lunes, 27 de febrero de 2012

Sushi ibérico & Alhambra Reserva 1925

Hace unas semanas, Álex Pruñonosa se puso en contacto conmigo para ofrecerme participar en una bonita iniciativa: recopilar los mejores maridajes para la cerveza Alhambra Reserva 1925 propuestos por los blogs de cocina más prestigiosos.

No hace falta decir nada más, que a mí en seguida se me camela, y simplemente insinuar que me consideran un blog de cocina de los más prestigiosos ya me saca los colores, y aunque sé que no es verdad, a mí me encantan estos "saraos", y no podía decir que NO.




Imaginé un pack de 6 cervezas... ¡pero no! Me enviaron un fantástico cofre de madera envejecida que pesaba una barbaridad...



... con 20 botellines de cerveza colocados perfectamente para que no se movieran nada de nada durante el transporte...



...además de 4 saquitos con una muestra de los ingredientes básicos de la cerveza (levadura, malta de cebada, maíz y lúpulo)...



...y el libro Las cervezas en la mesa, del crítico gastronómico José Carlos Capel.



Yo, que no sé nada sobre cervezas (ni de vinos, ni de nada de éso: sólo sé los que me gustan y los que no), no os voy a soltar un largo relatín sobre ésta. No dudo que los que sabéis de cervezas ya la conocéis, y los que no os vais a quedar igual que yo cuando comencé a leer:

Tipo: Baja Fermentación Extra Lager (¡anda! ésto me suena de los documentales del Discovery Channel)
Extracto Seco Primitivo: 15%
Graduación: 6,4% Vol.
Temperatura de servicio: 4–6ºC
Sabor: Intenso
Color: Ámbar dorado



Pero en resumen... lo que queréis saber... sí, ¡me gustó!:
-La botella es muy bonita, y sin ninguna etiqueta (un OLE por el posterior reciclaje de las botellas).

-El sabor es fantástico, no es demasiado amarga, al principio sí, pero deja un regustillo más dulce que incita a echártela de nuevo a la boca. Eso sí, sólo la tomo directamente de la botella, que es como más buena está (para mí). Y sobre todo, hay que servirla a la temperatura ideal, que como no esté fresquita como debe, no hay manera de disfrutar de ésta ni de ninguna cerveza.

Sobre la historia de esta cerveza granadina no os diré demasiado, sólo que como podéis imaginar, se ha ido renovando en imagen, para adaptarse a los nuevos tiempos, y mantener su receta original que tanto agrada a sus fieles seguidores...



Con ella podemos maridar toda clase de platos, y yo opté por hacer un sushi ibérico, ibérico porque no lleva nada de oriental, todos los productos son españoles.

El resultado fue... ¡FANTÁSTICO!


INGREDIENTES
-Arroz bomba D.O. Delta del Ebro (Montsià)
-1/2 vaso de vinagre de manzana
-3 cucharadas de azúcar blanco
-1 cucharada + 1/2 cucharadita de sal
-Anchoas de L'Escala
-Cogote de bonito del Norte, del mar Cantábrico (Serrats)
-Paletilla de Jamón Ibérico D.O. Dehesa de Extremadura
-Queso manchego semicurado D.O.
-Butifarra blanca catalana
-Pimientos del piquillo de Lodosa (Pedro Luis)
-Repollo (col lisa)
-Pedro Ximénez D.O. Montilla-Moriles
-Miel de abejas del Bierzo
-1/4 de pastilla de caldo concentrado
-Cebolla frita crujiente (Artaza Gourmet)
-Pimentón ahumado de la Vera (La Chinata)
-Eneldo

Y para maridar... Cerveza Alhambra Reserva 1925




PREPARACIÓN
-Lavar mucho el arroz (las cantidades serán al gusto en mi caso fueron unos 100 gramos), hasta que el agua salga completamente transparente
-Cocinar el arroz, según las instrucciones de la marca. En mi caso, 3 partes de agua (sin sal) por una de arroz, durante unos 18 minutos (aunque se cocinó en un poco menos...)
-Escurrir el exceso de líquido del arroz, si fuera el caso. Bañar con una mezcla de 1/2 vaso de vinagre de manzana, 2 cucharadas de azúcar y 1 cucharada de sal. Remover con una cuchara de madera, para que se integren los sabores y el arroz se vaya enfriando.
-Cuando ya lo podamos manejar, colocar una hoja larga de film transparente en la encimera, y colocar el arroz encima, formando una capa fina, y sin llegar a los bordes. Colocar otra hoja de film por encima, y alisar ayudándonos con un rodillo de amasar, hasta que quede fino por igual en todos lados.
-Cortar esta lámina de arroz en 3 partes de tamaño similar. Podemos enrollarlo y reservarlo en la nevera o simplemente apartarlo a un sitio donde no nos moleste mientras realizamos el resto de pasos.
-En vez de usar alga nori: En una olla con agua salada, cocer/cocinar al vapor unas cuantas hojas de repollo procurando que estén lo más enteras posible (mejor si son de las de fuera, que son más lisas). Retirar, escurrir y secar con papel de cocina. Quitar la parte más dura de la hoja, la del "tallo".
-En vez de usar salsa de soja y wasabi: En otro cazo, echar medio vaso de Pedro Ximénez, y poner a reducir a fuego lento. Añadir 1/4 de pastilla de concentrado de caldo (al gusto: de pollo o carne), 1/2 cucharadita de postre de miel y 1/2 cucharadita de sal. Retirar del fuego cuando tenga el espesor deseado (al enfriarse, espesará mucho más). Colocar la reducción en un platito hondo que nos permita "mojar" el sushi.

