domingo, 29 de abril de 2012

Arroz negro facilísimo para estómagos rugidores

Eso de los ruidos estomaco-intestinales es algo realmente curioso, a la vez que molesto. ¿Cómo puede ser que salgan esos ruidos de nuestro cuerpo? A veces parece un rugido de león, otras un gorgojeo, como cuando quitas el tapón de la bañera y las tuberías van tragando el agua (“grrrrua, grrruuuuua”)… otras veces parece un perrito o un gato que pide mimitos (“miiiiiii, miiiiiiiiiiiiiii”)... A mí estos últimos me dan mucha risa, porque parece que el estómago quiera darnos pena para que le metamos algo... jajaja.


Pero bueno, tampoco son demasiado problemáticos, al no ser que el ruido sea después de comer e indique que la digestión no va bien, o si no es que nos suena estando con gente con la que no tenemos mucha confianza o en un sitio silencioso. Son típicas las toses fingidas para disimular los ruidos ante gente extraña o el concierto general de estómagos en un examen, cuando ya te han dado las hojas de las preguntas y todo el mundo está callado y sin desayunar por los nervios…
En mi caso, además, se añade mi trabajo en la biblioteca, donde suele reinar un silencio que los estómagos rugidores se lo pasan por el píloro como si nada… Pero bueno, mi estómago más o menos se comporta… no como el de este señor:


¿Sabéis quién es? Es el Estómago Rugidor, que acabó convirtiéndose en una atracción de circo por los apabullantes rugidos imposibles de achantar… hasta que descubrieron los platos de Cocina de mercado de Calvo.

Y Calvo me ha hecho llegar este muñeco articulado, en honor a aquel Estómago Rugidor (ahora ya domado). Si le pulsáis en el estómago escucharéis su estruendoso rugido… im-pezionante!!!



Vosotros también podéis ganar un muñeco como éste, y vales de descuento para probar gratis la gamma de platos de Cocina de mercado de Calvo, entrando en el Gran Circo Calvo.

Y yo, aprovechando que tenía algunos productos de Calvo sin presentar, me marqué un plato que os recomiendo a todos, porque quedó que ni pintao, y con sólo 3 ingredientes…




INGREDIENTES (para 1 ración)

-80 gr. de arroz (yo integral, Nomen)
-1 latita de pota en su tinta Calvo
-1 cebolla pequeña
-Aceite de oliva virgen extra (yo Mueloliva)
-Sal

PREPARACIÓN
-Picar en cuadraditos muy pequeñitos (brunoise) la cebolla y pocharla en una sartén con aceite de oliva virgen. Salar.
-Aparte, cocer el arroz con la cantidad de agua salada recomendada por el fabricante.
-Cuando el arroz casi esté, incorporar la cebolla y todo el contenido de la lata de pota (salsa incluida). Remover y dejar que el arroz termine de cocinarse, con cuidado que no se pegue
-Servir con allioli, si se desea


Y estaba tan rico que ¡hasta el Estómago Rugidor me aplaudió!




NOTAS
-Si probamos con otras marcas o marcas blancas puede que la pota o calamar esté muy duro y el plato no luzca… con Calvo quedó tiernísimo
-Si queremos un plato ultrarápido: usar vasitos de arroz ya cocido y cambiar la cebolla por cebolla frita crujiente (que se reblandecerá al mezclarlo con el resto de ingredientes)
-Buena alternativa para el tupper. Para repetirlo… sin duda.
-El aceite de oliva virgen extra Mueloliva tiene un sabor intenso que le ha dado a la cebolla un gustito genial
-Yo tenía un poco de recelo a probar la pota. He probado conservas similares de marcas blancas y está durísima e insípida. Hay que aplaudir a Calvo, porque ésta está tierna y tiene muy buen sabor. Una nueva manera de consumir esta clase de conservas, que siempre solemos vaciar la lata en un platito y comerla como aperitivo sin calentar…






Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Calvo y Mueloliva me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

miércoles, 25 de abril de 2012

Cestigalia - Chocolates Blanxart y Xocoter

Como casi a diario, entré en Facebook, a mi perfil Locasita Amimegustacomer. Acepté a todos aquellos que me pidieron amistad, y poco rato después Uxía escribió en mi muro agradeciendo que la hubiera aceptado, y diciéndome que le encantaban mis recetas. Yo no suelo prestar mucha atención a los perfiles de aquellos que me piden amistad si no es porque ellos me hablan directamente, así que entré a chafardear quien era esa chica tan vivaracha que me había escrito, y vi que Uxía es, junto a su marido, la emprendedora que creó hace poco la tienda online de delicatessen y regalos personalizados Cestigalia.

Jolín... ¡qué de cosas interesantes que tienen! le agradecí su amistad y no pude resistirme a decirle que había echado un vistado a su web y que me parecía fantástico el enfoque: cestas personalizadas para diferentes ocasiones (nacimientos, cumpleaños, aniversarios, días especiales), productos gourmet y delicatessen, complementos (tazas, peluches, ropita y complementos para bebé...)

