viernes, 30 de diciembre de 2011

Crema de marisco y cena navideña

¿Todavía no sabéis qué poner de primero para la cena de Nochevieja de mañana? Aún estáis a tiempo de comeros esta crema de marisco...


sólo tenéis que bajar al súper a por ella. Más abajo os explico cómo... pero antes, unas fotillos del día 25!


Como cada año, desde hace unos muchos, pasamos estos días en Oliana, el pueblo donde vive mucha de la familia de Alberto, aunque son de León. Y es que en la familia de Alberto no vale con celebrar los chorrocientos días festivos navideños que hay...... noooooooooooooooooo!!!! ellos también celebran cena el día de Navidad. ¡Toooooooooma ya! jejejeje.
Lo bueno es que lo celebramos en el hotel de sus tíos, y cocinar en una cocina de restaurante es mucho más fácil!!!! El año pasado ya os expliqué sobre el hotel, por si queréis alojaros allí, que seguro que os tratan de maravilla... Además, si queréis ver un reportajillo del pueblo y de Isidre Esteve, ex-corredor de raids, el cuñado de la tía de Alberto, podéis verlo aquí. Es muy emotivo, pero está en catalán, y quizá alguno no lo entendáis...

Aquí la madre de Alberto (izquierda) y su tía enseñándonos la perolá de pollo que nos íbamos a comer...



También comimos una sopita de pescado con arroz. Bueno, yo no, que la sopa de pescado no me va mucho...



De picoteos hasta la saciedad, en una mesa grandoooooota preparada para 20 personas. Este año éramos poquitos...



La verdad es que a la hora de los postres ya estábamos hasta los topes. Aquí podéis ver nuestras caras peponas, después de la cena. Y yo, ¡con gafas! ¡Mi nuevo look!





La verdad es que después de todas las comilonas pensaba hacer bondad estos días antes de Nochevieja, pero el estómago se ha acostumbrado a un ritmillo que no se puede cortar ahí por lo sano, de golpe.... así que le he dado tregua y hasta después de Reyes y mi cumple no me pondré a dieta... jajajaja...


Ayer aprovechamos para tomarnos la crema de marisco de Aneto, que me la enviaron junto al caldo de navidad, y todavía nos quedaba por probar... y eso no pueeeeeeeeeeede ser!!!!



Los ingredientes, como todos los productos Aneto, totalmente naturales, sin ningún añadido. Es decir: como si lo hiciéramos en casa...



Pero así sola no era cuestión de tomarla. Y en casa no tenía gambas ni langostinos ni nada por el estilo. La adorné con un arrocito y unos mejillones, y oye... ¡fantásticamente que quedó!

INGREDIENTES
-Crema de marisco Aneto
-1 vasito de arroz Brillante por persona
-Unos cuantos mejillones en escabeche por persona
-1 pizca de mantequilla (yo mantequilla Imperial con sal, que me enviaron hace más de un mes, pero la había estado guardando para cositas especiales...)



PREPARACIÓN
-Abrir un pelín el vasito de arroz, echar un chorritín de agua y poner a calentar durante 1 minuto en el micro a máxima potencia. Cuando lo saquemos, el arroz estará en su punto, y habrá absorbido el chorrito de agua que le pusimos.
-Poner a calentar la crema de marisco en un recipiente apto para micro durante 2 o 3 minutos, a media potencia, porque no queremos que se nos requeme por los bordes...
-Sin sacar el arroz del vasito, añadir una pizca de mantequilla y remover. Una vez esté bien integrada la mantequilla, chafar el arroz dentro del vasito, para dejarlo lo más compacto posible. La mantequilla nos ayuda a ello.
-Desmoldar el arroz en el medio de un plato hondo. Añadir la crema de marisco caliente, y adornar con unos mejillones y un poco del escabeche de éstos...

Y está... ¡para chuparse los dedos!


