, dejar enfriar y guardar en el frigo hasta el día siguiente que volveremos hacer lo mismo. Puede ser necesario añadir un poco más del líquido (yo sí que le añadí todos los días, para que no quedase tan seco).



-En total serán pues, tres días hasta acabar con la preparación. El último día podemos envasarlo en botes de cristal transparentes, recién sacado del fuego, y con el propio calor quedará envasado al vacío.





Yo hice una mini-coca de hojaldre con él: partí la masa en 2. Encima de una de ellas puse el cabello, sin llegar a los bordes. Lo tapé con la otra mitad de la masa. Cerré los bordes y añadí piñones y azúcar por encima. Hornear a unos 200 ºC durante unos 15 minutos y ¡listo!





Julia: ¡muchas gracias por compartir tu receta!

jueves, 14 de junio de 2012

Pasta con salsa de piquillos y bonito

Un día me quedé sin pasta corta... ni espirales, ni lacitos... ni siquiera macarrones. Queríamos hacer una ensalada de pasta, de éstas frías, y de hecho ya tenía todos los ingredientes picados y preparados, sólo tenía que cocer la pasta. No había remedio, así que cocí unos tallarines. Los enfrié bajo el grifo y los partí con las tijeras al tamaño de un macarrón.

Otro día tenía el caldo hirviendo para hacer sopa, y me encontré con que no tenía fideos, ni tiburones ni estrellitas, ni letras... y tuve que partir espaguetti al tamaño de los fideos para meterlos en la sopa.

Ninguna de estas dos veces tuvo ningún éxito, y es que cada tipo de pasta es para lo que es. La verdad es que algunas pastas son más dinámicas que otras, pero dentro de unos límites.



Por ejemplo, esta pasta que recibí con el lote de Cestigalia sirve tanto para comerla caliente como para una ensalada de pasta, y como a Alberto no le van los pimientos, nos hicimos, para cada uno, un plato diferente.

Para el mío, además, utilicé bonito del Norte con pimientos de piquillo Serrats y pimientos rellenos de atún Quintessenza.


El resultado fue fantástico...


INGREDIENTES
-Pasta italiana Temporin "Love is"
-Pimientos pequeños dulces rellenos de atún Quintessenza
-Bonito del norte en aceite de oliva con pimientos del piquillo Serrats
-Rulo de cabra
-1 cucharada de queso cremoso tipo Philadelphia
-1 pizca de sal




PREPARACIÓN
-En el vaso de la batidora, echar el bonito con pimientos del piquillo (sin echar todo el aceite del envase) y la cucharada de queso crema. Batir. Rectificar de sal.
-Cocer la pasta en abundante agua salada, siguiendo las instrucciones del envase. Escurrir.
-Servir la pasta, con la salsa que acabamos de hacer caliente, los pimientos rellenos de atún por encima y unas rodajas de rulo de cabra.




Podemos darle un toque de microondas, para que funda un poco el queso de cabra.




Y si no gusta esta versión, se puede hacer una ensalada de pasta con lo que tengamos por casa: piña, palitos de cangrejo, jamón dulce...



NOTAS
-Escurrir los aceites tanto del bonito como de los pimientos rellenos para no tener la sensación de comida aceitosa.
-Se puede aligerar la salsa del atún con nata, más queso crema, un chorro de leche o salsa de tomate casera, si se prefiere.
-La pasta está muuuuuuy rica, pero por su forma es bastante frágil y, aunque la cocinemos "al dente" se suele partir y quedan muchos trocitos pequeños en el fondo del plato.




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Cestigalia y Serrats me han proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).

lunes, 11 de junio de 2012

Tapa de huevo sobre torta de puré de patata a la trufa

Sueños: yo soy de soñar mucho. Sobre todo cuando tengo calor, o cuando estoy mala (normalmente con fiebre). Ahora que estamos teniendo unas noches bochornosas que pa qué, y con las preparaciones boderiles, estoy teniendo tantos sueños que daría para escribir un libro. No es que me vaya a volver monotemática ahora, pero bueno, los que os habéis casado sabréis de qué hablo...