Desde entonces (hace algunos meses) hemos mantenido un contacto estrecho, a través de Facebook, en el que nos comentamos mutuamente (ella mis recetas, yo los nuevos productos que incorpora a su stock), y un día me propuso enviarme algunos para probar. Yo le iba a proponer enviarle un plato de garbanzos, pero desistí en el mismo momento en el que imaginé al transportista abriendo los paquetes como loco en busca de esa caja que olía tan bien........ jajajajajaja.

Días después recibí una pequeñísima pero acertadísima selección de entre toda la variedad de productos con los que trabajan, elegidos entre ella y yo, para que fueran a mi gusto, y de los productos que, en general, mejor salida tienen.

Yo he quedado encantada en todos los aspectos: el trato con ella (que será el mismo que cualquiera de vosotros tendrá si os ponéis en contacto para hacerle cualquier encargo), la calidad de los productos, el sistema de mensajería que utilizan... y es que sabiendo que detrás de ese nombre hay alguien que realmente cree en lo que hace, que tiene ilusión por hacer las cosas bien y porque el cliente quede satisfecho... nada puede salir mal.

Por eso os recomiendo que si tenéis pensado hacer un regalo especial a alguien, o a vosotros mismos (y que haya algo rico de comer por medio) os pongáis en contacto con ella y le expliquéis vuestra idea. Os asesorará sobre todo y seguro que tanto vosotros como el destinatario del regalo quedaréis encantados.



El lote que Uxía me preparó fue éste:


(A la izquierda los dulces, a la derecha los salados...)

-Preparado para hacer arroz con leche, chocolate y toffe Quai Sud: sólo hay que añadirle leche.
-Fresas deshidratadas cubiertas de chocolate blanco Xocoter
-Cookies de chocolate negro y vainilla Blanxart
-Stick bombón al caramelo de Blanxart: para disolver en leche caliente y chocolatearla, o comerla a bocados sin mancharnos los dedos, gracias a su palito...
-Té azul formosa Oolong: té depurativo quemagrasas de aroma y sabor afrutados.
-Pimientos pequeños dulces rellenos de atún Quintessenza
-Pasta italiana Temporin "Love is"
-Ketchup Ess Foods
-Púding de cabracho Conservas Ana María

Como podéis ver, un lote muy variado, de marcas exquisitas (aunque ,exceptuando los chocolates, no las conocía...)

Y como son muchos productos para hablar de todos ellos de una vez, hoy me centraré en las cookies, las fresas recubiertas de chocolate blanco y el stick de chocolate, con los que nos tomamos una merienda super-extra-maxi-hiper-chocolateada fantástica...



Preparamos un platito con las cookies y las fresas recubiertas de chocolate blanco... y también sacamos el stick de chocolate de su envase.



Está claro que mientras se prepara el plato lo vamos a ir probando TODO...


Las fresas deshidratadas cubiertas de chocolate blanco Xocoter están buenísimas. Tienen una fresa dentro, deshidratada, pero no seca como una pasa (que se pega en los dientes si la queremos comer sin hidratarla) ni tan jugosa como cuando la misma pasa la hidratamos. Está bastante bien enganchada al chocolate, con lo que no se corre riesgo de mancharse porque se separe la fruta del chocolate al comerla. La cantidad de chocolate es generosa, yo diría que la proporción sería similar a una ciruela, considerando la fresa el hueso y el resto del fruto el propio chocolate. A mí, que el chocolate blanco me encanta, me parecieron ideales. Eso sí, ya se sabe que el chocolate blanco es muy dulce, así que no nos pasemos, que nos darán sed.
El envase me parece muy correcto, en cuanto a conservación (un bote de cristal es la mejor manera de mantenerlas en condiciones óptimas) y posterior reciclado (el cartón que lo envuelve no tiene mezclas de plásticos u otros materiales) y el bote de cristal lo podemos reutilizar para nuestras propias conservas o lo podemos reciclar.



Las cookies de chocolate negro y vainilla Blanxart fueron un auténtico vicio para Alberto. Yo, que hace unos años me empaché comiendo cookies, las tomé con más precaución. Tienen un tamaño más bien pequeño comparadas con otras que he probado, casi me gustan más así, ya que las galletas de este estilo al morderlas se suelen desmigajar mucho. No son tan pequeñas como para ser de bocado, pero sí se pueden comer en 2, y así se ensucia menos... jejejeje. El chocolate está muy bueno y el toque de vainilla me ha gustado mucho (qué voy a decir yo, que me encanta la vainilla...)
Todas venían enteras, eso también es digno de alabar, pues no hay nada que más rabia me dé que un paquete de galletas con la mitad rotas... grrrrr! El envase muy bien, una bolsa de plástico (o algo así, que yo de eso no entiendo) bastante gruesa, y que no deja pasar la luz, con "cif" para cerrarla y que las galletas no se reblandezcan. Reciclado fácil, pues no tiene mezcla con otros materiales. Va directo a los envases.


Y el stick bombón al caramelo de Blanxart, que lo prepararemos calentando leche hasta que vaya a hervir (como cuando preparamos cualquier chocolate a la taza). Meteremos el stick e iremos removiendo hasta su total disolución, y veremos cómo la leche se ha chocolateado.