-Trocear el queso, butifarra blanca, etc. en trocitos no demasiado finos, y de forma alargada.



Ya tenemos los elementos básicos preparados para preparar las diferentes clases de sushi, que en mi caso fueron:

Maki-sushi de butifarra blanca y pimentos de Lodosa:



-Colocar una esterilla de bambú propia para enrollar el sushi delante nuestro, en la encimera, en posición para poder enrollar el sushi alejándolo de nuestro cuerpo, tal cual como si fuéramos a amasar... (¿me explicooooooo?). Colocar una hoja de film transparente (no me gusta poner los alimentos en contacto directo con la esterilla, ésta se ensucia mucho...). Colocar encima las hojas de col o repollo hervidas, en la parte de la esterilla más lejana a nuestro cuerpo.
-Coger una de las tres porciones que hemos hecho con la lámina de arroz. Quitar una de las caras del film transparente, colocar sobre la esterilla, encima de la col y del resto de esterilla a la que no nos ha llegado la col. Quitar ahora la otra cara del film transparente.
-En la parte más cercana a nosotros, colocar tiras de butifarra blanca y los pimientos de Lodosa, para cubrir todo el ancho de la lámina de arroz.
-Empezar a enrollar desde la parte de la butifarra y los pimientos, procurando que quede bien apretada, y por supuesto, sacando la lámina de film transparente que está en contacto con la esterilla. A medida que vayamos enrollando veremos que queda en la parte central la butifarra y los pimientos y en la parte de fuera las hojas de col. Envolver en el mismo film el rollo compactado, y guardar en la nevera hasta el momento de consumir.

Maki-sushi de paletilla de jamón ibérico y queso manchego:



-Proceder como con el rollo anterior, pero sin poner col (o sí, si así lo preferimos...): esterilla, film transparente, arroz, jamón (para cubrir aproximadamente 4 dedos de superficie) y bastoncitos de queso. Enrollar.
-Coger un puñado de cebolla frita crujiente y chafar en el mortero. Hacer rodar el rollo entero (o parte de él, como hice yo) sobre ésta. Envolver en film transparente y guardar en la nevera hasta el momento de consumir.

Nigiri-sushi de bonito (lo prepararemos en el momento de irlo a comer, para que no se reseque):



-Con el arroz que nos ha sobrado, nos mojaremos las manos (en agua o un poco de vinagre) y haremos bolitas alargadas.
-Encima de cada bolita, pondremos un trozo de bonito por encima, espolvorearemos pimentón de La Vera y eneldo.

Nigiri-sushi de anchoa (justo antes de irlo a comer):



-Hacer bolitas con el arroz y poner un filete de anchoa. Adornar con cebolla frita crujiente.





Y por si (aunque sea sushi ibérico), hay quien prefiere comerlo con palillo, aquí podéis ver uno mojadito en la salsa de Pedro Ximénez...






Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Todas las marcas mencionadas me han proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

martes, 21 de febrero de 2012

Patatas deluxe

A mí me gustan las patatas de todas las maneras, creo que hasta sería capaz de comerlas crudas, aunque no creo que eso fuera muy digestivo... jejejeje...

Recuerdo de pequeña, cuando en el colegio hacíamos los típicos germinados de legumbres en un vasito de yogur con su algodón, que mi madre siempre hacía que mi plantita creciera más que la del resto de la clase, y yo siempre ganaba (la ponía al sol, le poníamos líquido de cocer las verduritas, en vez de agua sola...). Entonces me entraba la pasión por ver crecer las plantas... Yo, que nunca he ido de vacaciones al pueblo, y en casa de mis padres ni siquiera hay balcón, sentía esa necesidad, así que mi madre compró una maceta (de unos 40 cm de diámetro) y plantamos en ella una patata. La pusimos en el poyete o alféizar de la ventana, y allí veíamos cómo iba creciendo.

