martes, 31 de enero de 2012

Arroz thai aromático con maíz y pollo

El "maravilloso" y paradójico mundo de las etiquetas... Ay, ¡qué sudores! Me siento indignada, cansada y acalorada... El otro día en un Todo a Cien vi unos aros y moldes para emplatar, muy baratitos y de la medida ideal. ¡Ésta es la mía! -me dije, y compré 2, uno cuadrado y otro redondo.

Llego a casa toda feliz y empiezo a quitarle la etiqueta. ¿Trabajo fácil? ¡nooooooooooooooo! ¡trabajo de chinos! jopé, y además era de esas etiquetas traicioneras que parece que se quitan bien y luego....... ¡raaaaaaaaaaas! se queda la mitad con un pegamento como silicona blandengue mezclada con loctite (por la fuerza que tiene), pegada al elemento en cuestión.

Y luego pasa al revés, que las etiquetas que supuestamente son permanentes con un soplido se caaaaaaaaaaaaen sin dejar ni rastro... ¡buaaaaa!

El caso es que yo pretendía emplatar este arrocito con uno de los moldes, así, todo mono, pero no... tengo ahora mismo los moldes a remojo con agua caliente a ver si la etiqueta sale fácilmente así. Pero no, ya os adelanto que me va a tocar frotar, con el pringue de pegamento caliente con trozos de papel, que como metas la uña tendrás su recuerdo durante días, y como se te ocurra meter el estropajo para frotar... éste va directo ¡a la basura!

Por lo tanto, el arroz, al plato y punto pelota, otro día ya estrenaré los moldes...




Nomen me ha enviado este pedazo de lote con un montón de variedades de su arroz. Miguel ha sido muy amable en todo momento:




Y es que como hay tantos productos, os iré hablando de cada uno a medida que los pruebe...

Hoy le toca el turno al Arroz thai aromático:



Un arroz aromático de delicado sabor, cultivado en los campos tailandeses. También es conocido como arroz jazmín. Es ideal como guarnición, y se puede preparar hervido o al vapor (aunque en el envase no indica cómo cocinarlo al vapor, sin duda lo probaré, porque así seguro que se conservarán todavía mejor los aromas).

Esta vez lo preparé con sobras, y quedó ideal. Acompañado de una ensalada ligera de lechuga, queso y poca cosa más, tendremos un menú fantástico y equilibrado.

INGREDIENTES
-Arroz thai aromático Nomen
-1 muslo de pollo asado
-1/2 latita de maíz dulce
-Sal
-Hierbecitas secas al gusto (hierbabuena, orégano, romero...)




PREPARACIÓN
Atención: los tiempos y medidas del arroz los revisaremos siempre en el envase de nuestro arroz, pues cada clase y marca tiene unas características diferentes
.

-Coger un recipiente para medir el arroz (yo uso unos tupper pequeñitos en los que te dan las salsas cuando pides comida china a domicilio, y me sirven para calcular 1 ración).
-Añadir 5 medidas de agua de ese recipiente en una olla. Ponerla a hervir.
-Enjuagar el arroz, y verterlo en el agua cuando ésta hierva.
-Añadir 2 cucharadas de aceite y sal a gusto.
-Remover, taparlo y dejarlo cocer a fuego lento durante 9 minutos.
-Mientras tanto, escurrir el maíz y trocear el pollo en trocitos pequeños.
-Escurrir el exceso de líquido y remover para que quede suelto.
-Añadir el maíz y el pollo, un toque de hierbas aromáticas y servir.



NOTAS
-Se puede consumir tibio o frío
-Estos arroces aromáticos son ideales para tomarlos con pocos ingredientes y sin salsas, para disfrutar mejor su sabor
-Un resultado excelente


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Nomen me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas).

sábado, 28 de enero de 2012

Albóndigas con harina de arroz (apta celíacos)

El otro día le quitaron los aparatos a mi sobrino y ahijado, Andrés. Decía en Facebook (literalmente): "y después.... Chicles y Kikos Everywhere!".
Entonces yo me puse a recordar cuando yo también los llevaba.

Fueron muchos años, y luego... bueno, luego el agua vuelve a su cauce (eso dicen, ¿no?)... pues los dientes, también. No tanto, claro está, pero si tienden a ir p'allá no se van a quedar p'acá para toda la vida...
Recuerdo que los llevé desde 7º de EGB (mi año fatídico: me pusieron gafas y aparatos) y me los quitaron quizá en 2º de Bachillerato. Cuando me los iban a quitar, yo estaba emocionadísima, y lo más absurdo que llegué a escuchar, de manos de mi noviete de entonces, que me quería mucho: "............... ¿y si cuando te los quites te veo rara y no me gustas?"
..
...
....
Jajajajajaja......... mi respuesta no pudo ser otra: "pues hijo, ¡no tengo intención de dejármelos puestos para asegurarme que me quieres!"

Hoy, cuando me acordé, me tronchaba sola.