El resultado no es como un chocolate a la taza, pues no espesa, sino como una leche con cacao soluble de desayuno...
Tiene un sabor muy rico, aunque no le he encontrado el matiz de caramelo y en cambio me sabía como a avellanas (aunque no las lleva entre sus ingredientes...). Le falta espesor para mi gusto (que yo soy de chocolate espesito de tener que comerlo con cuchara), o le sobraba leche, depende del gusto.
Excepto por el espesor, es una manera muy novedosa para preparar un chocolate, y nos pondremos una medalla como anfitriones fashionquetecagas si lo sacamos en una sobremesa y se lo ofrecemos a los niños (o no tan niños) en lugar del café o la infusión. Si además ofrecemos la posibilidad de tomarlo con leche sin lactosa o vegetal nos meteremos en el bolsillo a los paladares más exigentes y/o los estómagos más delicados...
También nos ahorramos la cuchara, ya que el palito hace esa función, y luego nuestros invitados tendrán un rato de divertimento con el palito en la boca... jejejeje.
El envase me parece un poco frágil: por una parte deja ver lo que hay en su interior (ideal para caprichosos que compran por la vista) pero el stick no está demasiado sujeto y se puede mover, y el chocolate no está protegido lo suficiente, y el mío llegó un pelín roto.


Si me tuviera que quedar con alguno de los 3 productos, sin duda serían las fresas deshidratadas con cobertura de chocolate blanco de Xocoter... me han fascinado.



Uxía... esta merienda nos la tomamos a tu salud... ¡Gracias, guapa!




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Cestigalia me ha proporcionado gratuitamente las muestras para probarlas y para que dé a conocer su empresa).

viernes, 20 de abril de 2012

Garbanzos con jamón y rabo

No sé vosotros, pero yo tengo frío. El tiempo éste es un rollo, el mundo está loco (y en todos los sentidos, generalizando...)
Menos mal que en Semana Santa no tuve tiempo de guardar la ropa/calzado de invierno, porque me he vuelto a enfundar las botas y vuelvo a ir con mangas o jerseys (aunque no sean muy gordos) y hasta el plumón, después de haber estado en manga corta ya y pasando bien de calor...

A mí el frío no es que me guste demasiado, más que por el frío por la falta de luz, y en cuanto se cambia la hora y los días empiezan a ser más largos la verdad es que mi estado de ánimo cambia mucho. Y esto me viene desde siempre, la llegada de la primavera me encantaba.

Recuerdo que de pequeña yo siempre he aprovechado la ropa de mis hermanas (tengo 3 mayores que yo), por lo que solía llevar más vestiditos que pantalones en cuanto comenzaba el buen tiempo. Eso me suponía un rifi-rafe existencial con mi propia consciencia, porque por una parte yo era una niña cursi y me gustaba llevar faldas (preferentemente de vuelo), pero por otra veía que las niñas de mi clase iban con tejanos, mallas y ropa más chuli, y yo tenía que llevar falditas, con el consiguiente riesgo de que los niños malos me levantasen la falda para mirarme las braguitas...

Para jugar a la goma o cualquier juego de saltar también era la misma historia: llevar falda no era la mejor opción. Pero si era fin de semana, y no tenía previstos juegos enseña-bragas con vestido iba la mar de bien.

El día de inicio de la primavera yo ya estaba deseando cambiar los pantalones por las falditas y los jerseys y camisetas de manga larga por las mangas cortas. Da igual el tiempo que hiciera, que yo tenía que ponerme manga corta: sí o sí!
Al final mi madre me dejaba ponerme lo que quisiera, por no oírme (aunque imagino que se llevaría una chaquetita en el bolso para cuando le fuera llorando con el orgullo herido por tenerle que dar la razón, pero de eso no me acuerdo), y recuerdo en especial un año que con días de antelación (desde que empezaron a anunciar que llegaba la primavera) ya tenía elegido qué vestido me iba a poner. Tenía el corpiño de un color fuerte, un tono naranja tirando a amarillo, y la falda y las mangas a rayas finitas de muuuuuuuchos colores.
Me lo puse. Salí a la calle. Lucí el palmito, al menos hacía sol, pero el aire era fresquito. Me senté en un banco de la calle (de aquellos de antes, que eran metálicos, no como los de madera que hay ahora). Se me enfrió el culo. Subí a casa. Sonrieron y me preguntaron. Les dije que no había amigas en la calle y que me había cansado. Me preguntaron si quería cambiarme y volver a bajar a la calle. Les dije que no, que prefería estar en casa. Pa orgullosa, yo.


Y aprovechando que todavía hace fresquito y los platos de cuchara no están de más, ahí van unos garbancitos. Quedaron fantásticos, y tenemos para comer un par de días, pues también tendremos las verduritas y el caldo aparte...



INGRENDIENTES
-1/2 paquete de garbanzos ecológicos El Hostal (de hecho, en el envase vienen 2 paquetes envasados al vacío, cada uno para 3 raciones. Yo utilicé uno de los paquetes)
-1 hueso de jamón con algo de carne (que no esté muy repelado)
-1 hueso salado pequeño
-1 rabo de cerdo
-1 rama de apio
-1 nabo
-1 chirivía
-2 zanahorias
-1 puerro
-1 patata
-1 trozo de calabaza
Para el sofrito:
-1 cebolla mediana-pequeña
-3 cucharadas de tomate triturado
-1 chorro de aceite de oliva virgen extra Mueloliva
-1 pizquita de sal (para el final, si vemos que le hace falta).