NOTAS SOBRE LOS PRODUCTOS
-La crema de marisco Aneto tiene un sabor estupendo, y una textura fina y suave. Pero esta vez, aún más que con el caldo, el precio se dispara. Son 15 euros por brick. Por esto no es recomendable para cenas multitudinarias, pero para una cena de 4 está bien, porque tal cual lo he presentado, el brick da para 4 raciones.
-De nuevo estoy encantada con el producto y con la marca. Además, éste se conserva varios días en la nevera. Yo lo que hice con lo que me sobró fue meterlo en una botella de cristal con tapa de rosca, ya que el brick no se puede cerrar y se nos podría estropear.



-La mantequilla Imperial le da un toque muy sabroso al arroz, pero no enmascara el sabor de la crema de marisco. Es ideal para que el arroz quede más compacto y no se nos deshaga cuando estemos montando el plato. Su sabor es de mantequilla, mantequilla, y su toque saladito la hace ideal para esta preparación. La mantequilla no se cocina, sólo se funde, y por eso se aprecia su sabor en todo su explendor.



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Aneto y mantequilla Imperial me han proporcionado gratuítamente las muestras citadas para probarlas).


¡Ay! Y...

¡FELIZ AÑO NUEVO 2012 PARA TODOS!

viernes, 23 de diciembre de 2011

Bizcocho abeto

El año pasado recibí de manos de La Cocinera un molde de silicona con forma de abeto, pero ya se acababan las fiestas, así que no lo estrené, y ahora era momento de hacer un arbolito, ¿verdad?

Como no nos lo íbamos a comer los días de fiesta, me decanté por el bizcocho de yogur toda la vida, pero "adornado" con bolitas navideñas. Luego ha nevado y no lo podéis ver bien, pero debajo de todo el azúcar glass hay unas grandes bolas (cerezas en almíbar) y piñones.

Y con él, ya que tiene esa forma tan navideña, os deseo felices fiestas a todos.




Ha resultado jugosísimo, y aunque intenté calcular para que no se saliera, al final se desbordó... hubo un "alud" en el horno... jajajajajajaja...

Con estas cantidades, me salió para el abeto y 4 moldes de magdalena de silicona. Pero... quizá hubiera habido para 5 magdalenas o 6, porque la masa subió mucho... jejejeje.

La receta la cogí de Mundorecetas, y es un bizcocho de yogur, al que rebajamos el azúcar y en su lugar ponemos el almíbar de las cerezas...

INGREDIENTES
-1/2 yogur natural (yo, griego)
-Cerezas en almíbar
-1/2 vasito del yogur de almíbar de las cerezas
-1 vaso de aceite de girasol
-3 vasitos de harina bizcochona
-1 vaso de azúcar
-1 sobre de levadura
-3 huevos


PREPARACIÓN

-Encender el horno para que se precaliente, a 180ºC, calor arriba y abajo.
-Mezclar el azúcar con los huevos. Añadir medio yogur, y la otra mitad restante del yogur la sustituímos por el almíbar de las cerezas. Mezclar. Añadir aceite y harina+levadura tamizadas, removiéndolo todo muy bien hasta integrar los ingredientes (yo, que soy una agonías, le paso la batidora).
-Elegir un molde con formitas (de silicona, por ejemplo), ya que colocaremos las cerezas en la parte de abajo y ésta será la parte que se verá luego arriba, al servirlo. En mi molde de abeto, coloqué las cerezas estratégicamente, y un buen puñado de piñones. Luego, poco a poco, fui añadiendo la masa, pero acordaos de no llegar al borde, que luego se sale todo....
-Meter los moldes en el horno (encima de la bandeja, que como se desborde la liamos...)
-Dejar durante unos 25-30 minutos. Al cabo de este tiempo, pinchar el bizcocho con un palillo o brocheta, y si éste sale limpio ya estará. Si no, ir probando hasta que esté a nuestro gusto (en este tiempo, las magdalenitas ya estaban hechas, pero el bizcocho abeto todavía no lo estaba del todo...).
-Una vez desmoldado y que haya perdido un poco de calor, espolvorear con azúcar glass, para simular la nieve...