Luego estuve años poniéndome los aparatos por la noche, y aún hoy tengo pesadillas a veces, imaginando que suena el teléfono y yo, que estoy durmiendo, lo tengo que coger y no me puedo quitar los aparatos. Además... tengo que responder algo importante, pero el que ha llamado... ¡no me entiende! ofú, ¡qué mal lo paso!

La verdad es que decidí dejar de ponérmelos cuando en el penúltimo año de carrera, en una revisión semestral del dentista, me dijo: "¿cuándo acabas la carrera?", "pues dentro de año y medio"... "pues ven a verme cuando ya la hayas acabado"......

¡Por favor! andayaquetevaaveniraverquienyotedigaporqueyonovuelvomásynomeesperesqueantestejubilastú!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Ahora, años después, tengo que llevar una férula de descarga porque según el dentista aprieto los dientes al dormir. Yo a eso lo llamo "los dientes", y es más cómodo que los aparatos, aunque tampoco me hace demasiada ilusión, la verdad, y hay días que no me lo pongo.
Cuando me voy a dormir, le digo a Alberto: "¿me pongo los dientes o vamos a hablar un rato?" o... "¡hoy no me pongo los dientes!"........ vamos, que parezco una abuela hablando de la dentadura postiza...
Hay quien lo llama bozal, pero me gusta más cómo lo llamo yo... jajajajaja...



El caso es que estas albóndigas eran ideales para mi sobrino, porque están mucho más que tiernas........ tierníiiiiiiiiiiiiiiisimas... Además, son muy ligeras, pues están hechas al vapor, ya que desde que las hice por primera vez, no las hago de otra manera.
Pero ahora, Andrés, tú eliges: albóndigas o kikos!!!!

El resultado...

INGREDIENTES
-500 gr. de carne de ternera/cerdo/potro o mezclada, a vuestro gusto
-1 cucharada de harina de arroz + más harina para rebozar
-1 diente de ajo
-1 cucharadita de perejil
-1 huevo
-4 cucharadas soperas de salsa de tomate casera
-Puré de verduras del caldo (yo, las verduras de haber hecho caldo siempre las bato para hacerlas puré, a veces tomo el puré solo, otras veces lo uso como fondo para platos o guisos) Si no se dispone de este puré, se puede hacer uno así.
-Agua
-Sal
-Aceite (para pintar la bandeja de vapor)




PREPARACIÓN
-Si no tenemos el puré de verduras hecho, será lo primero que tendremos que hacer.
-Aparte, preparar la masa de las albóndigas, mezclando la carne picada, el huevo, 1 cucharada colmada de harina de arroz, sal, la cucharadita de perejil y un diente de ajo picado muy, muy pequeñito. Mezclar todo bien, darle forma a bolitas del tamaño elegido, y rebozarlas en harina de arroz.
-En una olla, mezclar las cucharadas de salsa de tomate con el puré de verduras y agua (la cantidad de agua hasta que la salsa quede algo más líquida de lo que nos gustaría). Remover bien y poner a calentar a fuego muy lento.
-Preparar nuestra olla para cocinar al vapor con la cantidad indicada de agua y sus accesorios (yo uso la olla rápida, con su cestillo), pero hay muchas otras opciones en el mercado.
-Pintar el cestillo de aceite de oliva, con un pincel. Con ello, evitaremos que las albóndigas se peguen en él.
-Añadir las albóndigas, separadas entre sí, y cerrar la olla. Cocinar durante unos 3-4 minutos (desde el momento en que la olla suelte vapor, que querrá decir que el agua está hirviendo).
-Despresurizar si hace falta, sacar las albóndigas directamente a la olla de la salsa, y meter otra tanda de albóndigas crudas para cocinar al vapor, hasta que se acaben todas. Las tandas siguientes pueden cocinarse en menos tiempo, pues el agua ya está caliente.
-Una vez las tengamos todas en la olla con la salsa, remover cuidadosamente, y añadir más agua si hiciera falta. El almidón de la harina de arroz hará espesar la salsa, así que puede ser que le tengamos que echar más. A mí me gusta la salsa bien espesita.
-Cocinar el conjunto a fuego lento, con la tapa puesta, durante una media hora, removiendo de vez en cuando.



NOTAS
-¡Las albóndigas MÁS MELOSAS que he comido en mi vida! Prefiero, desde ahora, usar harina de arroz en vez de pan rallado.
-Cuanto más tiempo estén haciendo chup-chup, más tiernas quedarán.
-Evidentemente, se pueden hacer las albóndigas con la salsa que más nos guste.
-Si encontramos que las albóndigas no acaban de cocinarse por dentro, cuando las hagamos al vapor, no pasaría nada, pues en la salsa terminarán su cocción.