PREPARACIÓN
-Poner a remojo los garbanzos el día anterior, cubriéndolos con el doble de agua aproximadamente.
-Al día siguiente, escurrir los garbanzos que estaban a remojo, y pasarlos por agua para aclararlos.
-Pelar todas las verduras (excepto la cebolla, que irá en el sofrito de después), pero no trocearlas demasiado, para luego poderlas separar de los garbanzos fácilmente. Si tenemos la opción de colocar los garbanzos en un cestillo independientemente del resto de ingredientes, podemos trocear las verduras tanto como queramos.
-Añadir las verduras (excepto la cebolla y el tomate triturado), los huesos y rabo y los garbanzos en la olla rápida y cubrirlos con el doble de agua. Yo usé el cestillo destinado para cocinar al vapor para mantener los garbanzos separados del resto de ingredientes, que quedaron en la parte inferior de la olla. Cubrir con agua más o menos el doble de lo que ocupan todos los ingredientes. Cerrar la olla.
-Poner la olla a fuego fuerte hasta que la válvula coja presión.
-Bajar la olla a fuego lento y cocinar durante unos 40 min.
-Mientras tanto, en una cazuelita, poner un buen chorrito de aceite de oliva y pochar la cebolla picada muy pequeñita (a la brunoise). Cuando esté transparente, añadir el tomate triturado, y mantener al fuego, unos minutos. Apagar aunque el tomate no esté del todo frito.
-Pasados los 40 minutos, despresurizar la olla y abrirla. Sacar los garbanzos (que todavía estarán un poco duritos), y añadirlos a la cazuela donde tendremos el sofrito. Podemos añadir también un chorrito del caldo de la olla (sin verduras), dependiendo si lo queremos más espesito o más líquido (yo sí le añadí un chorro).
-Sacar de la olla también el rabo y el hueso de jamón, trocear y deshuesar las carnes, y añadirlas a la cazuela con los garbanzos. Remover y si es necesario, añadir sal, aunque puede ser que no le haga falta.
-Poner la cazuela a hacer chup-chup, hasta que los garbanzos estén en su punto.

-Con el resto de la olla: desechar el hueso salado. Las verduras las podemos mantener troceadas en el caldo, o desecharlas también o sacarlas y batirlas para hacer un puré. El caldo lo colaremos de impurezas y lo usaremos para hacer sopa.



NOTAS
-La verdad es que pocas veces había cocinado garbanzos secos. Suelo tener botes de legumbres ya cocidas, y así no tengo que pensar en ponerlos a remojo con antelación. La verdad es que, aparte del remojo del día anterior, tampoco supone un sobreesfuerzo el cocinar la legumbre seca, sólo que nos ocupará 1 hora más de preparación (a valorar en cada situación si disponemos o no de ese tiempo extra).
-Si nos gustan las verduras con los garbanzos, podemos echarlo todo junto en la olla, pero en casa lo preferimos así.
-Si usamos el cestillo de vapor de nuestra olla rápida para colocar en él los garbanzos, deberemos colocar el resto de ingredientes de manera uniforme en la olla, y colocar encima el cestillo con los garbanzos. También debemos asegurarnos que queden completamente cubiertos de agua, pues no deben cocinarse al vapor, sino sumergidos en el caldo.
-Respecto a la legumbre El Hostal: han quedado fantásticos, no se han separado las pieles del garbanzo, no son excesivamente grandes (me gustan más bien pequeñitos), el sabor es fantástico. Unos garbanzos a tener muy en cuenta.



-Respecto al aceite de oliva Mueloliva: un sabor intenso fantástico para tomarlo en crudo, aunque para un sofrito como éste también ha dado el do de pecho. Se nota la buena calidad.




Muchas gracias a la empresa por proporcionarme estos 2 botellines de medio litro de aceite cada uno, junto a un imán de nevera con las características de cada tipo de aceite de oliva.




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (El Hostal y Mueloliva me ha proporcionado gratuitamente las muestras para probarlas).

martes, 17 de abril de 2012

Arroz integral con ajetes y calabacín

En Semana Santa, tal como me propuse, iba a poner orden en las recetas que tengo por publicar. Son muchas más de las que yo pensaba, y aunque me gusta hacer una intro personal para cada receta, eso relentiza la publicación y la cosa comienza a ser un poco desbordante (ya verás, que acabaré publicando unos garbanzos que tengo por ahí cuando esté todo el mundo publicando gazpachos........ aixxx), así que hoy no va a haber mucho rollo previo, sólo dos pequeñas reflexiones a todos aquellos que están en Facebook:

-¿Cuándo se va a acabar esta nueva moda de agregar a todos tus contactos a miles de grupos (aunque sean de cocina)? Lo curioso es que los que te suelen agregar no te agregan sólo a uno, sino a chorrocientos. ¿Quién llega a todo eso? En vacaciones, que la gente tenía más tiempo libre, me agregaron a nosecuantísimos, y tomé la determinación: me borro de TODOS los grupos y aquellos que me agreguen de manera reincidente los borraré, muy a mi pesar, porque mi correo se colapsa...