Al cabo de los meses la planta empezó a secarse, y eso quería decir que dentro de poco podía recoger mi "siembra". Y el día llegó, y me puse a escarbar la tierra, para recoger todas las nuevas patatitas. Alguna tenía el tamaño de un huevo, algunas el de una alubia... pero todas las recogía con una ilusión tremenda.

Mi madre me dijo: "esta noche te voy a hacer una tortillita con tus patatas, para ti sola"........... ¡qué honor! y doblemente: una por comer mi cosecha, y otra porque mi madre me hiciera una tortilla exclusiva para mí (en casa éramos 6, y eso de cocinar una tortilla individual era un caso aislado totalmente).

Me la comí con especial pasión, aunque ahora sospecho que quizá la tortilla llevaba alguna patata más que las que recogimos de la maceta, aunque igualmente, ese día me sentí muy, MUY especial.




Y como me apasionan tanto las patatas, cuando vi éstas que había hecho Neus, en Cocinando con Neus (que ahora también tiene nuevo blog Neus cocinando con Thermomix) fui incapaz de contenerme. Éstas las tenía que hacer, ¡sí o sí! aunque como siempre... con algunas modificaciones para adaptarlas a mi gusto, pues ya las he hecho unas cuantas veces.
Además, no hice la salsa, porque me gustan más con salsa barbacoa, pero en la receta de Neus podéis ver cómo la hizo ella.


INGREDIENTES
-500 gr. de patatas pequeñas-medianas con forma lo más regular posible
-Agua para cocer las patatas
-50 gr de harina de trigo
-1 cucharada de pan rallado (no estaba en la receta original, lo añadí yo)
-1/2 cucharadita de pimentón dulce Carmencita
-5 gr de ajo en polvo Carmencita
-1 cucharadita de orégano seco
-1 cucharadita de tomillo seco (lo cambié por romero Carmencita)
-1 cucharadita de estragón seco
-1 cucharadita de sal
-aceite de oliva suave para freír


PREPARACIÓN
-Lavar muy bien las patatas, pues las consumiremos con piel.
-Cortar en gajos y dejarlas en un bol con agua durante 10 minutos para que pierdan el almidón
-Poner en una olla el agua a hervir, con una pizca de sal. Verter las patatas y dejar durante unos 5 minutos a fuego medio. Retirar, escurrir y reservar en un colador.
-En un bol mezclar la harina (también el pan rallado que le añadí yo), el pimentón, el orégano, el tomillo (yo, romero), el estragón y la sal. Remover para que estén todas bien mezcladas.
-Rebozar las patatas en la mezcla, que queden bien impregnadas.
-Freír las patatas en abundante aceite a fuego medio hasta que estén doradas.
-Escurrir sobre papel absorbente.


Esta foto es la única que tengo, porque acompañaban la carrillera de Artaza Gourmet, aunque en cuanto las vuelva a hacer haré fotos de nuevo, en las que sean las verdaderas protagonistas...



¿Os resistís a ellas? yo....... ¡NO!


NOTAS
-Algunos tipos de patatas son más resistentes al hervido, así que podemos necesitar un par de minutos más.
-Es mejor que los gajos sean finitos, ya que si son demasiado gordos el centro de la patata no llegará a hervir, y luego costará más que se frían.
-Si por el motivo que fuera tardamos mucho en rebozar las patatas puede ser que la mezcla de especias no se adhiera bien a ellas. Podemos sumergirlas un instante en agua, y de nuevo volverlas a escurrir. De este modo tendrán de nuevo la humedad suficiente para que el rebozado se pegue bien.
-Si sobra mezcla de especias, se puede guardar en un bote de cristal bien cerrado, para utilizarla la próxima vez que vayamos a cocinarlas. También se puede aprovechar la mezcla espolvoreándola por encima de unas patatas que vayamos a cocinar al horno. El gusto que les da también es fantástico.
-El sabor mejora aún más con un pimentón ahumado de la Vera.
-El añadido del pan rallado les da un poco de rugosidad al rebozado, les queda genial.
-El resultado del romero me ha gustado mucho, así que las seguiré haciendo así, no echo en falta el tomillo de la receta original.
-Si sospechamos que las patatas pueden haber quedado un poco duras al sacarlas del aceite, podemos reservarlas tapadas. El vapor terminará de cocinar el interior, aunque perderemos el toque crujiente. A mí, aunque no estén crujientes por fuera, me encantan igualmente.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Carmencita me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

------------------------------------------------------------------------------------