Además, no soy la única, Alberto está igual. Y mi familia también, de vez en cuando, me explican un sueño relacionado con la boda.
Son sueños de esos agobiantes, pero que en seguida que te despiertas te ríes porque ves que no es verdad y piensas en lo absurdo de la situación. En ellos siempre sale algo mal: o no me da tiempo a arreglarme, o se nos olvida algo importante, o simplemente la boda se pasa y no nos acordamos de nada.

El último y de los más graciosos ha sido a raíz de una conversación que tuve con mi futura suegra. Ella decía que tuvo su vestido de novia en casa 15 días antes del enlace, colgado de una lámpara. A eso que yo me reí y le dije que en mi caso no podría ser, porque nosotros tenemos el piso "acabado", pero lámparas no tenemos más que en 2 habitaciones, y en la de matrimonio y el comedor sólo tenemos la bombilla colgando del cable. ¿Os imagináis el sueño? Sí, sí...

Íbamos a una tienda de lámparas (y muebles antiguos) para comprar una, ya que la necesitábamos imperiosamente para poder colgar yo mi vestido de novia. Tannnnnnnnto tiempo nos estábamos eligiéndola que llegaba el momento de tenerme que arreglar para la boda, y allí, sentada en un tocador rococó feísimo, sin espejo, mientras la peluquera desayunaba tranquilamente y la otra chica me maquillaba. Ofú, qué estrés! jajajajajaja...


En fin, os voy a presentar el primer plato que pondremos de menú en el convite: tapa con base de puré de patata y huevo con choricito. Ea!!

Jajajaja... que noooo, que nooooooooo!!! no lo pondremos, no. Pero os puedo asegurar que es una súper-tapa riquísima!!! Sólo de ver las fotos os aumentará el colesterol hasta los topes, pero una vez al año...


Esta vez usé la variedad de puré de patata Heunkove con trufa, y el aceite de oliva virgen Mallafré con guindilla


INGREDIENTES
-Puré de patata con trufa Heunkove
-Pan rallado con ajo y perejil
-1 huevo
-1 trocito de chorizo, chistorrita...
-1 cucharadita de salsa de tomate casera, o concentrado de tomate
-2 gotas de aceite de oliva virgen Mallafré con guindilla
-Aceite de oliva, 1 pizca de sal, orégano

PREPARACIÓN
-Verter en un plato una cantidad de puré de patatas, y añadir pan rallado hasta que la masa mantenga la forma.


-Hacer con ello la forma de una especie de "hamburguesa", rebozar de nuevo en pan rallado y freír en una sartén pequeñita muy caliente con unas gotas de aceite de oliva, por los dos lados, hasta que esté doradito.
-Colocar en un plato. Untar con salsa de tomate casera o concentrado de tomate.
-En la misma sartén que hicimos la "torta" de puré de patata, cocinar una rodaja de chorizo o chistorra. Reservar.
-En la sartén añadir ahora aceite suficiente para freír el huevo. Freírlo, con una chispa de sal.
-Sacar el huevo, colocar encima de la torta, y encima del huevo el trocito de chorizo a un lado y espolvorear por encima orégano y 2 o 3 gotitas de aceite de oliva virgen con guindilla (no más, que pica!!!)


Y anda que la que se lía al romper el huevo...



¡Pero está de muerrrrrrrrte!


NOTAS
-Muy buena combinación.
-El aceite a la guindilla recomendable 100%, le da un toque fantástico.
-No se aprecia demasiado el sabor a trufa del puré, al estar mezclado con el pan rallado con ajo y perejil, pero le aporta un toque que el puré de patatas normal no le hubiera dado.
-Para que os hagáis a la idea del tamaño, está servido en un plato de postre, y el huevo es normal, de tamaño L.
-Se puede hacer la versión "mini" con huevos de codorniz, ideal para aperitivo.
-Se puede hacer el huevo a la plancha, en vez de frito, pero yo no lo controlo, así que preferí ir sobre seguro, friéndolo...
-Dejar la yema líquida, si se cocina del todo perderá parte de su gracia (y del pringue).
-Me han gustado más otras variedades del puré de patata, pero éste está bien, aunque no lo tomaría solo.