-No aseguro a nadie que cuando me pidan que vote su receta, foto, vídeo, etc. en un concurso lo vaya a hacer sólo porque somos amigos en el Facebook. Muchos ni siquiera son seguidores de mi blog (ni por Blogger ni por Face) ni han interactuado conmigo para NADA. Si conozco a quien pide el voto y tengo tiempo, miraré el resto de participantes para valorar si realmente merece o no el voto que pide. Yo, realmente, no sería capaz de enviar mensajes a diestro y siniestro pidiendo el voto, como mucho lo publicaría en mi muro...

Y en fin, sé que mi punto de vista es compartido por muchos otros colegas, así que realmente, quien se sienta molesto que haga un ejercicio de introspección para ver el por qué...


Hoy presento un arrocito, fácil, con sobras, y que quedó genial. El arroz es Nomen, y aunque éste no fue de los productos que me enviaron con el lote, justo esta variedad la tenía en casa y me caducaba antes que los otros que me enviaron, y ya sabemos que en casa no se puede tirar nada... así que me decidí a mostrar esta variedad en la foto como si me la hubieran enviado también, ya que el lote que recibí fue escandaloso, e igualmente creo que por su amabilidad lo merecen...


Como siempre, cogiendo las sobras de la nevera, y dándole un toquecillo, tenemos receta de aprovechamiento, la mar de sana y apta para vegetarianos.



INGREDIENTES
-Arroz (yo integral de Nomen)
-Ajetes tiernos (o cualquier verdurita que tengamos por casa)
-Aceite de oliva virgen (yo Mallafré al tomillo)
-Sal
-Pimentón dulce (yo Carmencita)

Para acompañar:
-Pimientos rojos asados
-Cristales de sal Carmencita
-Aceite de oliva virgen (yo Mallafré al tomillo)

PREPARACIÓN
-Cocer el arroz según las instrucciones del fabricante respecto a proporción de agua-arroz y el tiempo de cocción, en este caso fueron 20 minutos.
-Mientras tanto, saltear/pochar las verduras al gusto, con un chorrito de aceite y sal. Añadirlas al arroz a mitad de cocción.
-Emplatar y servir con un buen chorro de aceite de oliva aromatizado y espolvoreando pimentón. Acompañar al gusto (yo unos pimientos rojos con un chorrito de aceite de oliva al tomillo y cristales de sal).



NOTAS
-Rico, fácil, sano, de aprovechamiento total, ya que se puede hacer con las verduritas que se tengan por casa
-Se puede acompañar con proteínas o más verduras, yo esta vez quería un plato completamente vegetal
-El pimentón le da un toque de color y sabor ideal.
-El aceite aromatizado le da un toque fantástico, todas las variedades de Mallafré tienen un sabor intenso y aromatizan realmente el plato. Muy buena opción para darle un toque sofisticado a los platos sin ningún esfuerzo extra...

El lote completo de aceites que enviaron es éste, y os iré presentando los productos a medida que los vaya utilizando. De momento, el aceite de oliva virgen al tomillo me ha encantado:




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Carmencita y Mallafré me ha proporcionado gratuitamente las muestras para probarlas).

jueves, 12 de abril de 2012

Mona: black cake al microondas

Yo de pequeña era muy sensiblona, en seguida ponía morros y estaba enfadada, y buena parte del álbum de fotos familiar lo corrobora, aunque también hay que decir que a muchos en mi entorno eso les hacía gracia y me picaban más (malooooooosssssssss!!!).

Algunos eran más expertos que otros en "el arte de ponerme de morros", y a día de hoy, aunque lo siguen intentando, sus efectos sobre mí ya no son los mismos... (ah, por cierto, aunque tu cumple fue ayer, aprovecho para felicitarte también por aquí, cuñao, un besote!... ¿por qué habré hecho yo esta correlación de ideas? jajajajajajajajaja)

El lunes de Pascua (en mi casa más comunmente llamado "Día de la Mona", por el pastel o torta con figuritas de chocolate que se come ese día) también era de ésos que, como poco, me hacían refunfuñar un momento, cuando de repente me decían: "Felicidades!! que hoy es tu santo!!" y claro, con mi bendita inocencia infantil yo decía: "noooooooo, que mi santo es en agosto", y los demás, riendo: "pero hoy también, que es el día de la MONA!".
Yo: morros, ya que lo consideraba como que se estaban cachondeando de mí, pero se me pasaba pronto el mosqueo si me sobornaban con chocolate... jajajajajaja.