¡Y edito receta! porque Ana del blog Viento y bambú las ha hecho, las ha tuneado y las ha rebautizado con mi "nombre"!!! en su blog son Patatas Locasita-Deluxe!!! no os las perdáis, la foto es infinitamente mejor que la mía! jajaja

martes, 14 de febrero de 2012

Pizzeta individual ligera con carne y quesos Milner

Estaba yo hablando con un amigo mío por el chat de Facebook, y me dijo que había enviado a otro amigo un BBM... Yo me he quedado hipermétrope, sin idea de lo que era. El Google estaba cerca para haberle preguntado, pero he preferido preguntarle: "uh........ ezo qué é?". Pero aquí no lo voy a explicar, el que quiera saberlo... San Google!!
Es que yo muy, muy moderna en lo que se refiere a esas cosas, pues como que no soy, y mi móvil no tiene conexión a internet ni nada de eso, es un móvil "normal" que tengo desde hace unos cuantos años... y que espero que todavía me dure más. Sobretodo porque no llego a gastar los 9 euros de mi tarifa mensual, con lo que no veo la necesidad de tener que contratar una tarifa que cueste el doble...

Pero bueno, mi móvil al menos recibe MMS (por si hay alguien más atrasado que yo leyendo, es un SMS pero con fotos) y hoy he recibido una foto de un corazón. ¿El remitente era Alberto? ¿Un admirador secreto? Noooooooooooooo! era de MI PAPA!!!!!!
Y mira, me ha hecho mucha ilusión... ¡si es que yo no necesito gran cosa para ponerme contenta! ¡Gracias, papa!


Y es que yo no soy de celebrar estos días, y debe ser más por ir a contracorriente que porque no me guste la celebración en sí (que a mí me gusta que me hagan regalos como al que más) pero es que llega un punto de ñoñería extremo que da hasta repelús... así que yo no voy a presentar ningún plato especial para hoy, pero si queréis, le podéis dar a la pizza forma de corazón. Y si lo hacéis cualquier día que no sea hoy, seguro que sorprenderéis aún más, y haréis al otro sentirse más especial...



Además, si estáis a dieta, os hacéis la pizza pequeñita como ésta (que además veréis que lleva poca harina...), y así os la coméis sin grandes remordimientos...

La receta de la masa es la que uso siempre, de Jamie Oliver, pero reversionada (porque no tenía sémola ni polenta, y a cambio le puse copos de avena, por lo que tuve que añadirle más líquido)...

INGREDIENTES
Para la masa
(de 3 pizzetas como la de la foto o 2 pizzas grandotas):
-200 gr. de harina de fuerza (podemos ponerle integral)
-100 gr. de copos de avena
-175 ml. de agua tibia
-1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva virgen Hojiblanca
-1/4 cucharada de sal
-1/2 cubito de levadura fresca Levital

Para poner sobre la masa:
-Doble concentrado de tomate Hacendado (no me cansaré de repetirlo: lo mejor para las pizzas!!! nada de salsas de tomate frito, ni caseras ni industriales)
-Carne picada (+ sal y aceite para saltearla)
-Ketchup casero o salsa barbacoa (opcional)
-1 cebolleta tierna
-Queso Milner
-Orégano


PREPARACIÓN

-Colocamos los ingredientes en la cubeta de la panificadora en el siguiente orden: agua tibia (del grifo) con la levadura disuelta en ella, aceite, sal, harina de fuerza y copos de avena)
-Conectar el programa de la panificadora de amasado y levados (en la SilverCrest es el 6). Controlar si la masa necesita más líquido o no, porque los copos de avena chupan mucho...
-Cuando quede una media hora para que acabe el programa, encender el horno arriba y abajo a 200ºC.
-Saltear la carne en una sartén con una chispa de aceite y salpimentada al gusto.
-Una vez finalice el programa, bolear la masa y dar la forma elegida. Colocar sobre una bandeja de horno con papel para hornear.
-Colocar los ingredientes deseados (yo concentrado de tomate, carne salteada, chorrito de ketchup o salsa barbacoa, cebolla cortada a láminas muy finitas, queso Milner rallado y orégano).
-Poner la bandeja en una posición de la mitad para abajo del horno (porque la masa se tiene que cocinar antes de que se nos churrusque por arriba) y hornear hasta que esté a nuestro gusto.



NOTAS
-Los copos de avena no se notan ni por textura ni por sabor, pues se deshacen en la mezcla, pero le estamos aportando a la masa un ingrediente sano y así disminuimos la cantidad de harina...
-La próxima vez, repetirla igual pero con harina integral


¿Hace un mini-cachito?