NOTAS
-Muuuuuuuuuuuy rico y suave. Para repetir!!!
-Las cerezas le dan un toque ideal, y el almíbar hace que el bizcocho sea muy jugoso y suave.


¡FELICES FIESTAS A TODOS!

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Sopa de Navidad

Recuerdo de pequeña, que mi relación con la sopa (y los platos de cuchara en general) era un tanto difícil. Mi madre me compraba la pasta de letras, para que me la comiera más a gusto, mientras jugaba con la comida.

Aix... yo era malísima para comer, y ahora, si me ponen una sopa de letras, ni siquiera me molesto en buscar mi nombre entre las letritas... me la jalo sin darle tiempo ni a enfriarse. Cuando yo me la he acabado Alberto todavía dice que quema... pero es que me gusta tanto tomarla calentitaaaaaaaaaa!!!!

En casa de los padres de Alberto, la sopa se hace con 2 pastas diferentes siempre, no sé el por qué. Así que nos encontramos "pepitas" con fideos, o letras...

Uno de mis cuñados, en cambio, marea la sopa hasta que casi está fría, y luego se la toma en un santiamén, tomando la delantera al resto, y acabando, normalmente, el primero.

Mi padre a veces le echa pan, una de mis hermanas garbanzos, a algunos les gusta con poca pasta, otros con mucha pasta y apenas caldo...
A mí la sopa de pescado no me gusta, a otro de mis cuñados le gusta más la de pescado que el resto, dice que "resucita a los muertos"...



El caso es que con el tema de la sopa nunca estamos de acuerdo, porque hay tantas sopas como personas...


En Cataluña, para la comida de Navidad, se suele tomar la sopa de galets. Luego, con las carnes de haber hecho el caldo, se hacen los canelones, para el día siguiente, San Esteban, que aquí tambien es fiesta.

Pero a mí la pasta tan grande no me gusta, y los fideos son para la sopa "de diario" así que la he reversionado, con unos galets pequeñitos (es la pasta que se llama tiburón). En vez de rellenar los galets de carne, como se hace en algunos sitios, yo he hecho unas mini-albóndigas, porque así es como me gusta a mí.

Y he aprovechado para utilizar el caldo especial de Navidad que me envió Aneto hace unas semanas.



El resultado no pudo ser mejor:


INGREDIENTES (para unas 3 personas)

-1 brick de caldo especial Navidad de Aneto

Un caldo realmente natural 100%, sin aditivos de ningún tipo. Sólo ingredientes naturales, y eso se nota. Sus ingredientes:


-200 gr. de carne picada
-1 cucharada sopera de cebolla en polvo deshidratada (o cebolla frita crujiente bien machacada)
-1 cucharada sopera de ajopere o ajo, perejil y aceite
-1 cucharada sopera de leche en polvo
-1 cucharada sopera de harina (para las albóndigas) + harina (para rebozarlas)
-Sal
-Aceite para freír

-Pasta al gusto (yo tiburón, del tamaño más pequeño)



PREPARACIÓN
-En un bol, mezclar la carne picada con la sal, cebolla, ajopere, leche en polvo y harina.
-Hacer bolitas pequeñitas y rebozarlas en harina
-Freír en aceite abundante. Escurrir y reservar sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite
-En una olla, echar el caldo Aneto. Para no desperdiciar nada del líquido, dejaremos un poco de caldo en el brick, cerraremos la obertura con la mano y agitaremos enérgicamente, para arrastrar todos los restos y posos que pudieran haber quedado en la base o las paredes del brick. Ahora ya podremos echar el chorrito restante en la olla.
-Cuando hierva el caldo, añadir las albondiguitas y los galets, y cocer a fuego medio-bajo y con la olla medio tapada (no tapada del todo) hasta que la pasta esté cocida.
-Dejar reposar unos minutos ya fuera del fuego, y servir.