Ahora soy yo quien regalo la mona, a mi ahijado, aunque él ya es grande y ya no necesita que le ponga figuritas de juguete... mejor las de chocolate, ¡que se comen! Llegamos a casa el domingo por la noche, y el lunes pensaba regalarle sólo un conejito de chocolate que había comprado, pero decidí hacer un bizcochito, aunque sin ninguna complicación, con lo poco que tenía en casa después de los días que había estado fuera. Lo adornaría con el conejito y algunos huevecitos, y si me daba tiempo le haría alguna cobertura o algo así, pero no dio para más, pues tuve que llevar el conejito a la UCI, porque se le habían roto las orejas, y con la "operación" de pegado del chocolate ya se me hizo el momento de írsela a llevar....... así que otro año será más elaborada... ¡espero!


El bizcocho es facilísimo y ni siquiera hay que encender el horno, pues se cocina en el micro, con una receta chocolatíiiiiiisima que ronda por la red y casi todo el mundo ha hecho ya. Yo se lo vi a Michi, en su blog Desastre en la cocina (¡que de desastre no tiene nada!), aunque la preparación la he variado un poquito (el orden de los ingredienes, básicamente)




INGREDIENTES
-150 gr. de chocolate negro (yo fondant para postres)
-125 gr. de mantequilla
-125 gr. de azúcar
-50 gr. de harina
-2 cucharadas de Baileys (opcional, yo no le puse)
-3 huevos

Para adornar:
-Mermelada de fresa Anna Quality Products
-Figuritas de chocolate
-Azúcar glass


PREPARACIÓN
-En un bol apto para microondas, añadir el chocolate troceado con la mantequilla. Fundir un minuto en el micro a media potencia. Remover con las varillas hasta que el chocolate esté completamente fundido y se haya convertido en una crema. Reservar.
-En otro bol, separar las claras de las yemas, y montar las claras hasta que estén muy espumosas con las varillas.
-Añadir el azúcar y seguir montando hasta que se haga una crema.
-Agregar las yemas, la harina y el licor, si lo ponemos.
-Por último, añadir la mezcla de chocolate y mantequilla fundidos.
-Verter la mezcla en un molde apto para microondas engrasado con mantequilla. Yo usé un molde de corona, de silicona.
-Meter en el micro a 750W durante 3 minutos (yo lo puse al máximo, a 900W).
-Sin abrir el micro, dejarlo reposar 5 minutos.
-Después de esos 5 minutos, programar otros 3.
-Dejar reposar y desmoldar con cuidado.

Para adornarlo...

Yo esperé a que se enfriara y con una cucharita de café quité un bocadito del bizcocho de los sitios donde iba a colocar las figuritas, luego bañé toda la superficie con mermelada de fresa del lote que recibí de Anna Quality.



Esta marca tiene la consistencia ideal para bañar el bizcocho con un pincel de silicona, divinamente...



Seguidamente coloqué las figuritas en su lugar, y así quedaron pegadas. Espolvoreré con azúcar glass y ¡lista!




Yo hice la receta por duplicado, para no quedarme corta...



Y se la llevé a mi ahijado para merendar:




NOTAS
-Un sabor intenso a chocolate, ¡fantástico!
-En muy poco tiempo ya lo he repetido 3 veces.
-Queda parecido a un brownie. Se le pueden añadir nueces troceadas y lo parecerá aún más.
-Podemos sustituir 50 gramos de chocolate por 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar, tipo Valor, y nos quedará igual de bueno
-Si no separamos claras y yemas no pasará nada, pero así el bizcocho coge más aire y sube un poquito más. Cuanto más se bata, más subirá también
-La mermelada de fresa le va muy bien al bizcocho, y las figuritas han quedado bien pegadas
-Para reparar el conejito grande de chocolate que estaba roto, utilicé la mezcla de chocolate fundido con mantequilla, untando los bordes a pegar con un pincel, como si fuera un pegamento. Lástima que la figurita era de chocolate con leche y se veía la diferencia de color... pero al menos ¡se pegó!
-No dejar pasar por alto este bizcocho: ideal para cuando vienen invitados inesperados, para hacerlo en verano sin encender el horno, para tomarlo tibio o frío, con helado, con nata, con cobertura o con lo que sea
-Lleva muy poca harina, pero mucha grasa. Para aligerarlo, se puede rebajar la cantidad de mantequilla, o sustituir la mantequilla por aceite de girasol (yo lo he probado poniéndole sólo 80 gr., y no queda mal...)
-También podemos sustituir el azúcar por azúcar de caña, sirope de ágave, edulcorante... (todavía no lo he probado).


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Anna Quality products me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

martes, 10 de abril de 2012

Pan de hamburguesa, harinas y panificadora

Me gusta el riesgo, y eso a veces se paga. Pero seguro que no soy la única... jejeje.

Porque a ver quién es el guapo que sigue a rajatabla las indicaciones de lavado-secado de las etiquetas de la ropa... porque yo no. Jolín, que si sólo metiéramos en la secadora la ropa que realmente indica que se puede meter, no amortizábamos el aparato en la vida...
... Y claro, eso se paga, porque a todos nos ha encogido ropa en ella... Aunque a veces echemos la culpa a la secadora cuando nos deja de valer alguna prenda (mayormente pantalones) cuando en realidad NOS HEMOS ENGORDADO y no lo queremos admitir...