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Milner y Hojiblanca me han proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

viernes, 10 de febrero de 2012

Ketchup casero en panificadora

En casa el ketchup vuela. No demasiado por mi parte, pero a Alberto le fascina.
Aunque nos propongamos comer más sano (yo me lo propongo con más fuerza que Alberto) el tema del ketchup sigue latente...
Yo suelo estar al tanto de cómo vamos de ketchup en casa (estoy al tanto de éso y de todo lo demás, por supuestísimo... jajajaja).
Vamos a comprar y, al pasar por el pasillo de las salsas, le suelo preguntar a Alberto: "¿hace falta ketchup?" y él me suele decir que "no".
Yo me callo, ambos sabemos que queda muy poco ketchup en casa, pero no cogemos. A mí me da igual, pero él, en el fondo lo "sufre en silencio"...... jajajaja.
Pero no, ese sufrimiento no dura mucho, porque la siguiente vez que vamos a comprar, sin decir ni una palabra al respecto, en un momento que desvío la mirada aparece un bote de ketchup en el carro... aix, ¡mi niño!



Luego hubo un tiempo que comenzamos a comprar ketchup sin nada de azúcar (a cambio lleva edulcorantes), que sólo hay una marca en el mercado, y no es demasiado fácil de encontrar. Pero esta marca habrá visto cómo subían sus ventas y ha subido su precio un 30% más o menos, así que le dijimos que "tururú".

Así que era buen momento para probar a hacerlo en casa, pero para ser la primera vez, decidimos hacerlo con azúcar. Luego ya experimentaremos a hacerlo con fructosa o edulcorantes...

La receta, de entre todas las que encontré, es la de Alimonia, de Entra en mi cocina, aunque como siempre, he hecho algunas adaptaciones, entre otras... que lo he hecho en la panificadora. ¡Ha salido muuuuy bien!




INGREDIENTES
-1 lata grande de tomate triturado (800 gr.)
-1 bote de concentrado de tomate
-2 cucharadas de cebolla frita crujiente Artaza Gourmet (o 1 cebolla pequeña, que freiremos)
-1 diente de ajo
-1/2 cucharadita de canela
-1/2 cucharadita de jengibre y nuez moscada
-1/2 cucharadita de clavo en polvo
-125 gr. de azúcar integral de caña Int-salim

-125 ml. de vinagre de manzana
-3 cucharaditas de sal
-Pimienta al gusto

PREPARACIÓN
-En la cubeta de la panificadora, añadir todos los ingredientes (quizá a mitad de cocción deberemos .
-Poner el programa para mermeladas, en la panificadora Silvercrest de Lidl es el 11 y dura 1:20 h.)
-Le podemos pasar la batidora, si se quiere, para triturar los posibles trozos de cebolla que queden, aunque en mi caso ya estaba casi disuelta por completo, y no nos importó encontrar algún trozo pequeñito.
-Dejar enfriar y pasar a botellas o tarros a nuestro gusto.
-Guardar en el frigorífico (se conserva al menos durante un mes, también podemos congelar una parte o envasarlo al vacío)
(para hacerlo por el método tradicional, consultar los pasos en la receta original)



NOTAS
-El sabor no es el mismo que el del ketchup comprado. Este tiene más gusto a especias
-Me ha gustado mucho, y es más sano... no se puede pedir más.
-La próxima vez lo haremos con fructosa, para restarle calorías.
-Cuidado de no pasarse con ninguna especia, a mí se me fue un poquito la mano con la canela y se nota.
-Es fantástico prepararlo en la panificadora, puedes estar viendo la tele mientras se hace, sin riesgo de que se pegue.
-La cebolla frita crujiente es muy versátil, no sólo para usarla como es (crujiente, en ensaladas, o como adorno de otros platos) sino para cuando vamos con prisas y no queremos liarnos a picar y sofreír la cebolla o cuando, simplemente, no nos quedan en la despensa. Con calor o líquidos la cebolla se reblandecerá y actuará como la cebolla que podríamos freír nosotros mismos. Ideal tenerla en la despensa para estas ocasiones.

Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Int-Salim y Artaza Goumet me han proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).


¡Ay! ¡que se me olvidaba!

Rous, de Comer Especial me ha otorgado este premio... ¡muchas gracias por pensar en mí, Rous!
¿Conocéis su blog? sus recetas son digestivas, sin lactosa ni nada "fuerte"... es decir, ideales para todos, que a veces no valoramos nuestro cuerpo y comemos mal... seguro que podréis aprender mucho cada vez que lo visitéis, igual que lo hago yo.


Pero como yo soy así de chula, no se lo doy a nadie en especial. Podéis llevaroslo todos los que me comentéis en esta entrada, ¡ea!