Y con esta receta, apta para dieta, intolerantes al gluten, personas con problemas de masticación y en general para cualquiera (a todos les gustarán) participo en el concurso del blog Gastronomía Solar. La verdad es que no tenía ni idea de la cantidad de aparatos que existen para cocinar únicamente con la luz solar... Creo que esta receta se podría cocinar perfectamente con energía solar, y me parece buena idea presentarla al concurso. Vosotros todavía tenéis tiempo, pero ¡sólo hasta el 31 de enero!

jueves, 26 de enero de 2012

Brioche de yogur al aroma de azahar para celebrar los 600 seguidores

¡¡¡Y ya hemos llegado a 600 seguidores en el blog!!! ¡buah! ¡¡qué pasada!! ¡¡muchas gracias a todos!! Además hay un porrón de seguidores más que me siguen en Facebook a través de la página (A mí me gusta comer) o de mi propio perfil (Locasita Amimegustacomer). ¡Vaya comunidad de amimegustacomedores!
La verdad es que aunque no me entero, también he creado el Twitter, me podéis encontrar como @Amimegustacomer, así que... ¡allí os espero también!

Y como sé que os gusta el dulce, hoy vamos a celebrarlo con unos brioches. Los tengo sin publicar desde hace tiempo. Las fotos no son muy buenas, pero los brioches en sí ¡quedaron bien ricos! y es que no cabía esperar otra cosa, que la receta es de Cris, de Kanela y Limón. ¿Habéis visto que ahora hace las recetas-reto en Facebook? ¡Anda que no participa gente con ella!

Tenía unos yogures recién caducados, y como aquí no se tira nada, fueron la excusa perfecta para hacer estos brioches, con los que tuvimos desayuno para una semana.

Como siempre, adapté la receta a mi conveniencia, y no me comparéis con el de ella, por favor, por favor, ¿eh? jajajaja...



INGREDIENTES
-100 gr. de leche
-20 gr. de levadura de panadería fresca
-1 yogur natural (el mío desnatado edulcorado)
-2 huevos (en la receta original también eran 2 huevos y 1 yema, pero yo no le puse esta media yema restante, ¡que iba justa de huevos!)
-100 gr. de azúcar
-60 gr. de mantequilla derretida al baño maría o con unos pocos segundos de microondas (yo mantequilla Imperial sin sal, ¡quedó fantástica!)
-el zumo de media naranja y medio limón
-1cucharadita de café de esencia de azahar (en la receta original era de ron)
-5 gr. de sal
-350 gr. de harina de fuerza
-350 gr. de harina de repostería

Para decorar
-Almendra en granillo
-Cerezas en almíbar
-Pepitas de chocolate
-Huevo batido

PREPARACIÓN
-Entibiar la leche (sólo tibia, si está demasiado caliente la levadura "muere" y no hace su función) y añadir la levadura desmenuzada. Remover con un tenedor hasta que se disuelva completamente. Verter en la cubeta de la panificadora.
-Añadir el resto de ingredientes en la cubeta, en el orden en el que están citados.
-Escoger el programa de la panificadora de amasado+levado (en la Bifinet de Lidl, el 6).
-Una vez acabado el programa, sacaremos la masa de la cubeta, la desgasificaremos (amasando, para quitarle el aire) y la dividiremos en partes iguales (yo hice 3). Mi problema fue que la masa no se podía apenas manejar, tenía poca consistencia, y era demasiado pegajosa, y además de usar la cantidad de harina habitual para enharinar la mesa y mis manos, tuve que añadirle un poco a la masa, y por eso creo que no quedó tan esponjoso como debería...
-Con las 2 primeras partes, hice coronas trenzadas: 3 churros estirados, y hacemos una trenza de las de toda la vida. Luego unimos las 2 puntas, intentando que quede lo más regular posible. A la tercera parte le añadí pepitas de chocolate e hice un bollo tipo doo-wap gigante (que luego me di cuenta que no fue demasiada buena idea, pues le costó más de hornear).
-Una vez hechas las formas deseadas, dejaremos levar (1 hora o algo más) hasta que aumente de nuevo su volumen (casi al doble).
-Pintarlos con huevo batido y adornarlos con almendra, cerezas, etc.
-Introducirlos al horno precalientado a 180ºC (calor arriba y abajo, en posición central) hasta que adquiera un bonito color dorado.

Y éstos son los 3 brioches que salieron...

Sin adornos:



Con cerezas y almendras:



Doo-wap gigante (el plato es más grande que los típicos platos planos para comer, para que os hagáis una idea):



Y aquí por dentro...