NOTAS de la receta
-Al freír previamente las albóndigas, la carne no tiene el gusto a carne cocida que suele tener cuando se rellenan los galets o se añade la típica "pilota" (albóndiga gigante) en el caldo.
-La leche en polvo la puse como experimento, para compactar la pasta y añadir menos harina. Además, así no le hace falta huevo. Repetiré, me ha gustado mucho el resultado
-Cuidado con el exceso de pasta, que ésta chupa mucho caldo, y si nos pasamos nos quedará sopa de "cuchillo y tenedor". Mejor tener caldo en la recámara, para añadirle a la sopa si vemos que se queda seca, que además nos servirá para enfriar la sopa, si tenemos comensales impacientes.
-A Alberto no le gustan los galets grandes (como a mí) y no le hacen mucha gracia los tropezones en la sopa. Pero estas mini-albóndigas le encantaron, repitió.


NOTAS respecto al producto

He de confesar que se pueden contar con los dedos de una mano las veces que he comprado caldo de la marca Aneto. Y siempre ha sido por un único motivo: el precio. La verdad es que el caldo lo suelo hacer en casa y lo congelo (aunque todavía no le he pillado el punto ideal), pero siempre tengo algún brick para alguna urgencia, y como suelen ser eso, urgencias, pocas veces mis reservas son de Aneto.
Y es una lástima, la verdad, porque es un producto de excelente calidad. Tiene un sabor estupendo, aunque hay otros caldos que también tienen muy buen sabor (de todas formas el caldo Aneto es el más bueno de todos los envasados que he probado). La principal diferencia es que todos los ingredientes con los que Aneto fabrica sus caldos son naturales. No lleva ninguna clase de aditivo, ni espesantes (=producto sin gluten) y aún así, es un producto de larga duración. Su proceso de fabricación es el mismo que haríamos en casa, pero a lo grande.



Está claro que ésto repercutirá en el precio, y sobre todo en las ediciones limitadas navideñas, como éste, en el que la carne del caldo ha sido asada previamente, con lo que se añade un paso más a la fabricación del producto.
El precio del brick es de unos 4 euros, y suele dar para 3 raciones (no más). De hecho, Alberto y yo nos lo tomamos de una vez, lo que quedó en la olla lo repetimos, para no dejar una ración huérfana. Si tuviera como invitados a mi familia, que somos 13, el primer plato nos saldría por un pico, pero me ahorraría el trabajo de hacer el caldo para tantos...

Yo lo tengo claro, y es que cuando tenga niños, si no les puedo dar caldo hecho por mí, el que les daré será Aneto, que con los niños no se juega.
Y lo recomendo, por supuesto, pero siempre y cuando no seamos de tomar sopa cada noche o la economía no se nos resienta. El más barato es el caldo hecho en casa, pero el Aneto es, sin duda, la mejor opción del mercado, si buscamos sabor, calidad e ingredientes naturales, sin importarnos el precio.

¡Ah! y Aneto también me envió su crema de marisco. En breve haré una reseña sobre él.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Caldos Aneto me ha proporcionado gratuítamente el caldo para probarlo).

lunes, 19 de diciembre de 2011

Pastel de merluza con salsa de crema de mariscos

Ya estamos casi en Navidad, pero no noto yo apenas ambiente navideño. Además, en mi casa no celebramos (este año tampoco) ninguna comida familiar. Y es que tengo una mesa en el comedor enaníiiiiisima, donde caben 4-5 personas bien justitas, y punto. Y sólo por mi parte ya seríamos 13... impensable. Impensable por eso y por la ausencia de puertas en los baños...... jajajajajaja. Esperemos que el año que viene tengamos ya de esas cosas y me pueda ocupar de una comilona.
Así que por nosotros solos ni siquiera adornamos la casa, no tengo ni un adornillo. No está la cosa para comprarlos.

Tampoco ando como loca probando recetas navideñas, pero tengo algunas que podrían dar quizá alguna idea para estos días. Si a alguien le sirve de ayuda, bienvenido sea.

Hoy, un entrante y un par de aperitivos, cocinados con algunos productos de Conservas Rosara, que me hicieron llegar un lote con algunas cosillas ideales para Navidad (desde aquí, muchas gracias a la marca por permitirme probarlos).