AVISO PARA NUEVOS SEGUIDORES Y NUEVOS BLOGS QUE SIGO: Mi blogroll no me permite actualizarlo y no puedo introducir más blogs. Espero poder solucionarlo pronto (o si alguien lo sabe, que me lo explique) y así poder añadir todos los nuevos blogs que he descubierto últimamente.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Tortilla con verduras y queso Milner

Yo de pequeña para comer era malísima. Muchas cosas no me gustaban (aunque mis hermanas no se quedaban atrás...), y mi madre, pobrecita, nos compraba lo que sí nos había gustado, y de ahí no salía, para evitar tenérselo que comer ella... y como en nuestros tiempos no había "marcas blancas" (hasta que llegó Día), en mi casa los quesos que entraban eran:
-Quesitos: El caserío
-Queso en lonchas: Tranchetes
-Queso en cuña: Carbel y más tarde Ventero
-Queso de bola: Babybel

Y para mis padres:
-Queso fresco
-Queso del pueblo, que NO SOPORRRRRRRRRRRTO EL OLOOOOOOOOOR... ¡Aún de mayor le pedía a mi padre que por favor se comiera el queso al mediodía, y airease la casa, que yo al llegar de trabajar por la noche todavía notaba cuándo lo había comido! ¡buuuuh!



Menos mal que con los años he ido probando más variedades y ampliando horizontes... A Alberto le ha pasado algo parecido en su casa, pero con menos variedades, así que sé que, a la larga, irán gustándole más los quesos. De hecho, estamos en proceso... jajajajaja...

Mientras tanto, a mí no me importa irme trincando todos los quesos. En casa, como poco, hay 4 clases conviviendo en el cajón de la nevera, y varias de ellas por petición de Alberto... jejeje.

Así que podéis imaginar lo contenta que me puse cuando Milner me envió este pedazo de lote con nada menos que 10 cuñas de su gouda bajo en grasa, que consiguió ser Sabor del Año 2011 (y en mi casa lo está siendo también del 2012!!)



... Y qué sabor, ¡señores!

Cremoso, suave... ¡buah! lo único malo es que al ser esas cuñitas tan estrechas no hay manera de hacer lonchas y que salgan enteras!!!! grrrr, grrrrrr, grrrrrr!!! jejejejejeje.

La primera cuña casi ha volado en taquitos, mientras hacía las fotos... y Alberto me iba diciendo: "¿vas a parar yaaaaaaaa? ¡que el queso engordaaaaaaaaa!" y yo, tan feliz: "¡que no, hombre! ¡que éste tiene casi la mitad de grasa! ¡déjame disfrutarrrrrrrrrrr!"

Y la segunda y tercera cuñas se han ido en los sándwiches de pan casero de media mañana en el trabajo. Ahora, con el frío, pongo el bocata encima del radiador y el queso se fundeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee... vamos, nada que envidiar al mejor sándwich de autor que pueda hacer Ferran Adrià... jajajaja.

Pero el otro día me dije que ésto ya no podía ser, que ya había comido el queso de muchas maneras, pero no había tenido la paciencia suficiente para hacerle las fotos de rigor, así que tocaba cocinar (y fotografiar) algo antes de que se me acaben todas las cuñas...


Y siguiendo con la línea del queso, con menos grasa, hice esta tortillita, ideal para una cena...

INGREDIENTES
-1 huevo + 2 claras
-1 puñadito de pimientos verde y rojo picados (yo de la mezcla congelada de Mercadona)
-1 cebolla tierna
-Calabaza
-Queso Milner
-Aceite de oliva virgen Hojiblanca
-Sal

PREPARACIÓN
-Trocear los vegetales en bruinoise. Pochar en una sartén con aceite de oliva, a fuego medio-bajo. Salar.
-Batir los huevos, con una pizca de sal.
-Sacar las verduras cocinadas de la sartén, y añadirlas al huevo. Chafar con el tenedor todo el conjunto, y remover bien.
-Trocear también el queso en pequeños taquitos y añadirlo.
-Cuajar la tortilla en la sartén, con un poco de aceite de oliva y comer en caliente, cuando el queso todavía fundido...


A mí las tortillas no me salen muy bonitas, pero ésta estaba ¡de muerrrrrte!

Aquí se puede ver un poquito de queso, aunque por el medio aún había mássss, y se fundíaaaaaa......



La verdad es que en cuanto se me acabe, me imprimo el vale de descuento que hay en su web y me voy rauda y veloz a comprarlo de nuevo... ¡ummmmmmm!

Muchas gracias al equipo Milner por este maravilloso obsequio... ¡Gracias, gracias!