Muchas gracias de nuevo a Heunkove y Mallafré por permitirme probar sus productos, espero que les guste mi receta.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Indekove-Heunkove y Mallafré me han proporcionado gratuitamente las muestras mencionadas para probarlas).

viernes, 8 de junio de 2012

Verdinas con jamón

Hay que ver, lo fácil que resulta discutir y ponerse nervioso en el trabajo. La cosa es saber canalizar esa energía negativa hasta descargarse a través de la toma de tierra, sin que llegue a haber ninguna explosión... jejejeje.
Todos lo intentamos, ¿no? aunque algunos más que otros... aunque a días con más ganas que otros... y es que también hay veces que, como dice mi padre, hay "ganas de reñir".

Es divertido luego llegar a casa y explicarle a tu pareja o familia esas cosas que durante el día te han enervado, y ver cómo, normalmente, se ríen porque algunas de ellas son realmente de chiste...

A mí me pone muy nerviosa que pongan CUALQUIER boligrafo, rotulador, lápiz, etc. en el bote de los lápices con la punta hacia arriba, porque:
-te puedes pinchar con las puntas
-los rotuladores no escriben bien, pues la tinta se va para el lado contrario a la punta

Y en el trabajo estamos mitad y mitad, así que llega una y los pone todos p'arriba, llega otra y los pone p'abajo...

Menos mal que la sangre nunca llega al río... aunque alguna vez sí que me ha sangrado al pincharme con la punta de los lápices recién afilados........ aaaaaaaaaaaaaaaaix!!!!


Y vosotros... ¿Sois de los de bolis para arriba o para abajo? ¿Y os pone nerviosos encontrároslos al revés?



Y bueno, aunque hoy el tema no tiene nada que ver ni soy capaz de relacionarlo con la receta, aquí vengo con un platillo de legumbres, que cociné hace bastante, pero todavía no había visto la luz. Utilicé las alubias verdinas cocidas que recibí de parte de Conservas Artesanas Rosara. Aunque hace calor, este plato no es demasiado caliente, y recordemos que tenemos que seguir consumiendo legumbres, en todas las épocas del año...


INGREDIENTES
-Alubias verdinas al natural Rosara
-Taquitos de jamón
-Ajopere

PREPARACIÓN
-Escurrir bien las verdinas de su jugo, y pasarlas bajo el grifo para guitar su gelatina.
-En una sartén, echar una cucharada de ajopere o, en su defecto, aceite de oliva virgen, ajo picado y perejil.
-Echar las verdinas escurridas y saltear.
-Añadir los tacos de jamón y seguir removiendo hasta que el jamón se haya oscurecido, porque ya se habrá cocinado.

Emplatar y acompañar de una ensaladita, para conseguir un plato completo y equilibrado.



NOTAS
-Las verdinas están tiernísimas y muy sabrosas. La marca es completamente recomendable.
-No les hace falta nada más para estar estupendas.
-Las he cocinado igual que las alubias blancas para acompañar una butifarra.



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Conservas Artesanas Rosara me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

martes, 5 de junio de 2012

Scones de puré de patata

Ayyyyyyyyy, ¡cuántas cosas por preparar! y es que aunque nuestra boda va a ser sólo de 20 invitados hay que preparar todo igual que si fuera para 100: ceremonia, vestido/traje, peluquería, alianzas, viaje, restaurante... La única diferencia es que no podemos permitirnos pagar un convite para toda la familia, muy a nuestro pesar...

Y con tanto que preparar en tan poco tiempo, tenemos los días prácticamente siempre ocupados (aparte de la mente, que siempre anda pensando...). La cocina, ahora ha pasado a segundo plano, y eso no es nada bueno, no señor! muchas veces se me olvida sacar el pescadito del congelador, con lo que la cena acaba siendo una tortilla o un pan con algo, y así no se puede hacer dieta ni ná de ná!

Así que, como ya sé que no me voy a poner guapísima para la boda (al menos hablando de silueta), me voy a comprar una faja de esas de las famosas que les reduce una talla, o dos o tres....... y punto pelotilla!


Lo siento por las marcas que me han estado enviando productos desde marzo, porque todavía no he podido publicar recetas con ellos, aunque sí que las tengo aquí, cocinadas, y en borradores, esperando tener un ratito para redactarlas y que puedan ver la luz, prometo, antes del enlace!