El pastel de merluza está inspirado en el de Dolita, del blog Las recetas de mis amigas, pero con varias transformaciones...



INGREDIENTES
-400 gr. de filetes de merluza
-2 huevos
-200 ml. de nata para cocinar
-200 ml. de crema de marisco Rosara




-3 palitos de cangrejo
-Ajopere
-1 puñadito de cebolla frita crujiente (yo Artaza Gourmet)
-Pimentón (yo La Chinata)
-1 chorrito de aceite de oliva virgen Hojiblanca
-Sal, eneldo

Para la salsa:
-Mayonesa (yo de bote, para poder dejar la salsa ya hecha, sin riesgos)
-Crema de marisco Rosara

Para adornar:
-Mejillones en escabeche (o gambitas, langostinos...)
-Alcaparras
-Cebolla frita crujiente
-Eneldo
-Biscotitos de pan



PREPARACIÓN

-En un bol poner la nata, la crema de marisco, la cebolla frita crujiente, el pimentón, el eneldo, un chorrito de aceite de oliva y los huevos. Dejar que la cebolla vaya reblandeciéndose, mientras se cocina el pescado.
-Cocinar la merluza al vapor, con su sal y una cucharada de ajopere por encima. Yo lo hice en mi estuche de vapor, en el microondas, a potencia máxima, durante 3 o 4 minutos (no hace falta que quede muy cocinada, porque luego volverá a cocinarse la mezcla). Dejar reposar para que pierda calor y lo podamos manejar sin quemarnos los dedos.
-Como la cebolla ya estará un poco blandita, batiremos la mezcla con la batidora.
-Desmenuzar con los dedos los filetes de merluza, para eliminar posibles espinas. Añadir a la mezcla. Agregar los palitos de cangrejo y batir ligeramente.
-Echar la mezcla en el/los molde/s deseado/s (yo savarín individuales, de silicona, me salieron 10).
-Meter en el microondas, a una potencia no demasiado alta (yo 600W), durante 10 minutos. Dejar reposar un par de minutos dentro del micro, y pinchar con un palillo para comprobar si está cuajado. Si el palillo sale limpio ya estará. Si no lo está, meter de 1 en 1 minuto, dejando reposar y comprobando de nuevo, hasta que esté a nuestro gusto.



Para el montaje:
-Poner en el plato un pastelito individual, aún tibio. Salsear con una mezcla de crema de marisco y mayonesa a partes iguales (o al gusto), que habremos calentado en el microondas hasta entibiar.
-Decorar con mejillones (o gambas), alcaparras, cebolla frita, espolvoreando eneldo... y añadir unas tostaditas, para el que quiera untarlo como si fuera un paté.



NOTAS
-Muy suave (quizá demasiado). Para la próxima, añadir algunos mejillones a la mezcla, o algo de pimienta o más pimentón o una cucharada de pan rallado a la mezcla.
-Como el sabor del pastel quedó muy suave, los mejillones en escabeche y las alcaparras de acompañamiento le dieron un toque ideal.
-Sobre la crema de marisco Rosara: sabor muy correcto, aunque su textura no invita a comerla sola, con cuchara, al no ser que se rebaje o se le añada nata...



-------------------------------------------------------------------------------------
Y siguiendo con los productos Rosara, como picoteo...




... podemos poner unos pimientos cherry rellenos de foie.




Me resultaron fantásticos, aunque para comer 2 o 3, no más, ya que son picantitos, y camuflarían el sabor del resto de aperitivos. Simplemente los serví de 2 en 2, espolvoreé eneldo y añadí un biscotito para acompañar.





Las alcachofas rellenas de boletus en salsa romesco, las calentaremos en un plato aparte, a media potencia en el micro, durante 1 minutito aproximadamente, y serviremos (yo de una en una, en mini-platitos).