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Milner y Hojiblanca me han proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

lunes, 6 de febrero de 2012

Arroz con ceps y gambas (El Vell Sarrià)

Últimamente nos encontramos con muchas marcas que nos presentan sus mejores recetas de arroz (o fideos), listas para cocinar... pero no con el sofrito deshidratado, no... eso ya pasó a la historia. Ahora tenemos los sofritos en botes o latas, y la cantidad de arroz justa también para preparar unas 2 o 3 raciones.

He tenido el gusto de probar una nueva marca: El Vell Sarrià. Éste es el nombre de un restaurante de Barcelona, en el barrio de Sarrià, muy famoso por sus fantásticos arroces, que cocina desde hace más de 35 años. Hace poco han decidido ponerlos a la venta en estas maravillosas latas, para que lo podamos degustar en nuestra casa, en unos 15 minutos... que los que conocemos la zona ya sabemos que aparcar por Sarrià a veces es ¡todo un reto! jejejeje...



La lata, como podéis ver, es una monada...


En su web tienen sus 6 mejores variedades:
-Mar y montaña
-Pescador
-Fideuà
-Montaña con setas
-Ceps y gambas
-Del campo



Yo he tenido la ocasión de probar el arroz de ceps y gambas:



Dentro encontramos 2 botes y una bolsita:
-el pequeño con sofrito: tomate, cebolla, pimientos rojo y verde, aceite de oliva, sal y azúcar (vamos, como el sofrito que hacemos en casa)
-el grande con el caldo y los "tropezones", en este caso: el caldo (agua, cangrejo de mar, mejillones, congrio, galera, buey de mar), gambitas (15%), alcachofas (9%), setas (5%), perejil, ajo, carne de ñora, especias, aceite de oliva y sal. Está muy bien que indique aproximadamente el porcentaje de cada uno de los tropezones, además que son trocitos grandotes, que se diferencian muy bien del resto de ingredientes.
-una bolsita con el arroz



Y en la parte de atrás de la lata tenemos todos los ingredientes y las instrucciones de preparación. No hace falta decir, que todos nos lo imaginamos ya, que no tiene nada de conservantes ni colorantes. El truco está en el envasado al vacío en botes de cristal.
Además, de entre todos los arroces de este estilo que he ido probando, todo el empaquetado de éste es completamente reutilizable, y eso es un punto a su favor, pues es más ecológico.

No hace falta un paso a paso con fotos sobre cómo cocinar el arroz, lo podéis ver en el vídeo que tienen en su propia web.

Igualmente, aquí os pongo lo que hay que hacer:
-Verter el contenido de ambos frascos en una paella o cazuela.
-Añadir un frasco y medio de agua (tomando como medida el bote grande) y calentar.
-Cuando la mezcla empiece a hervir, añadir el arroz, ajustar el punto de sal, y cocer a fuego lento durante 15 minutos.
-Dejar reposar 5 minutos y servir.



Aquí está mi arroz, cuando ya casi se cumplían los 15 minutos. El arroz estaba casi hecho pero todavía quedaba algo de caldo, aunque eso no fue un problema, yo prefiero el arroz con algo de caldito que no demasiado seco...



Y aquí ya en el plato, una buena ración (menos de la mitad). Se pueden ver los trocitos perfectamente...



Un sabor muy bueno, el único detalle es que encontré algunas hojas de alcachofa de las duras (yo es que le tengo un poco de manía a las alcachofas) y alguna gambas que no estaba del todo peladas.
Casero, casero, y bien rico.

Me he quedado con las ganas de probar el resto de variedades. Además, si pedís más de 3 latas, los gastos de envío son gratis... ¿a qué estáis esperando?


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (El Vell Sarrià me ha proporcionado gratuitamente la muestra citada para probarla).

jueves, 2 de febrero de 2012

Pan de espelta y semillas Eco-salim

Dormir, comer, dormir, comer...... yo no sé con cuál de estos dos placeres me quedo. Es una lástima tener que elegir entre uno y otro por las mañanas... pero yo no renuncio ¡a ninguno de los dos!

Suena el despertador, y lo paro. Lo he puesto demasiado temprano, y sé que con buena organización puedo dormir 10 minutos más. Mientras me vuelvo a dormir (décimas de segundo tardo), estoy pensando en la ropa que me voy a poner, para dormir sin remordimientos, ya que estoy ahorrando tiempo en la decisión.
Vuelve a sonar y bueno, ya me levanto, que no es plan de ir corriendo, porque el desayuno NO ME LO SALTO. Además, me lo dejo casi todo preparado por la noche: el vasito para la leche, el plato, el brick de leche si lo tengo sin comenzar... a veces hasta el mini-bocadillo.
Y ale, a desayunar equilibradamente:
-Zumo o pieza de fruta
-Vaso de leche o yogur
-Pan casero con algo (mermelada light, pechuga de pavo, rodajas de tomate, queso, jamón...)