Y hoy tocan los productos de Heunkove, unos purés de patatas y verduras bieeeeeeeen ricos, con los que ya he hecho varias recetas.


Yo quería hacer una receta que no fuera el típico pastel de patata, y justo me topé con una receta que me pareció muy apetecible: unos scones de patata, del blog Cocinar es ponerse, que nada más verlos supe que los iba a hacer, ¡con el puré de Heunkove!
Gracias por compartir la receta, me ha gustado mucho, pese a que dudé con la preparación (dejar levar o no)...


INGREDIENTES
-300 gr. de puré de patata Heunkove (el envase es de 400 gr., así que sobró un poquito)
-5 cucharadas de harina de fuerza
-1 cucharadita de levadura de panadería en polvo
-10 olivas negras hechas a trocitos
-8 tomates secos hechos a trocitos (yo de los que vienen en aceite)
-1 cucharada de perejil
-Sal, pimienta
-1 chorrito de aceite de oliva

PREPARACIÓN

-En el programa de amasado de la panificadora, echar todos los ingredientes y amasar. Si la masa no se hace una bolita con facilidad, añadiremos algo más de harina. Rectificar de sal.
-Cuando acabe el programa, dejar levar durante 1 hora.
-Precalentar el horno a 220ºC.
-La masa, ya levada, estirarla con el rodillo, dejándola de unos 2,5 cm de grosor.
-Cortarla en porciones (yo lo hice con un tupper redondito de unos 7 cm de diámetro).
-Colocar las porciones en una bandeja de horno forrada de papel de hornear y una pizca de harina espolvoreada, con separación entre ellos, pues subirán algo más.
-Hornear a 200ºC unos 12 minutos con la bandeja a media altura, calor arriba y abajo y el ventilador del horno (controlar, porque cada horno funciona de una manera...)



Luego sólo nos quedará dejarlos enfriar, abrirlos por la mitad y rellenarlos como más nos guste...


O congelarlos, si no los vamos a gastar todos en una vez... Después de descongelados quedan igual de bien.



NOTAS
-En la preparación de la receta original no especificaba ningún tiempo de levado, ni el tipo de levadura usada. Yo he usado levadura de panadería (pues la harina utilizada era de fuerza) y he dejado hacer un único levado de 1 hora. Después de darles forma no los volví a dejar levar, aunque hubiera sido lo más correcto. Estaban buenos igual.
-Las olivas y tomates secos son opcionales, pero le dan un toque de gracia que por ellos solos no tienen. Cambiarlos por otros ingredientes si éstos no gustan, pero no omitirlos sin sustituir.
-La masa no lleva ningún líquido, pero no es un error. El propio puré de patata (o la patata cocida, en su defecto) tiene el suficiente contenido en agua como para que la masa coja la consistencia necesaria.

NOTAS sobre el puré de patatas
-El puré, al abrir la lata, está compacto y no llama la atención como para meterle la cuchara y comerlo. Cuando el producto se calienta su textura cambia y tiene un sabor muy agradable. En esta receta no ha hecho falta calentarlo, pues después iba a ir al horno, y por eso ha sido mucho más fácil de manejar la masa que si hubiéramos cocido las patatas a propósito para hacerlos y hubiéramos comenzado a amasar con ella aún caliente...
-Me parece un buen producto para tener en la despensa, pero más para usarlo en una receta como ésta que para tomarlo como puré de patatas solo, con cuchara.




Y aquí podemos ver el lote al completo que me envió Heunkove:


-Puré de patatas con boletus
-Puré de patata a los 3 quesos
-Puré de patata con trufa
-Puré de patata (el usado para esta receta)
-Crema de hortalizas
-Puré de patata con pimientos del piquillo

Ya tengo otras recetas preparadas con otras 2 variedades, que espero presentaros pronto... recetas aún mejores que éstas (¡si cabe!)


Muchas gracias a todos por vuestra comprensión, no tengo tiempo para pasar por vuestros blogs, ni siquiera para agradeceros vuestras visitas, pero los leo todos y si alguno tiene dudas sobre las recetas o me hace cualquier pregunta, les responderé por privado.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Indekove-Heunkove me ha proporcionado gratuitamente las muestras para probarlas).