Cuando probé las alcachofas, como había comido pimientitos, no logré encontrarles demasiado el sabor. Al día siguiente, las que sobraron, las calenté un poco más, y las comí sin otro sabor que las eclipsase, y me parecieron mucho mejores. Igualmente, les falta algo de gusto a setas, tienen un sabor muy suave.






Y ahora sólo me quedará probar del lote las verdinas... ¡próximamente!


-------------------------------------------------------------------------------------


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Las marcas citadas me han proporcionado gratuítamente los productos para probarlos).

jueves, 15 de diciembre de 2011

Fricandó rápido

Alberto se ríe mucho de mí... dice que soy muy inocente. Yo, en cambio, y con todo mi cariño, le digo que parece que él haya vivido en la calle, porque a veces me suelta unos palabros o expresiones que yo no he escuchado en la vida, y que son frases típicas de la jerga callejera.
Vale, que en nuestras ciudades de nacimiento, limítrofes con Barcelona capital y antiguas ciudades dormitorio, siempre ha vivido gente muy humilde, quizá con no demasiados recursos... vale, que en nuestras ciudades los chavales crecimos jugando en la calle, y eso también nos "curte"... vale, que Alberto ha salido mucho de fiesta..... vale, pero a mí todo eso parece que no me haya afectado.
Cuando sale su vena "callejera" yo parezco una pijita tonta que no haya salido de su mansión... o seaaaaaa, ¡porque no me entero de ná! Y eso, por supuesto, produce más risas a la gente de mi entorno.
"¿Pero tú no has nacido en Santacooooooooooo?" ¡Pues sí! ¡Pero yo qué sé!!! La verdad es que tengo muy mala boca, y suelto tacos muy a menudo, pero en lo que se refiere a jerga, de ésa que recogía Ramoncín en su "Tocho cheli", soy una auténtica ignorante.

De historias de éstas hay varias, algunas subidas de tono que aquí no voy a explicar... pero la "mejor" de todas fue ésta...

Un día estábamos en una cena de cumpleaños de un amigo nuestro. El homenajeado iba muy arregladito (como siempre). En un momento de la cena Alberto me dijo: "¡Anda que no! Vaya peluco que lleva Luis, ¿te has fijao?".
Yo le echo un vistazo, y no encuentro nada destacable como para que Alberto me haga ese comentario. Le iba justo a preguntar, pero había mucho escándalo y alguien llamó mi antención por otra parte de la mesa. Así que nos olvidamos del tema.
Días después, íbamos en coche, no sé a dónde, me acuerdo de repente del tema, y le pregunto a Alberto: "Oye... ¿y qué le pasaba al pelo de Luis?, que yo se lo vi como siempre..."
Alberto tuvo que parar de la risa, hasta lloraba... y yo no entendía nada de nada... ¡hasta que por fin pudo explicarme que se refería a su reloj!
Cada vez que nos acordamos, nos reímos los dos. Y yo, que no tengo vergüenza pa esas cosas, pues también lo explico, y la gente se troncha...

Sí, sí... reíros......... pero seguro que no os sabéis la canción de Bola de Drac (Bola de Dragón) en japonés..... ¡Y YO SÍ!!!! Será que yo he pasado más años de infancia y vosotros habéis salido de juerga callejera muy pronto, ¿eh? ¡pensadlo, pensadlo! jajajajajajaja...

Y bueno, en realidad no sé muy bien por qué me he acordado de ésto... quizá porque en mi infancia tampoco sabía lo que era un fricandó, porque soy de familia de inmigrantes extremeños, que ha comido migas, patatera y cocidos, en vez de fricandó, escudella o botifarra d'ou... y todas estas cosas, las he ido conociendo a medida que me he ido haciendo mayor...