NOTAS
-Las cerezas quedaron hiperfantásticas, para repetir.
-No es recomendable hacer formas redondas tan grandes, es difícil que quede del todo hecho por dentro. Después de las fotos y abrirlo tuve que volverlo a meter en el horno, se doró más por fuera y ya no quedó como debería.
-Mucho cuidado con la dosificación de las esencias: algunas son más concentradas que otras, y podemos pecar de exceso, con lo que el sabor sería cargante. Sería mejor quedarnos cortos.
-Para repetir, pero con otra marca de harina de fuerza (usé la de Mercadona), para ver si el problema de que la masa tuviera poca consistencia es por ella.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (La mantequilla Imperial me ha sido proporcionada gratuitamente para probarla).

lunes, 23 de enero de 2012

Zanahorias baby a la miel (acompañamiento)

Hace unas semanas, escribí una entrada sobre los productos Artaza Gourmet. En ella mostré los productos con sus respectivos acompañamientos, pero las recetas de éstos todavía las tenía pendientes.

Hoy toca el acompañamiento que le hice al muslo de pollo a la canela: unas zanahorias a la miel.

A este pollo le pegaba un acompañamiento de verduritas -pensé-, y si tenían un toquecillo agridulce creí que le iría bien. Busqué por internet y encontré esta receta, aunque no tenía foto del resultado. Yo, igualmente, modifiqué la receta a mi gusto, con algunas cosillas. La verdad es que el contraste de sabores estaba bastante bien, aunque la receta muy, muy vistosa no lo es.

Ni siquiera pensé hacerle una foto al acompañamiento como protagonista. Aquí en la foto las podéis ver, en segundo plano, detrás del pollo.


El resultado...




INGREDIENTES
-3 puñados de zanahorias baby congeladas
-1 chorrito de caldo de pollo
-Uvas pasas
-1 cucharadita de miel
-1 cucharadita de vinagre balsámico
-1 pizca de canela en polvo
-1 trocito de cebolla tierna, cortada muy finita
-1 chorrito de aceite de oliva virgen Hojiblanca
-Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN
-Sacar las zanahorias del congelador para que se vayan descongelando mientras preparamos el resto de ingredientes, troceamos la cebollita, etc.
-En una cacerola mediana sofreír las zanahorias en el aceite, a fuego medio, durante unos minutos.
-Añadir la cebolla finamente cortada, y saltear hasta que esté blandita.
-Añadir el caldo de pollo, las uvas pasas sin hidratar, la miel, el vinagre balsámico y la canela.
-Tapar y cocinar a fuego lento durante unos 5-6 minutos (hasta que la zanahoria esté del todo tierna).
-Sazonar al gusto con sal y pimienta.

NOTAS
-El vinagre balsámico les da un color poco apetecibles (aunque el sabor es bien rico), creo que se podría eliminar, o cambiarlo por una cantidad menor de vinagre de manzana, por ejemplo.
-Se puede hacer con zanahorias normales, partidas en rodajitas, pero quedan más bonitas las baby, y dan menos trabajo (no se tienen que pelar ni hacer rodajas)
-Las volveré a hacer porque creo que la receta se puede mejorar, y seguro que les encontraré el puntito ideal.
-La receta original no llevaba pasas, sino damascos (melocotón), y como no tenía y no puedo tomarlo, me pareció el sustituto ideal.
-Quedarían aún mejor acompañando una simple carne a la plancha, que no este pollo que él mismo ya tenía su salsita.



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Las marcas citadas me han proporcionado gratuitamente los productos para probarlos).

viernes, 20 de enero de 2012

Espárragos con queso crema (2)

Hoy un entrante bien sano. De hecho, hace tiempo ya publiqué esta receta, de salsita para mojar espárragos blancos. Ahora la he vuelto a hacer, ya algo mejorada, y la verdad es que es una buena opción si estamos a dieta y no podemos mojarlos en mahonesa. Además, si hacemos el queso crema en casita, aún será más light! 0%, y sano, sanete todo!
Aproveché además, para presentar la receta a un concurso de una marca de espárragos, ¡pero no ha quedado entre las ganadoras! ¡me cachissssssssssss!!

El resultado...




INGREDIENTES
-Espárragos blancos en conserva + su líquido
-Queso crema light casero (tipo Philadelphia), o el comprado
-Pepinillos agridulces (como los pepinillos en vinagre, pero con un sabor menos ácido, yo los compro en Mercadona)
-Pimentón ahumado (yo, la Chinata), o picante, si se prefiere
-Crema balsámica de módena para adornar (opcional)

PREPARACIÓN
-Por una parte, poner los espárragos que vamos a consumir a escurrir entre hojas de papel de cocina. Si los espárragos están muy mojados es difícil mojarlos en la salsa, y no apreciaremos tan bien su sabor
-Poner en un bol el queso crema. Como éste es muy espeso, lo rebajaremos con líquido de los espárragos, echándolo poco a poco, y removiendo bien con una cuchara o tenedor, hasta dejarlo con la textura que nos guste.
-Picar los pepinillos muy picaditos al gusto. Se puede hacer con la picadora, si se quiere, pero yo prefiero hacerlo manualmente. Añadirlos a la salsita y remover.
-Colocar los espárragos y la salsa en una esquina del plato, tocando los espárragos por su parte más gruesa, y dejando las yemas en el extremo opuesto.
-Espolvorear pimentón por encima de la salsa.
-Decorar con más pepinillo picado e hilitos de crema de balsámico.