Con el lavavajillas igual. Yo meto todos los tuppers, todas las ollas, todos los cuchillos y algunas sartenes (ahí sí que soy un poco restrictiva). Un día metí unas botellitas de plástico donde llevo el aceite y el vinagre al trabajo, y las botellas de inflaron, de manera que la base ya no era plana: parecían muñecos de aquellos tentetiesos, muy poco prácticos, la verdad...

Con la cubeta y palas de la panificadora me pasó lo mismo. No me paré a leer las instrucciones, cosa que sí habría hecho si hubiera comprado la panificadora teniendo ya lavavajillas en casa. Pero al tener la panificadora desde antes, y la tralla de estropajo que le había metido ya, no pensé que fuera a estropearse. De hecho, la cubeta no se estropeó, pero el recubrimiento antiadherente de las palas se levantó y despellejó, y me daba yu-yu que se quedaran restos en el pan.

Por eso, me decidí a pedir unos recambios al servicio técnico de la panificadora de Lidl, y como hay muchos que también tenéis panificadoras del Lidl, seguro que os es de interés saberlo.

Para pedir los recambios hay que enviar un e-mail a Kompernass: support.es@kompernass.de.
En él indicaremos los recambios que deseamos adquirir, y el modelo de nuestra máquina, en mi caso, la Silvercrest KH1171 (podéis ver la foto aquí).
Os responderán en breve (2 días creo que me tardaron a mí) con los precios y el número de cuenta bancaria alemana a la que debéis hacer el ingreso.

Normalmente venden los recambios en "pack" de 1 molde + 2 brazos de amasar, pero yo, aprovechando que los gastos de envío eran bastante elevados, quise comprar otro par de palas, ya que vi que es lo que más se estropea... Mi sorpresa fue que éstas son algo diferentes a las que yo tenía (con recubrimiento negro de teflón), ya que las nuevas son grises (no sé de qué material son, pero no parece teflón) y parecen bastante más duraderas.

Los precios que pagué yo hace un par de meses son:
-1 Molde+2 Brazos de amasar KH 1171 = 10,00€
-2 Brazos de amasar KH 1171 = 5,00€
-Gastos de gestión y envio: 8,50€
TOTAL: 23,50€

A ésto, hay que tener en cuenta que hay algunos bancos que te hacen pagar alguna comisión "extra" al ser una cuenta del extranjero, aunque no fue mi caso, ya que yo lo hice en mi banco habitual y todas esas comisiones yo no las pago.

Una vez hecho el ingreso, debemos enviar por e-mail el justificante de tranferencia, a lo que ellos te responden que lo pasan al departamento correspondiente para comprobar el ingreso y realizar el envío.

En pocos días (yo diría que menos de 2 semanas, aunque no lo recuerdo bien) recibí el paquete, pero se olvidaron el 2º par de palas, así que les tuve que reclamar, a lo que ellos respondieron con la misma rapidez que la primera vez, y me lo enviaron poco después.

Yo he quedado bien contenta, y recomiendo que si tenéis que pedir recambios lo hagáis junto a amigos o conocidos que también estén pensando en comprarlos, así los gastos de envío serán menores...


Y siguiendo con los productos Lidl, también quería hablaros de la harina de fuerza Haricaman (no os pongo enlace, ésto no es publicidad, sino una recomendación personal). La encontré hace meses y compré un par de paquetes, hacia Navidad. La probé y me encantó. Tiene la misma proteína que la harina de fuerza de Mercadona, pero ésta sube más, y el pan queda mucho mejor.
Yo no entiendo apenas de harinas, y por eso no entiendo por qué el resultado es diferente cuando la característica básica de la proteína es la misma, pero ésta además es más barata que la de Mercadona, así que estaba dispuesta a cambiar. Mi sorpresa fue que la dejaron de traer, y no ha sido hasta hace poco que ya he visto que la han incorporado definitivamente a su stock de harinas, y ahora sí que puedo decir que ésta es la harina que compro en casa de manera habitual.

Hay muchas otras harinas de otras marcas que son muuuuuuuuuuy buenas, pero claro, la economía está como está, y las "caras" las compro para ocasiones muy especiales, y para el pan de cada día, con ésta de Haricaman estoy encantada.


Y cogiendo la receta de panecillos para hamburguesa de Cristina (Kanela y limón) me puse manos a la obra, que les tenía unas ganasssss...



INGREDIENTES
-240 gr. de agua tibia
-12 gr. de levadura fresca
-1 huevo
-55 gr. de azúcar
-500 gr. de harina de fuerza (yo, Haricaman)
-7 gr. de sal
-30 gr. de mantequilla a punto pomada y en trocitos (yo, Mantequilla Imperial con sal)
Para el acabado:
-Leche
-Semillas de Sésamo

PREPARACIÓN
-Diluir la levadura en el agua tibia, echar en la cubeta de la panificadora.
-Añadir el resto de ingredientes en el orden indicado arriba, excepto la mantequilla.
-Seleccionar el programa "masa para pasta", que sólo amasa y en la pani de Lidl tiene una duración de 15 minutos.
-Transcurrido el tiempo añadir la mantequilla y seleccionar de nuevo el programa "masa para pasta".
-Al finalizar, retirar la masa a un amplio recipiente untado de aceite y tapar la masa con papel film.
-Dejar levar hasta que aumente el doble su volumen.
-Dividir la masa en porciones de 80 gr. y les damos forma de bollo.
-Dejar levar de nuevo otra hora más o menos.
-Pintar su superficie con leche y espolvorear con semillas de sésamo.
-Introducir a horno precalentado a 180ºC durante 12/15 minutos.
-Dejar enfríar sobre una rejilla.