Y si encima el pan es como éste, sin grasa, con harina ecológica de espelta y semillas... ¡imaginaos!

No me como el mundo, porque ya voy desayunada de casa, que si no... jajajaja



Ya os presenté hace días los productos Int-salim que había recibido. En el mismo lote venían otros de la gamma Eco-Salim que prometí enseñar uno a uno. Hoy, por fin, les ha llegado su turno. Como sabéis, toda esta gamma de productos son ecológicos.


Ahí van:

Harina integral ecológica de espelta:


Con ella hice el pan de hoy. Ya había probado la espelta (en cerveza y en crêpes, al lado de mi casa hay una cooperativa agrícola que la cultiva y publicita mucho). Muy buena, me encantó.

-Galletas integrales ecológicas con frutos rojos:


Cayeron en seguida. Son de esas galletas que la primera... bueno, la segunda gusta más, y al final no puedes dejar de comerlas. Muy recomendables y sanas.

-Palitos integrales con semillas de chía (no encontré el enlace en su web):



Era la primera vez que tomaba semillas de chía. La verdad es que los palitos no me gustaron. He probado otros palitos integrales que sí me han gustado, así que supongo que será por las semillas de chía. Los comí con queso crema, ellos solos, tipo snack, no me dicen nada...

-Harina integral de avena:



Todavía no la he probado pero ya tengo elegida la receta con la que la usaré. ¡Seguro que me encanta el resultado! ¡ya lo veréis!

-Arroz integral basmático ecológico:



Últimamente tengo excedente de arroz en casa, así que no lo he probado todavía, pero tengo unas ganas enormes. Ya lo he consumido en otras ocasiones, y esto sí que es arroz integral, y no los que venden en los súper, que de integral sólo tienen la última capita del cereal, y como te pases hirviéndolo ya es como cualquier otro arroz. Éste, en cambio, es de los que tardan en cocinarse mucho, pero el resultado es siempre fantástico.

-Biomix 6 semillas:



Las estoy utilizando tanto dentro de los panes como para adornarlos por fuera, y para ensaladas. Quedan fantásticas, me encanta la mezcla de semillas de calabaza, semillas de girasol, semillas de lino dorado, semillas de lino marrón, semillas de sésamo y semillas de amapola.

-Legumbres adzuki ecológicas (alubias):



Todavía no las he probado, aunque también tengo pendiente una receta con ellas. Estoy segura de que me encantarán, porque quedé enamorada cuando las probé en un restaurante japonés... jeje.

-Fideos de espelta:



Los he usado para sopa y para otra receta que os pondré en breve. En la sopa se notaba la diferencia de textura con las de trigo normal, pero por ser integrales, no por la diferencia del cereal. En la otra receta, quedaron fantástico. En breve... jejeje


Y volvamos al pan...


Para hacerlo, busqué por internet alguna receta, porque aunque hago pan al menos 2 veces a la semana (en la panificadora) no soy nada experta y no quería arriesgarme a fastidiarla con proporciones erróneas. Pese a utilizar la receta de Directo al paladar mi pan no tiene nada que ver con el suyo, aunque de sabor, estaba buenísimo:

INGREDIENTES
-450 gr. harina de espelta integral
-125 gr. de harina de fuerza
-400 cc. de agua tibia (yo la pesé: puse 400 gr.)
-1 cucharadita de sal
-15 gr. de levadura fresca
-Mezcla de 6 semillas para adornar

PREPARACIÓN
-Diluir la levadura en el agua tibia.
-Verter en la cubeta de la panificadora.
-Añadir las harinas y la sal.
-Programar el programa de amasado y levados (en la Silvercrest del Lidl, el 6, de 1:50 h.)
-Una vez acabe, sacar la masa a la encimera, espolvoreada con harina.
-Dar forma de barra y colocar sobre la bandeja de horno, bien tapada. Dejar levar de nuevo.
-Precalentar el horno a 200ºC.
-Espolvorear un poco de agua sobre la barra, y encima las semillas.
-Hornear durante una hora, poniendo un recipiente con agua caliente en la base para aumentar la humedad y favorecer la formación de corteza.



PREPARACIÓN





NOTAS
-Sabor integral, bastante compacto, pero muy sano (no lleva ninguna grasa en su elaboración)
-Quizá no subió demasiado por un exceso de levados (3)... ¿alguien lo sabe?
-Al día siguiente su sabor era aún mejor... ¡vale la pena esperar!
-Ideal para tomarlo con un buen chorro de aceite de oliva virgen del bueno...




Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Eco-Salim y Hojiblanca me han proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).