NOTAS
-Tiremos de especias hasta encontrar el puntito ideal al queso, que las especias no nos aportan calorías
-El queso de untar casero sale mucho más barato que el comprado, y le puedes dar tu toque personal. Además, te aseguras que este queso casero será totalmente 0%, ya que los comprados tienen un poquito de materia grasa (aunque sean light)
-Importante lo de secar un poco los espárragos, que si sueltan agua no se les "pega" la salsa" y son más difíciles de comer
-Cuidado con la cantidad de líquido que ponemos en la salsa, que en seguida estará muy líquida (mientras hacía las fotos, la salsa iba perdiendo consistencia)...



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (La Chinata me ha proporcionado gratuítamente la muestra citada para probarla).

lunes, 16 de enero de 2012

Trigo sarraceno "a la moruna" de Int-salim

Hoy he recibido un anuncio en el e-mail de una conocida empresa que te decía que pusieras a la venta los regalos repetidos que hubieras recibido estas navidades. Salía una foto con dos bufandas iguales, y me he puesto a pensar...
Pues oye, ya es tener "mala suerte" quien haya recibido el mismo regalo por duplicado. Que vale, yo he recibido varios calcetines, pero todos diferentes, así que no voy a vender unos porque me gustan menos que los otros...
Con los niños quizá es más fácil, que pidan un juguete, y al final por falta de acuerdo o entendimiento lo reciba igual por parte de dos familiares...

A mí lo más parecido a eso que me ha pasado fue en mi comunión. Mi tía me regaló unos cubiertos (tenedor, cuchara y cuchillo), grabados con mis iniciales. Lo curioso es que eran los mismos que los que le regaló a otra de mis hermanas... ¡12 años antes! ¡Tooooooooooooooooooma ya! un día les haré una foto. Son los que llevo ahora cada día a trabajar. Me encanta el tacto que tienen en la boca, que no se puede decir eso de todas las cucharas, ¡la verdad!

¡Ay! ¡Que me acabo de acordar de otra que me pasó eso a mí! Fue muy gracioso... Y es que yo de pequeña (en el cole) era una rompecorazones. ¡Ayyyyyyyy! ¡Quién me ha visto y quién me ve! El caso es que llegó el día de los enamorados, sería en 6º de EGB más o menos... y yo le gustaba a varios niños de mi clase... (jajajajajajaja... es verdad, es verdad).
Uno de éstos, al salir del cole a mediodía, le dio a mi mejor amiga una cajita, era un regalo para mí: un cadenita con su colgante con forma ovalada, y una perlita brillante. ¡Qué halago! pero a mí él no me gustaba, y por ética yo no lo podía aceptar, así que le dije a mi amiga que se lo devolviera. Ella me dijo: "luego se lo doy, después de comer". Cada una se fue para su casa.
Justo antes de entrar al cole, por la tarde, mi amiga todavía no había llegado, y otro chiquillo vino corriendo y me dio una cajita, porque también "iba detrás mío" (jajajajaja... ¡me parto!). Lo abrí y jolín... ¡era el mismo colgante! Llegó mi amiga, y yo corriendo le pregunté si ya le había devuelto el colgante al primer pretendiente. Me dijo que no, y me enseñó de nuevo la caja. Intentó devolvérselo, pero el chico no lo aceptó, porque era un regalo para mí.
El segundo colgante no tenía demasiada intención de devolverlo, que el niño me hacía algo de "tilín"... ¡así que me junté con los 2 colgantes iguales! ¡Toma ya!

Es curioso, porque además no recuerdo habérmelos puesto nunca, y ni siquiera los conservo. Imagino que se pondrían negros a los 4 días y los tiraría. Pero este e-mail me ha servido para recordarlo, y me he reído yo sola... jejejeje


Y hablando de regalos, hace ya varias semanas que recibí un fantástico lote de mano del grupo Salud e imaginación. Sus marcas son Int-Salim y Eco-Salim. Ambas son líneas de productos dietéticos y naturales, de venta en herbolisterías y centros de alimentación especializados. Int-Salim son productos integrales, naturales y Eco-Salim, son biológicos, ecológicos y orgánicos. Vamos, en resumen... productos cuidados al 100%, ideales para tener en la despensa y comenzar a cuidarnos un poquito.


Aquí podéis ver el lotazo de productos que recibí:



Siempre me gusta presentar los productos uno a uno, con mis opiniones sobre ellos, y como este lote es mega-maxi-super grande, hoy presentaré sólo los productos de Int-Salim. Los otros vendrán en otra entrada...



Para que los conozcáis en profundidad, ahí van uno a uno:



-Copos integrales de 5 cereales: ideales para espolvorear por encima de un pan casero antes de hornearlo... Pendiente de realizar alguna receta que los lleve.