NOTAS
-OJO: cuando iba a sacar la masa de la cubeta de la panificadora, ésta tenía muy poca consistencia (no tenía ni idea de cuál era la consistencia correcta para estos bollos) y le añadí más harina, con lo que volví a darle al programa de amasado por tercera vez. No debería haberle añadido más harina, pues aunque los bollos quedaron bien, tenían más textura de pan que de bollito típico comercial.
-Considero que debe ser bastante difícil hacer esta masa a mano (metiéndole las manos) y acabaríamos añadiéndole más harina de la de la receta. Si se amasa sin panificadora, considero mejor elegir un bol en vez de hacerlo en la encimera.
-Igual que para amasar, imagino que también habría sido difícil darle forma de bollo, pero aunque sea un poco difícil de manejar debemos tener paciencia e intentar darle forma como podamos, que cuando vuelva a subir la masa se acomodará y tomará su forma... (más o menos de bollito...)
-Muy ricos y se pueden congelar perfectamente, así que podemos hacer muchos, hornearlos y luego congelarlos individualmente para tenerlos a mano para cuando se nos antojen.



Ummmmmmmmmmmmm................







Este post ha sido redactado según:
-el Código de Confianza C0C
(Lidl, Kompernass y Haricaman no me han proporcionado ninguna muestra de sus productos ni mantengo ninguna relación con estas marcas)
-el Código de Confianza C4C (Mantequilla Imperial me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

lunes, 2 de abril de 2012

Arroz a banda Chef Munné

¡Vacacioneeeeeeeeees!

Tengo la suerte de tener toda esta semana de vacaciones, vacaciones escolares, por trabajar en un centro educativo. Y aquí estoy, en casa, porque hasta que no lleguen los días festivos propiamente no nos iremos hacia el Pirineo, a visitar a la familia de Alberto. Lo malo es que dicen que va a llover, aunque eso es lo "normal" en Semana Santa desde hace nosecuantos años ya...
Me he propuesto en estos días poner un poco de orden en las recetas pendientes del blog, para programar las entradas para un par de semanas, al menos, ya que cocinar, cocino, pero me resulta difícil encontrar el momento para redactarlas, seleccionar las fotos y todas esas cosas...
Si me queda tiempo, querría hacer limpieza en el e-mail (otra de esas cosas que arrastro desde hace ya demasiado tiempo)........ y entre todo esto también tenemos que hacer limpieza a fondo en casa, que no veas cómo se pone todo de polvo con el tema de las puertas......

Así que mientras no acaben con las puertas y yo ande por casa, las comidas seguirán siendo sencillitas, y qué mejor que ir tirando de despensa... así que para hoy, un arroz preparado, para añadir el agua, ¡y listo en un santiamén!

Ya había probado casi todas las variedades de Chef Munné, pero guardaba algunas variedades para ocasiones como ésta, en las que queremos algo rápido y rico, rico. Esta vez el afortunado ha sido el Arroz a banda. Bueno... afortunados nosotros, que nos lo hemos comido... jajajajaja...

INGREDIENTES
-1 envase de arroz a banda Chef Munné [Ingredientes: Caldo de pescado (agua, aceite de oliva, tomate, cebolla, pimiento, gamba, cangrejo, ajo y especias), calamar y fideos . Contiene crustaceos.]



PREPARACIÓN
-Verter el contenido de la lata en una paellera y llevarlo a ebullición.
-Añadir el arroz y el azafrán y remover bien.
-Dejar cocer el arroz hasta que absorba el caldo




En unos 12 minutos hemos tenido un arroz fantástico, y ensuciando bien poco (que ya está todo suficientemente sucio de por sí... ejem...)



NOTAS
-Los arroces de la marca Chef Munné me están resultando fantásticos (a falta de probar el risotto de ceps). Éste me ha gustado mucho, con su toque de azafrán, el calamar bastante presente... evidentemente, una opción a tener en cuenta para tener en la despensa para días "tontos", como lo ha sido hoy.

Y hoy aprovecho, ya que no me he extendido demasiado con la entrada, para agradecer a Gaby este premio "Tu estilo", que ya me otorgó Rous hace unas semanas, pero que yo recibo de nuevo tan contenta....



Muchas gracias por pensar en mí, ¡preciosa!
Las cositas sobre mí que tengo que tendría que explicar, como siempre, me las salto, que con la mini-intro de hoy ya podéis sacar al menos 7 cosas, y lo de darlo a 15 blogs, también me lo salto... mira, ya sabéis otra cosa más de mí: me da pereza otorgar los premios a blogs en concreto, ¡porque todos sois un encanto! Mira... y ya tenéis otra cosa sobre mí: ¡soy una pelota! jajajajajaja...

Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Chef Munné me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).