Como a Alberto no le va lo de encontrarse trozos de cebolla en los platos, y tenía una base para carne que me regalaron, me acordé de que se podría hacer un fricandó bien rápido y rico con ello:

INGREDIENTES
-Carne de llata o culatín (yo usé carne de caballo, y pedí de la que tienen "para rebozar")
-Base para cocinar de carne Gallina Blanca (que me regalaron en el súper). Si no se tiene, sofrito típico y caldo de carne.
-1 bote de setas shiitake de agricultura ecológica Pedro Luis
-1 latita de champiñones laminados
-1 o 2 zanahorias (yo usé zanahorias baby congeladas)
-2 cucharadas soperas de tomate triturado
-1 chorrito de vino blanco
-Aceite de oliva para freír
-Harina
-Ajopere, sal y pimienta



PREPARACIÓN
-Si vamos a usar zanahorias baby congeladas, sacar un puñado del congelador, para que se vayan descongelando.
-Los filetes de carne, trocearlos en trozos de bocado. Salpimentar, enharinar y freír. Como son trozos finitos, se cocinarán enseguida, además que no tienen que quedar demasiado fritos. Reservar en un plato.
-En una cazuela, echar un chorrito de aceite y saltear las setas shiitake, los champiñones y las zanahorias bien escurriditas. En el último momento, añadir un chorrito de ajopere, el tomate triturado y un buen chorro de vino blanco. Remover un poco. (Si no usamos el fondo de carne y tenemos que hacer el sofrito, éste se hará antes de saltear las setas)
-Añadir la base de carne (o el caldo, si no usamos el preparado), y la carne. Bajar el fuego (bajo) y tapar, para que haga chup-chup hasta que la carne esté tierna, un mínimo de 30 minutos (yo lo tuve 3/4 de hora, pero dependerá de las prisa que tengas por comer...)
-Como hemos enharinado la carne, al hacer ésta chup-chup con el resto de ingredientes, la harina se irá soltando y dará cuerpo a la salsa, además que las setas le darán una textura un poco "agelatinada", pero si vemos que la salsa sigue muy líquida, podemos espesar con una pizca de maicena que habremos diluído en agua fría, o podemos echar un poquito de pan rallado.




NOTAS
-Muy buenas las setas shiitake de conservas Pedroluis.
-Varias veces he hablado sobre la carne de caballo. Esta vez, como siempre, la recomiendo. Las partes del caballo se llaman como las de ternera. Si dais con unos carniceros que entiendan bien, os darán la carne ideal para fricandó. A mí me quedó tiernísima.
-La base de carne es una buena opción para tener en la despensa. Se pueden realizar platos más elaborados sin tener que liarnos a picar cebollas o rallar tomates. Agiliza el trabajo y, además, está todo triturado, por lo que es ideal para los anti-trocitos.
-Aún está mejor de un día para otro.
-A preparar una barra de pan, porque la salsa está de vicio
-Ay.......... qué enamoraíta estoy del nº 1 de mi placa de inducción. Ahí lo dejo, a fuego lento, y con el temporizador puesto, y el fuego se apaga él solito después de ese tiempo: no se pega nada, yo me desentiendo y no se quema la comida!!!!


¡Ah! El otro día salimos de paseo por el campo, al lado de casa, y vimos mogollón de setas. No cogimos ninguna, que no entendemos nada de nada, pero les hicimos muchas fotos... ¡qué bonitas que son!
Aquí pongo algunas fotos, por si algún entendido quiere ponerles nombre y apellidos:
















Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Conservas artesanas Pedro Luis me han proporcionado gratuítamente las setas para probarlas).
Y también...
Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C0C (La Base para cocinar Gallina Blanca no la he recibido de manos de la marca, ni he recibido incentivación o atención de ningún tipo, ni mantengo relación especial con los representantes de la marca).

-------------------------------------------------------------------------------------

Ah!!!!!!!!!!!! y edito!!! que con esta receta participo en el concurso del blog de Trini, que es tan fácil como publicar CUALQUIER RECETA, con CUALQUIER INGREDIENTE!! y yo toda emocionada y voy y se me olvida poner que es para el concursooooooooooo!!!

Trini, aquí va! La empresa patrocinadora y que premiará la mejor receta con un lotazo de sus embutidos es Peña Cruz, embutidos y jamones.



¡Gracias a Trini y a Peña Cruz por darnos esta maravillosa oportunidad!