-Chocoflakes (no he encontrado el enlace directo al producto): cayeron en los 2 desayunos del fin de semana. Nos encantaron a Alberto y a mí. Son cereales integrales, con su chocolate... no tan dulces como los industriales que compramos en el súper... pero igual de ricos, ¡y mucho más sanos!



-Zumo de ciruela verde: no fui capaz de hacer la foto sin probarlo antes. ¡Qué rico! y es que no entiendo por qué en el mercado (el súper normal) hay tan pocas variedades de zumos de frutas... sólo los típicos naranja, melocotón y piña... Olé por Int-salim. ¡Riquísimo y sanísimo!



-Banana chips: Nunca había probado el plátano frito así como snack. Sólo casero, comiéndolo todavía caliente. Me sorprendió. Me pareció muy duro, y el primero no tiene un sabor muy "p'allá"... pero el sabor residual que te deja te invita a comer otra rodaja, y luego otra, y luego otra... y se convierte en un snack tan adictivo como las patatas fritas.



-Trigo sarraceno: tenía muchas ganas de probarlo, porque es bueno ampliar la variedad de productos a consumir. No tenía ni idea de cómo cocinarlo, y cuando lo probé lo encontré demasiado insípido, pero como todavía me queda medio paquete, seguiremos experimentando... Es el producto de la receta de esta entrada.



-Miel de eucalipto: la mejor para los resfriados, con ese sabor inconfundible... yo no soy muy amante de la miel, pero Alberto la disfruta como si se acabase el mundo, chupando la cuchara hasta que casi se le salen los ojos... jajajaja



-Muesli de almendra: todavía no lo he probado, pero va a ser el acompañamiento de un queso batido desnatado o de yogur natural para media mañana, en el trabajo. A mí los mueslis con leche no me van, pero con el queso batido......... ¡ummmmmmmmm!



-Azúcar integral de caña: azúcar más sano, imposible. Ideal para darse un gustito y hacer un postre sanete... ¡que no todo van a ser ensaladas!


No tenía ni idea de cómo cocinar el trigo sarraceno. Miré por internet, y vi que sus usos eran similares al arroz. Al final el resultado fue éste:




INGREDIENTES (para 3 raciones aprox.)
-250 gr. de trigo sarraceno Int-Salim
-1/2 cebolla
-Pinchitos (yo 5 palos de pinchitos de cerdo... 1 bandeja entera)
-1 puñado de judías verdes
-500 ml. (aprox.) de caldo casero de pollo/carne (si no se tiene, agua+pastilla o agua+sal)
-aceite de oliva virgen extra Hojiblanca
-1 cucharada sopera de ajopere
-1 pizca de pimentón ahumado de la vera La Chinata



PREPARACIÓN
-En una sartén, se saltean los pinchitos. Luego habrá que trocearlos para que no sean tan grandes, pero considero que "pringa" menos trocearlos una vez cocinados, que no antes. Eso ya... al gusto de cada cual.
-Mientras se cocinan, trocear las judías verdes. Yo las hice en "tiritas". Aparte, rallar la media cebolla.
-En una olla, echar un chorro de aceite de oliva, y poner a cocinar la cebolla rallada. Remover continuamente, y cocinar a fuego medio-bajo, para que no se queme.
-Cuando esté transparente, añadir una cucharada de ajopere y la mitad del paquete de trigo sarraceno.
-Aparte, poner a calentar el caldo (yo lo calenté en el micro)
-Saltear el trigo durante unos minutos, removiendo para que no se nos pegue en el fondo de la olla. Con esto, también rebajaremos un poco el tiempo de cocción, pues con el salteado ya se estará comenzando a cocinar.
-Añadir las judías verdes a tiritas, los pinchitos ya cocinados y troceados, la pizca de pimentón ahumado, y el caldo caliente al trigo.
-Mantener a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que el trigo esté blandito, pero sin pasarse (aprox. unos 15 minutos). Yo apagué el fuego cuando todavía quedaba un pelín de líquido, y lo mantuve tapado para que reposase (como si fuera un arroz). En este tiempo acabó de absorber el líquido y quedó en su punto.
-Si vemos que falta líquido, añadir un poquito. Si vemos que está soso, añadir sal (a mí no me hizo falta, el caldo estaba sabrosito)




NOTAS
-El trigo sarraceno me ha resultado muy insípido. Lo he encontrado un poco harinoso, como pueden ser algunas alubias o lentejas, pero con un sabor muy poco definido. Ya iba avisada de algunas compañeras de trabajo que lo habían probado, y por eso le añadí los pinchitos, pensando que así tendría un sabor más marcado. Visto el resultado, habría que añadirle sabores más envolventes para que tuviera su gracia: una salsa de sobrasada, un queso sabroso... Como me queda medio paquete, seguiremos investigando.
-La receta en sí es polivalente: tanto se puede usar con arroz como con unas lentejas o unos tallarines.





Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Int-Salim, Hojiblanca y La Chinata me han proporcionado gratuítamente las muestras citadas para probarlas).

martes, 10 de enero de 2012

Arroz blanco para celebrar mis 30 años!

Riiiiiing, riiiiiiiiing
-¿Sí?
-¡Felicidades, cariñooooo! ¿Qué tal pasaste ayer tu cumple?-Hola, Mari Carmen! (mi suegra) ¡Pues más o menos... hoy llevo todo el día en la cama! bueno... de la cama al lavabo, del lavabo a la cama... y como ya sabes que no puedo tomar Primperán para los vómitos...
-¡Pobreta! ¿Y has comido algo? -Noooo, no tengo ni hambre, no me entra nada... he echado ya hasta la primera papilla...
-Pues dile a Alberto que te haga un arroz... yo te doy la receta, pero del arroz Montsià, que es el que uso yo, el resto no sé los tiempos de cocción...-Sí, tranquila, precisamente me enviaron un lote el otro día...
-Pues ya verás qué bueno está...-Dime cómo lo haces, que tomo nota, pero antes voy al lavabo..........

Y así me tiré el día entero... bueno, de hecho el mismo domingo, que es cuando fue mi cumple, me encontraba más o menos bien, pero ya por la noche no sentía yo el estómago demasiado fino... y a mitad de la noche empezó la apoteosis. Con lo escandalosa que soy yo, imagino que todos los vecinos están al tanto de mi gripe intestinal... Ni lunes ni martes he ido a trabajar, mañana ya sí... y hoy ya me he atrevido a levantarme, conectarme y todas esas cosas...
¡Cuántas felicitaciones por Facebook, y por todos lados! ¡Qué ilusión! Muchas gracias a todos los que gastasteis unos segundos de vuestro tiempo en desearme lo mejor! yo imagino que no he digerido bien eso de cambiar de cifra, y por eso me he puesto mala... jajajajaja... aix, ¡qué cruz!

Así que nada, si queréis sumaros a mi "celebración", será con un arrocito blanco, de éstos para enfermitos... tal cual como lo hace mi suegra, y seguro que casi todas las madres...



INGREDIENTES
-Arroz Montsià Extra



-Agua
-2 dientes de ajo
-1 chorrito de aceite de oliva virgen Hojiblanca
-1 hoja de laurel
-Sal

PREPARACIÓN

Hay que recordar siempre que cocinamos arroz, de tener las instrucciones de la marca a mano, pues cada clase de arroz y cada marca necesitan unas características de cocción diferentes. En el arroz Montsià son éstas:
Como esta vez no nos importa si nos queda caldito (es más, lo preferimos), no mediremos la cantidad de agua, y pondremos más del doble, a ojo... Además, haremos para más de una ración, que cuando uno está malo lo que menos ganas tiene es de ponerse a prepararse un pocillo de arroz cada vez que le apetezca comer un poquito...

-En un cazo, poner el agua a hervir (esta vez más del doble que de arroz)
-Añadir sal al gusto, los ajos pelados, cortados por la mitad y quitado el gérmen, la hoja de laurel lavada y un chorrito de aceite de oliva virgen.
-Cuando el agua hierva, añadir el arroz y cocer durante 17 minutos a fuego medio. Yo puse el temporizador y me volví a la cama... o al baño... o a la cama......
-Después de este tiempo, dejar reposar el arroz unos minutos, y ya está listo para comer.



NOTAS
-Los ajitos los podemos sacar o chafarlos con el tenedor y removerlos con el resto del arroz, para que tenga aún más gusto.
-El agua almidonada de este arroz es reparadora 100%, y luego podemos irnos comiendo el arroz, poquito a poco, según admita nuestro cuerpo...
-Mantener esta dieta durante unos días, añadiendo pollo o merluza hervida, zanahoria...



-Poner una pequeña cantidad del arroz en un bol o un platito pequeño, como en la foto, con una cucharita de postre, todo en pequeñas cantidades... un gran plato hará que el enfermo en cuestión se agobie y coma aún menos.



Agradezco a Arroces Montsià el lote que me han enviado. Son arroces de los de toda la vida, con un resultado fantástico. Os iré informando del resto de productos a medida que los vaya utilizando.



-Arroz extra
-Arroz bomba
-Kit paella
-Y un envase pequeñín de ración de 100 gramos de arroz extra (el mismo que el envase de toda la vida)

Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Arroces Montsià y Hojiblanca me han proporcionado gratuítamente las muestras citadas para probarlas).

jueves, 5 de enero de 2012

"Yogur" o postre de galletas (2) para los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos de Oriente:

El otro día escuché en la radio la cantidad de leche, polvorones, galletas y chupitos de licor que os ponen los niños esta noche. Yo me imagino que estaréis un poco hartos ya de comer siempre lo mismo, así que yo os dejo estos yogures de galletas, para que vayáis muy bien alimentados. Estoy segura de que os gustarán. ¡Ah! y ya sabéis que he sido muy buena... ¿verdad?





Ayyyyyyyyyyyy! qué nerviosssssssssssss! esta noche vienen los Reyes!!!! jejejejejeje...
Yo es que escucho la radio cuando voy en coche hacia el trabajo, y hoy hablaban sobre los recuerdos de infancia en la noche de Reyes...
En Santa Coloma los Reyes Magos llegan en helicóptero, que ellos son muy modernos, y sobrevuelan la casa de mi papa poco antes de aterrizar. Yo me asomé a la ventana, y les saludé. Ellos devolvieron su saludo y me emocioné tannnnnnnnnnnto! yo pensaba "ay, seguro que me han reconocido y todo!!!"....
Iba a la cabalgata, con las bolsas esas de plástico que ahora ya casi no tenemos en casa, y volvía con ellas repletas de caramelos. En mis tiempos eran Sugus, no los caramelos asquerosillos patrocinados por el banco de turno que dan ahora...
Luego llegaba a casa, ya de noche (claro, anochece muy temprano ahora)... y ya pensando en irme a dormir prontito para poder madrugar al día siguiente y ver los regalos...
Y cuando me levantaba, allí me encontraba, los 3 regalos. Sí... eran 3. Cada regalo tenía un papelito con el nombre del Rey que me lo enviaba. El que siempre me traía el regalo más chulo era Baltasar, porque era mi rey favorito. Imagino que porque era el único que no llevaba barba (al menos cuando yo era pequeña), y por lo exótico y diferente que era. Luego me gustaba Melchor, y por último Gaspar. Así que siempre abría los regalos empezando por el de Gaspar, y dejando la emoción para el final.
Melchor y Gaspar me traían cositas pequeñas (entre ellas, carbón), y Baltasar el "regalazo". Que vamos... casi cualquier niño de hoy en día le tienen que llevar al psicólogo si pide una Barbie y le regalan esta Darling... pero yo me sentía igualmente feliz. Ahora más que nunca entiendo el esfuerzo que suponía en casa, con sólo un sueldo para 6 personas. Lo recuerdo con mucho cariño y lo agradezco.

A ver si los Reyes son buenos, y me traen alguna de las cosillas que les he pedido, aunque no las traigan justo esta noche...... jejejeje.



Para recibirles, por si acaso cae algo, les dejaré encima de la mesa uno de estos fantásticos yogures (falsos, porque en realidad no es leche fermentada), y para facilitarles la faena, dejaré ya un cartelito con el nombre de cada uno de los Reyes Magos, para que dejen sus regalitos, si los traen. Y si no... el yogur se lo pueden comer peeeeeeeeeeeero sin llevarse el envase, ¿eh?

La receta la vi en el blog de Anita, La Cocina de Ani, y ella a su vez la sacó del Whole Kitchen Magazine. De hecho, esta receta (casi casi igual) la hice hace tiempo, pero como no estuve removiendo continuamente como decía la receta, me quedó con tropezones y no estaban ni la mitad de ricos que éstos...

Al volverla a ver, me entraron ganas de hacerla de nuevo. No pueden estar más ricos de lo que están.


INGREDIENTES
-100 gr. de galletas maría (yo doradas)
-100 gr. de azúcar (yo puse azúcar moreno)
-4 cucharaditas de dulce de caramelo líquido (yo usé 2 sobrecitos que tenía por ahí de unos flanes, que no había usado).
-400 ml. de nata
-620 ml. de leche (yo puse desnatada sin lactosa, pero estarán más buenos con la entera)
-2 cucharaditas de polvos de cuajada (yo 1 sobrecito entero)
-Galletitas maría mini (Hacendado) para adornar



PREPARACIÓN
-Triturar las galletas hasta que queden con una textura de polvo (yo con la picadora de la Minipimer, un buen rato, y quedaron bastante bien)
-Añadir todos los ingredientes en un cazo y ponerlo a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos sin dejar de remover o hasta que veamos que va adquiriendo una textura ligeramente más densa, sin que llegue a hervir (no tiene que espesar totalmente, eso ya lo hará al enfriarse)
-Verter la mezcla en los tarritos elegidos. Dejarlo entibiar un rato y luego meterlos en el frigorífico durante al menos 5 horitas.



NOTAS
-Con estas cantidades salen unas 9 raciones. En la foto, los 3 botes de delante son del tamaño de una natilla "apañá". Los 3 de detrás, aunque parecen iguales, son más grandes, ideales para compartir entre 2 o para comértelos enteritos si tienes mucha hambre...



-Lo ideal es hacerlo en recipientes con tapa, para que se conserven mejor en la nevera, sin tener que taparlos con papel de aluminio o film transparente, y así no se resequen.
-Mis boles tienen estas tapas tan discretas (foto horrible, lo siento):



-Las galletitas maría mini son la mar de monas, y están muy ricas. Quedan muy bonitas como adorno:



¡Que os traigan muchas cosas los Reyes Magos!